Jul 10 2020
311 lecturas

Cultura

La universidad pospand茅mica

Para entender lo que podr铆a pasar con la universidad es necesario recordar los principales ataques de los que la moderna universidad p煤blica (UP) fue objeto antes de la pandemia. Hubo dos ataques globales. Provinieron de dos fuerzas que se pueden sintetizar en dos conceptos: capitalismo universitario y ultraderecha ideol贸gica.

El primer ataque se intensific贸 en los 煤ltimos cuarenta a帽os con la consolidaci贸n del neoliberalismo como l贸gica dominante del capitalismo global. La universidad pas贸 a concebirse como un 谩rea de inversi贸n potencialmente lucrativa. Comenz贸 entonces un proceso polifac茅tico que inclu铆a, entre otras, las siguientes medidas: permitir y promover la creaci贸n de universidades privadas y permitirles el acceso a fondos p煤blicos; invocar la crisis financiera del Estado para infra financiar las UP.As铆 es c贸mo la inteligencia artificial transformar谩 a las ...

Asimismo, devaluar los salarios del personal docente y flexibilizar su v铆nculo laboral con la UP para permitirles dar clases en universidades privadas, promoviendo as铆 una transferencia de la inversi贸n p煤blica en la formaci贸n de profesorado al sector privado; establecer el pago de tasas de matriculaci贸n, cuando antes la educaci贸n era gratuita, e impulsar a las UP a obtener sus propios ingresos; introducir la l贸gica mercantil en la gesti贸n de las UP, lo que se hizo en diferentes fases: las UP deben ser m谩s relevantes para la sociedad, sobre todo mediante la formaci贸n de personal cualificado para el mercado; la condici贸n de profesor e investigador debe flexibilizarse (es decir, precarizarse), siguiendo la l贸gica global del mercado laboral.

Los estudiantes deben concebirse como consumidores de un servicio y los profesores deben estar sujetos a criterios globales de productividad; las UP deben administrarse como una empresa m谩s; las UP deben integrar sistemas de ranking global para medir聽 芦objetivamente禄 el valor mercantil de los servicios universitarios. En Europa, a pesar de toda la ret贸rica en sentido contrario, el objetivo principal del proceso de Bolonia fue consolidar a nivel europeo el modelo de universidad neoliberal. En el caso portugu茅s, este proceso implic贸 el fin de la elecci贸n democr谩tica de los rectores.

UNIVERSIDAD P脷BLICA: CAPITAL DEL DESARROLLO SOCIAL 鈥 EntreverLas razones m谩s profundas del ataque del neoliberalismo a las UP residen en que 茅stas tradicionalmente hab铆an sido las formuladoras de proyectos nacionales, proyectos sin duda elitistas y a veces muy excluyentes (racistas, colonialistas, sexistas), pero que buscaban dar consistencia a la econom铆a capitalista nacional y a la sociedad en la que se asentaba. Resulta que para el neoliberalismo la idea de proyecto nacional, tal y como la idea del capitalismo
nacional, era un anatema. El objetivo era la globalizaci贸n de las relaciones econ贸micas en t茅rminos de libre circulaci贸n de capitales, bienes y servicios (no de trabajadores).

Como resultado, antes de la pandemia las UP ya estaban muy desfiguradas, sin ninguna visi贸n de misi贸n social, lidiando con crisis financieras cr贸nicas. En general, los rectores reflejaron este panorama, convertidos en gestores de crisis financieras, incapaces de poner en pr谩ctica ideas innovadoras incluso si las tuviesen, situaci贸n que se hizo rara, sobre todo despu茅s de que dejaron de ser electos por la comunidad universitaria.

El segundo ataque, m谩s reciente, vino de la derecha ideol贸gicamente ultraliberal, que tiene una ideolog铆a extremadamente conservadora, cuando no reaccionaria, a veces formulada en t茅rminos religiosos. Esta derecha est谩 apoyada socialmente por grupos radicales, de extrema derecha, de tipo neonazi o proselitistas religiosos. Esta ultraderecha ha llegado al gobierno en diferentes pa铆ses, desde Hungr铆a a Turqu铆a, desde Brasil a la India, desde Polonia a Estados Unidos.

Las siete medidas del gobierno para vaciar la universidad p煤blica ...Sin embargo, en algunos pa铆ses, como Estados Unidos, hace mucho que se ven铆a influyendo en la pol铆tica universitaria, a escala de los estados de la Federaci贸n y desde las estructuras de gobierno de las UP. Este ataque, a pesar de ser altamente ideol贸gico, se present贸 como antiideol贸gico y se formul贸 de dos maneras principales. La primera fue que todo pensamiento cr铆tico, libre e independiente busca subvertir las instituciones y desestabilizar el orden social.

La UP es el nido donde se cr铆an los izquierdistas y se propaga el 芦marxismo cultural禄, una expresi贸n utilizada por el nazismo para demonizar a los intelectuales de izquierda, muchos de los cuales eran jud铆os. La segunda ha sido particularmente dominante en la India y considera como ideolog铆a todo lo que no coincide con la comprensi贸n pol铆tica conservadora del hinduismo pol铆tico. Tanto la Ilustraci贸n euroc茅ntrica como el Islam se consideran peligrosamente subversivos. En otros contextos, es el islam pol铆tico el que desempe帽a el papel de guardi谩n ideol贸gico contra las ideolog铆as.

Ambos ataques, aunque diferentes en la formulaci贸n y en su base de sustentaci贸n, convergen en el mismo objetivo: evitar que la UP contin煤e produciendo conocimiento cr铆tico, libre, plural e independiente. Muchas de las cr铆ticas antiideol贸gicas utilizaron la crisis financiera de las UP para reducir la educaci贸n a las materias b谩sicas, supuestamente libres de ideolog铆a y m谩s 煤tiles para el mercado laboral. Muchas de las llamadas materias ideol贸gicas se impartieron en cursos opcionales, en departamentos de literatura y de filosof铆a o en departamentos reci茅n creados. El ataque consisti贸 en eliminar las opciones y cerrar estos departamentos por supuestas razones financieras.

Durante la pandemia, estos ataques se atenuaron y las UP centraron sus prioridades en adaptarse a los cambios causados por la pandemia. Muchas vieron aumentar su visibilidad p煤blica gracias al protagonismo de los cient铆ficos que investigan en 谩reas relevantes para el Covid-19. El periodo que seguir谩 no ser谩 un tiempo libre de pandemia y con la UP volviendo r谩pidamente a su normalidad.

Sin Universidad P煤blica no hay futuro 鈥 Pr铆ncipe del manicomioVa a ser un periodo de pandemia intermitente. Para proyectar lo que est谩 en juego en el pr贸ximo periodo, deben responderse varias preguntas. 驴C贸mo se comport贸 la universidad durante la pandemia? Es muy dif铆cil generalizar, pero se puede decir que el centralismo se ha profundizado y la l贸gica burocr谩tica que domina las relaciones intrauniversitarias en la actualidad no cambi贸 un mil铆metro.

Se tuvo muy poco cuidado con los estudiantes m谩s all谩 de breves momentos en l铆nea o lidiando con las exclusiones que caus贸 la supuesta ciudadan铆a digital; los maestros que dedicaron m谩s tiempo a los estudiantes lo hicieron por iniciativa propia y esp铆ritu de misi贸n; la situaci贸n de los docentes fue totalmente descuidada, enfrentando cambios en la vida familiar, utilizando tecnolog铆as de ense帽anza con las que la mayor铆a estaban poco familiarizados, con una inmensa carga burocr谩tica, con el deseo de innovar, casi por necesidad frente a los desaf铆os de la pandemia, pero bloqueados por el muro burocr谩tico.

En resumen, la pandemia ha agravado las tendencias de degradaci贸n de la universidad que se iban notando durante mucho tiempo. 驴C贸mo se posicionar谩 la UP en la disputa de la narrativa? Tan pronto como pase la fase aguda de la pandemia, habr谩 un conflicto ideol贸gico y pol铆tico sobre la naturaleza de la crisis y los caminos de futuro. La especificidad de la UP es que debe responder a esta pregunta en dos niveles: a nivel de la sociedad en general y a nivel de la universidad en particular. Se dise帽aron tres escenarios: a) todo volver谩 a la normalidad r谩pidamente; b) habr谩 cambios m铆nimos para que todo permanezca igual; c) la pandemia es la oportunidad de pensar en una alternativa al modelo de sociedad y de civilizaci贸n en el que hemos vivido, basada en una explotaci贸n sin precedentes de los recursos naturales que, junto con la inminente cat谩strofe ecol贸gica, nos lanzar谩 a un infierno de pandemias recurrentes.

驴C贸mo expondr谩 la UP los escenarios y se posicionar谩 ante ellos? 驴C贸mo responder谩 a los ataques que precedieron a la pandemia? La forma en que la UP interprete la crisis y responda a ella ser谩 decisiva para que se posicione ante los dos ataques precedentes: el neoliberalismo universitario y la ultraderecha ideol贸gica. Creo que la UP solo se defender谩 efectivamente contra ellos en la medida en se enfoque en el tercer escenario.Vidal contra la universidad p煤blica: una mirada de lxs ...

No es solo la instituci贸n que mejor puede resolver el tercer escenario y caracterizar el per铆odo de transici贸n que implica. Es la 煤nica instituci贸n que puede hacerlo. Si no lo hace, ser谩 devorada por el v茅rtigo neoliberal que ahora se ve reforzado por la org铆a tecnol贸gica de zoom, streamyard, webex, webinar, etc. Vendr谩n los vendedores del primer y del segundo escenarios. Y, para ellos, la UP del futuro es online: grandes ahorros en personal docente, t茅cnico y en instalaciones; forma expedita de acabar con las materias 芦ideol贸gicas禄 y con las protestas universitarias (no hay estatuas en l铆nea); eliminaci贸n de procesos deliberativos presenciales disfuncionales.

