Abr 6 2018
805 lecturas

Despacito por las piedras

La victoria de Pirro sobre Lula

 

Un general venció la batalla en el STF. No, no fue el general que amenazó al país en la víspera de la votación, no fue el general del twitter, no fue el general del chantaje enunciado en los telediarios.

El general que venció la batalla en el STF es más viejo, habla griego e hizo carrera en Epiro y Macedonia. Estaba en Brasilia, pero podría estar en la batalla de Ásculo, que también fue vencida por él, a pesar de las enormes bajas en su ejército. En Ásculo, el general Pirro soltó la famosa frase: “una victoria más como esa y estoy perdido”.

Tiene razón, general Pirro. Estamos perdidos. Su victoria en la batalla del STF representa muchas pérdidas para Brasil, aunque sus incautos soldados conmemoran la prisión de un ex presidente como trofeo de guerra, botín, la cabellera  del enemigo.

Su victoria, Pirro, es una página rasgada de la constitución, aunque pueda ser revertida por la propia espina que la rasgó, en un espacio de tiempo muy corto, para hacer justicia a la famosa frase. Por otra parte, la justicia se convirtió en palabra sin color, sin sentido, sustituida por activismo político y fanatismo religioso.br lula juicio

Su victoria, Pirro, es la victoria de los procuradores que hacen ayuno en el nombre de Dios en los corrales de un estado que debería ser laico. Es la victoria del juez evangélico que lo abraza con mesoclises, llamándolo hermano en Cristo. Es la victoria del magistrado que condena sin pruebas, cuya sentencia no corresponde a la denuncia, en una clara afrenta al código de proceso penal. El mismo magistrado que lleva 22 minutos para emitir una orden de arresto, en la eyaculación precoz de su parcialidad.

Su victoria, Pirro, es la derrota de todos los ciudadanos, incluso de aquellos que no perciben las consecuencias de la quiebra del orden democrático en sus vidas. Perdimos la garantía constitucional de la presunción de la inocencia, perdemos la exención del poder judicial y perdemos la autonomía de los tres poderes, que es la base del estado de derecho.

Usted venció, Pirro, pero, como diría Darcy Ribeiro, detestaría estar a su lado. Su victoria es como la espuma en la ducha de baño de la historia.

* Felipe Pena

Periodista, escritor y profesor de la Universidad Federal de Fortaleza. Colaborador del  Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario