Nov 3 2012
654 lecturas

Despacito por las piedras

Las incongruencias y Baltasar Garzón

Baltasar Garzón, antiguo Magistrado de la Audiencia Nacional del Reino de España y actualmente asesor del Tribunal Penal Internacional de La Haya, diputado y delegado del Gobierno español para el Plan Nacional sobre Drogas, suele andar – recurrentemente- por tierras argentinas.
Esta semana tuvo tres actividades muy ilustrativas y como, veremos al final,  bastante incongruentes con sus antecedentes. Estuvo con Martín Sabatella, el Presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA). Allí destacó la importancia de la Ley de Medios y criticó la concentración en manos de una empresa como Clarín. Hasta  ahí, todo bien, pero…ya veremos. Fue “invitado de honor” en el Senado bonaerense, donde fue homenajeado por Gabriel Mariotto, rodeado de Hebe de Bonafini y Martín Fresneda, Secretario de Derechos Humanos de la Nación. Allí habló de “Derechos Humanos”, otra incongruencia, partiendo de sus labios. Además, para facilitarle sus tareas, el Ministro del Interior, Florencio Randazzo, le comunicó que le fue otorgada residencia argentina y un documento (DNI). Todo ello para que se sienta más cómodo en su trabajo, como asesor en materia de Derechos Humanos de la presidencia de la Cámara de Diputados
Pero… ¿quién es realmente Baltasar Garzón?
Como miembro de la Audiencia Nacional persiguió a militantes nacionalistas de Cataluña y los países vascos, en esta última región las fuerzas nacionalistas recogieron el voto mayoritario en recientes elecciones regionales.
En ese mismo carácter, Garzón, toleró y aceptó que sus perseguidos fueran torturados. Muchos de estos casos han tomado estado público a través de denuncias ante la Unión Europea. Como el caso de una joven militante que, en los Tribunales, denunciaba como la habían violado con un palo de escoba y este Juez, que viene a dar clases de Derechos Humanos, le  decía “no invente más y declare lo que se le está preguntando”. Clausuró periódicos, algunos de los cuales -como el Egin- con tiradas que superaban los 70 mil ejemplares. Luego de años, los tribunales dieron marcha atrás sobre ese cierre, pero el daño ya estaba hecho y varios de sus periodistas continúan encarcelados. La razón fue defender principios que sustenta nuestra Ley de Medios y que este Juez reivindica …para la Argentina.
Asesor del siniestro ex Presidente colombiano, Álvaro Uribe, intentó llevar a Venezuela su prédica, defendiendo bastardos intereses. Nicolás Maduro, actual vice presidente de ese país, por aquel entonces a cargo de la Asamblea Nacional, lo acusó de “cobarde y mentiroso”. Su injerencia en Venezuela terminó de la peor manera.
Es una pena que rindiendo tributo y homenajeando a lobos escondidos bajo la piel de corderos, en lugar de ganar respeto y consideración, devaluamos a investiduras importantes de nuestras propias instituciones.

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Bradach
    6 noviembre 2012 16:41

    A veces me asombra la capacidad animal (también los perros, los monos y otros hermanos) cambian de opinión sin necesidad de cambiar de chaqueta. NO dicen q cambiar de opinión es de sabios? quiero pensar así con B.G.

  2. iMendi
    6 noviembre 2012 22:22

    No creo que Garzón cambiase de opinión. Sencillamente es el típico señor que quisiera ser el bebé en el bautizo, la novia en la boca y el muerto en el entierro.
    Y, desde luego, de derechos humanos no puede dar lecciones. Vio pasar a miles de torturados vascos por su despacho y siempre miró para otro lado.
    Por cierto, también otorgó trato de favor al presidente del Banco de Santander… pero en cambio procesó (chantejeó sería más correcto) al consejo de administración del BBVA, para sobreseerles una semana después… pero tras haberse colocado otros más afines a Aznar en el consejo de administración del gran banco “ex-vasco” (él se encargó precisamente de ponerle ese “ex” al histórico gran Banco de Bilbao.)
    ¿Derechos Humanos, dicen? Desde luego no será de manos de Garzón de donde vengan.