Finalmente, el fin de la crisis financiera. Pero tambi茅n el fin de la universidad tal como la conocemos. 驴C贸mo luchar谩 la UP por su futuro? Como dije, el futuro de la UP est谩 vinculado a la credibilidad del tercer escenario. La estrategia se puede resumir en las siguientes palabras clave: democratizar, desmercantilizar, descolonizar y despatriarcalizar.

Democratizar. La democratizaci贸n de la UP tiene m煤ltiples dimensiones. La UP debe democratizar la elecci贸n de sus rectores y autoridades. Las instituciones no democr谩ticas para elecciones indirectas est谩n hist贸ricamente condenadas. Son, en el peor de los casos, guaridas de compadrer铆a y de cooptaci贸n y, en el mejor caso, espejismos de irrelevancia. Solo la comunidad universitaria en su conjunto tiene la legitimidad para elegir a los rectores y dem谩s autoridades. La UP debe democratizar sus relaciones con la sociedad.

La UP produce conocimiento v谩lido que es tanto m谩s valioso cuanto mejor sabe dialogar con los otros saberes que circulan en la sociedad. Una UP encerrada en s铆 misma es un instrumento f谩cil para los poderes econ贸micos y pol铆ticos que quieren ponerla a su servicio. La UP tiene que democratizar sus relaciones con los estudiantes, a los cuales una pedagog铆a atrasada y rancia todav铆a ve como ignorantes vac铆os donde los maestros mantienen el conocimiento lleno. La verdad es que se aprende con y se ense帽a con. Nada es unilateral, todo es rec铆proco.

El PP apuesta por desmantelar y privatizar la Universidad P煤blica ...Desmercantilizar. Las UP deben comenzar a evaluar a sus profesores de acuerdo con otros criterios de productividad que no excluyan la responsabilidad social de la universidad, especialmente en el campo de la extensi贸n universitaria. No pueden privilegiar las ciencias y la investigaci贸n que generan patentes, sino m谩s bien, la ciencia que contribuye al bien com煤n de toda la poblaci贸n y crea ciudadan铆a.

En este dominio, las humanidades, las artes y las ciencias sociales volver谩n a tener el protagonismo que alguna vez tuvieron. Los estudiantes nacionales y los que provienen de las antiguas colonias no deben pagar las tasas de matr铆cula. No pueden codiciar a los estudiantes extranjeros en la l贸gica de cacer铆a de matr铆culas lucrativas. Esta es una estrategia central para la democratizaci贸n discutida anteriormente y para la descolonizaci贸n analizada a continuaci贸n.

Descolonizar. Las UP europeas y de inspiraci贸n euroc茅ntrica nacieron o prosperaron con el colonialismo y hoy contin煤an ense帽ando y legitimando la historia de los vencedores de la expansi贸n europea. Son c贸mplices del epistemicidio que acompa帽贸 al genocidio colonial. Las estatuas (y ma帽ana los edificios, museos, archivos y colecciones coloniales) son los objetivos equivocados de mucha revuelta justa.

Lo importante es que el poder que representan sea deslegitimado y contextualizado en el aprendizaje universitario. Por eso los planes de estudio tienen que ser descolonizados. No se trata de destruir conocimiento, sino de aumentar conocimiento para que se haga evidente que el conocimiento dominante a menudo es una ignorancia especializada e intencional. Las UP necesitan urgentemente iniciar pol铆ticas de acci贸n afirmativa para una mayor justicia cognitiva y etnorracial, tanto entre los estudiantes como entre los maestros.Pensamientos nuestroamericanos en el siglo XXI - Megafon - Los ...

Despatriarcalizar. En muchas universidades, las mujeres son la mayor铆a, pero los lugares de gobierno administrativo y cient铆fico siguen dominados por los hombres. Los planes de estudio siguen siendo mis贸ginos y llenos de prejuicios sexistas. 驴D贸nde est谩n las cient铆ficas, las artistas, las escritoras, las luchadoras, las hero铆nas? Las relaciones entre el personal docente, t茅cnico y estudiantil tampoco est谩n libres de los mismos prejuicios. Estas y muchas otras iniciativas que surgir谩n de los procesos de democracia universitaria constituyen una pesada agenda de trabajo, pero la alternativa es escalofriante: sin ellas la universidad no tendr谩
futuro.

 

*Acad茅mico portugu茅s. Doctor en sociolog铆a, catedr谩tico de la Facultad de Econom铆a y Director del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Co铆mbra (Portugal). Profesor distinguido de la Universidad de Wisconsin-Madison (EU) y de diversos establecimientos acad茅micos del mundo. Traducci贸n de Antoni Aguil贸 y Jos茅 Luis Exeni Rodr铆guez

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario