Nov 28 2018
115 lecturas

EconomíaSociedad

Las nuevas tecnologías y el futuro del trabajo

 

El mundo del trabajo experimenta un importante proceso de cambio por el avance de las nuevas tecnologías que  tienen el potencial necesario para transformar las vidas y las prácticas laborales  con un  impacto que  será cada vez mayor, a medida que se multipliquen las interacciones entre los robots y las personas. 

Nuevas tecnologías y los que entran y salen del mundo laboral

Datos de Naciones Unidas nos dicen que el 65% de los niños que entran hoy en la escuela primaria trabajarán en tareas profesionales que todavía no existen. El 80% de los millennials (los nacidos entre 1980 y 2000, la primera generación nativa digital) no pisará jamás una sucursal bancaria y  el número de personas mayores (más de 60 años) crecerá a más del doble en las próximas décadas, pasando de 841 millones en 2013 a 2.000 millones en 2050; el nacimiento de una   economía de la tercera edad aparece en el mundo.Imagen relacionada

Riesgos y ventajas

Si bien las nuevas tecnologías han de generar riesgos como desempleo y un impacto sobre la salud  aún desconocido, las principales ventajas consistirían en reemplazar a las personas que trabajan en ambientes insalubres o peligrosos. 

Tecnooptimistas y tecnopesimistas

Los cambios que se producirán en el mundo laboral con la aplicación de las nuevas tecnologías  han generado dos líneas de pensamiento.

 Tecnooptimistas

Sostienen que –a la corta o a la larga– se repetirá el fenómeno de las tres revoluciones industriales anteriores. Es decir, que habrá destrucción de empleo, pero se crearán nuevas necesidades y nuevos puestos de trabajo que equilibrarán la balanza.

Dicen que  lo más probable es que la economía, dinámicamente, genere nuevos empleos y nuevas necesidades. Además, muchos empleos simplemente nunca se automatizarán: bomberos, fisioterapeutas, ortodoncistas y se crearán otros nuevos: científico de datos, programadores, diversos perfiles del campo de la ciberseguridad, consultor de sistemas de big data, desarrolladores, etc… En suma, según los optimistas  lo que ha hecho siempre  el progreso técnico no ha sido reducir el empleo, sino cambiar su composición.

Tecnopesimistas

Los que integran este  segundo

Resultado de imagen para empleos en riesgo

grupo piensan que si bien históricamente la incorporación de la máquina ha sustituido más que destruido el empleo, el cambio al que nos enfrentamos esta vez sí va en serio y puede producir una destrucción masiva de puestos de trabajo. Jeremy Rifkin un especialista en el futuro del trabajo  da cifras escalofriantes: están en riesgo 90 de 124 millones de empleos a escala global; el desempleo tecnológico en los países industrializados podría llegar hasta el 75%.

Otros informes también se sitúan en esta línea, en algunas industrias llegarán hasta un 40% de robotización. El Foro Económico Mundial sobre el futuro del trabajo advierte de que, entre los años 2015 y 2020, la digitalización de la industria puede conllevar la desaparición de 7,1 millones de puestos de trabajo y la creación de 2,1 millones de nuevos empleos.

Muchos puestos de trabajo que se destruyeron ya no volverán jamás; serán sustituidos por máquinas más eficientes

¿En qué actividades podrían las máquinas sustituir al ser humano?

Empleos en riesgo

   Actividad bancaria

La actividad bancaria cada vez precisa menos mano de obra. Los bancos digitales son ya una realidad. Sólo ofrecen servicios en línea a través de una plataforma en la nube, y los clientes hacen sus operaciones mediante una aplicación en su celular, o mediante una página web.

SupermercadosImagen relacionada

Las “máquinas” -conocidas formalmente como cajas de autoservicio- incorporadas en los comercios permiten que los clientes paguen lo comprado sin tener que interactuar con un cajero. Las personas pasan los productos frente al lector de códigos de barras, tal como lo hacen los habituales cajeros, y el software permite que se pueda abonar con tarjeta de crédito o débito.

Transporte subterráneo

La primera línea de tren subterráneo sin conductor de Beijing, comenzó la circulación en pruebas para empezar a prestar servicio a finales de este año con un grado de seguridad muy superior al manejo humano.  y las máquinas expendedoras de boletos ya están reemplazando a los boleteros.

Transporte aéreo                    

En el transporte aéreo ya hay aviones operados íntegramente por una computadora y las azafatas podrían ser reemplazadas por robots.

Imagen relacionadaLas pruebas se realizan sin pasajeros, pero se utilizan las rutas aéreas convencionales. Desde la compañía promotora del programa aseguran que al final de esta década ya se podrán ver aviones comerciales sin piloto. En un principio se tratará de transporte de mercancías, pero se pretende que este tipo de vuelos también lleven pasajeros.

Las aerolíneas podrían ahorrar más de US$26.000 millones en costos de pilotos si se introduce este tipo de aviones

Medicina

En medicina hay aplicaciones que cotejan los síntomas de un paciente con bases de datos médicos, y orientan el tratamiento. Hay tratamientos quirúrgicos de alta precisión realizados por robots.Imagen relacionada

Abogacía

La inteligencia artificial ofrece desde asesoramiento legal hasta interpretación de contratos, revisando miles de documentos en una fracción de segundo. Hay un algoritmo que permite anticipar los fallos judiciales con un 80% de precisión. Algunos vaticinan que el Big Data aplicado al conocimiento legal y la computación cognitiva podrán hacer desaparecer a los abogados en quince años. Las primeras víctimas serán los pasantes y los abogados junior, reemplazados por un software que sólo necesita saber el supuesto de hecho para ofrecer resultados de lo resuelto anteriormente, ordenados por relevancia y vinculación con el caso.

Peajes

Los peajes estarán totalmente automatizados en muy poco tiempo. Ya en Europa funciona un sistema de flujo libre que permite que los coches puedan circular a su paso a una velocidad máxima de 60 km/ hora sin tener que esperar a la apertura de la barrera ni que el semáforo se ponga en verde.

Comercio electrónico

Las nuevas tecnologías de la comunicación (aplicativos online – o “app”) disponibles en celulares y computadoras,  permiten contratar servicios de trabajo directamente con el trabajador/a, generando beneficios económicos  a las empresas que las implementan evitando todas sus responsabilidades como empleador y contribuyentes de cargas fiscales y de la seguridad social.

Imagen relacionadaEn mayo de este año llegaron a la Argentina dos empresas internacionales de comercio electrónico. Son Rappi de Colombia y Glovo de España. Realizan una triangulación entre alguien que busca un producto, un vendedor y un sujeto que lo traslada mediante una aplicación (app).

Industria automotriz

En el  2018, cerca de 1,3 millones de robots industriales funcionarán en fábricas de todo el mundo.

Una fábrica china reemplazó al 90% de sus trabajadores por robots y ha conseguido incrementar su productividad un 250% y reducir sus fallos del 25% al 5%.

Transporte

Cada vez se utilizan más drones para realizar tareas riesgosas y para la entrega de mercadería. Walmart los está utilizando experimentalmente.

Uber compra 2.500 autos sin conductor de Google

La compañía especializada de delivery de autos Uber pagará US$ 375 millones por los GX3200, la tercera generación de vehículos de conducción autónoma. Las dos firmas, además, han llegado a un acuerdo en el que Uber compartirá datos de sus servicios de tráfico con Google. Uber cuenta con una aplicación con la que los usuarios pueden alquilar un coche en las principales ciudades de los Estados Unidos y Europa sin tener que llamar a un taxi o preocuparse sobre el pago.

Construcción

Robots autónomos, carreteras inteligentes, impresión 3D y concreto que se cura por sí solo… estas son sólo Imagen relacionadaalgunas de las posibles tecnologías que podremos ver en la industria de la construcción en un futuro cercano.

Uno de los primeros prototipos fue presentado en el 2015, durante el evento World of Concrete. Este robot, llamado SAM (Semi-Automated Mason), tenía la capacidad de construir muros de cemento y ladrillo a una velocidad de 3,000 ladrillos diarios, esto es a una velocidad 6 veces mayor que un obrero humano regular.

Ya existen impresoras 3D para construir casas y construcciones pequeñas. Una de las primeras estructuras de este tipo se construyó en Rusia. El proceso de impresión tomó tan solo 24 horas y es muy similar a otros proyectos de esta naturaleza en arquitectura. La idea es simplemente poner una impresora 3D, que se asemeja a una máquina industrial, la cual usa cemento para generar las partes que requiere, en este caso las paredes, e imprimir finalmente las mismas, capa a capa, de cemento.

Gastronomía

En Shanghai, Wishdoing es un popular restaurante de comida rápida ubicado en la calle Nanjing. Sus propietarios han adquirido recientemente dos robots (a $ 30.350 cada uno) que pueden cocinar especialidades populares chinas. Estas incluyen: pollo cortado en cubitos picante con cacahuetes, pollo Kung Pao y Mapo Tofu (queso de soja con la salsa de chile). Todo lo que uno tiene que hacer es presionar el botón de los robots para elegir un plato y se mostrará el nombre de los ingredientes y sus cantidades.Imagen relacionada

Este robot el MK1 es obra de la empresa británica Moley Robotics, está compuesto por dos brazos capaces de trabajar con precisión en la cocina y acceder a la heladera y alacena que trae incorporadas para tomar los ingredientes necesarios.

Este robot, digno de Le Cordón Blue, puede preparar casi cualquier cosa ya que accede a la receta que escoges de forma online y la sigue para dar con un resultado perfecto, desde risotto de camarones a exquisitos postres aunque sus creadores lo pensaron para comida sana.

Hotelería

Están ‘trabajando’ ya en Japón, dónde hace casi tres años con el claro objetivo de reducir los costes de personal, se inauguró el primer hotel en el que tanto los recepcionistas, como los que llevan las maletas son “humanoides” que tratan a todo el mundo igual y con la misma voz que suena a lata. La facilidad de los robots para despachar las labores más básicas de la atención a los clientes de este tipo de negocios se fundamenta en la dinámica del propio trabajo. Los hoteles suelen tener una mecánica simple y repetitiva. Atención en recepción, entrega de llaves, servicio de habitaciones y salida.Imagen relacionada

El  robot, de nombre Relay, se ocupa de entregar comida, champús, toallas, sábanas y otros objetos en las habitaciones de los clientes. Su eficiencia está probada. Uno de sus mayores logros es la discreción con la que ejecuta sus tareas, una cualidad muy valorada por los usuarios.

Locales  de comida rápida

La Oficina de Trabajo y Estadísticas de Estados Unidos   ha calculado que 80.000 empleos de comida rápida desaparecerán en 2024. El aumento del salario mínimo en varios estados, da a las empresas más razones para reemplazar a los trabajadores con máquinas. En julio, los trabajadores registraron aumentos en sus salarios mínimos en lugares como Chicago, Maryland, Oregon, San Francisco y Washington D.C. (El salario mínimo federal de 7,25 dólares no ha aumentado en 10 años). Los empleos de comida rápida se encuentran entre aquellos con más probabilidad de ser automatizados.

Agricultura

Dentro de estas nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura que han supuesto una revolución destacan:

Sembradoras y tractores con GPS: esta tecnología GPS, aplicada a los vehículos agrícolas facilitan la realización de una mayor cantidad de trabajo en menos tiempo y, además, de una forma más segura y eficiente, trae también consigo un mayor ahorro de combustible.

Agricultura de alta precisión: se refiere a la aparición de software diseñado para analizar los terrenos agrícolas y estudiar los datos obtenidos, permite a los agricultores introducir información en la sembradora y lograr una siembra mucho más eficiente.

Resultado de imagen para drones agriculturaNuevas tecnologías aplicadas a la recolección: estas tecnologías pueden hacer lo que el hombre ni imagina, la aparición de máquinas que distinguen los distintos tipos de cosechas y las depositan en diferentes recipientes y que además permiten el control de la siembra  ha supuesto una verdadera revolución en el sector.

Drones: el uso de estos vehículos, está cada vez más extendido en el mundo agrícola así como en diversas áreas. El hecho de estar equipados con cámaras, sensores y poder ser controlados a distancia incluso mediante GPS,  han permitido a los propietarios de grandes cultivos realizar un seguimiento sin tener que acceder a ellos, lo cual evita daños innecesarios y un mejor monitoreo constante y al momento de los sembradíos.

Sistemas de riego telemático: una de las ventajas de la agrotecnología es sin duda el riego, el cual mediante la introducción de sistemas telemáticos, los agricultores pueden controlar el riego de sus plantas desde cualquier lugar, ahorrando tanto dinero como tiempos de desplazamiento.

La tecnología cognitiva

La posibilidad del desempleo tecnológico no solo podría afectar a sectores de baja o media calificación laboral sino que podría  incluir a sectores altamente cualificados. Buen ejemplo es el robot Watson. Este sistema de tecnología cognitiva que ha construido IBM permite que el robot pueda entender y responder preguntas complejas, planteadas en lenguaje natural, con suficiente precisión y velocidad para competir contra algunos de los humanos con más conocimientos del mundo .

Además, se adapta al individuo que lo usa, con capacidad de relación y razonamiento y también de aprender de la experiencia. Watson pudiera convertirse en un sustituto a largo plazo de los abogados y a medio y corto plazo en una eficaz herramienta de control del razonamiento jurídico. En esta misma línea, hace unos días el diario El País  informaba que la aseguradora japonesa Fukoku Mutual Life ha reemplazado a 34 empleados de oficinas, los denominados de cuello blanco, por un sistema de inteligencia artificial basado en el IBM Watson Explorer, capaz de calcular los pagos a los asegurados.Imagen relacionada

El software instalado leerá decenas de miles de certificados médicos, duración de las estancias en el hospital, las historias médicas y cualquier procedimiento quirúrgico antes de calcular los pagos sin perjuicio de que las sumas no se pagarán hasta que sean aprobadas por un miembro del personal. Añade la noticia que “este no es un caso aislado. Según un informe del Instituto de Investigación Nomura de 2015, cerca de la mitad de los trabajos en Japón podrán ser realizados por robots en 2035”.

Problemas de orden legal de las nuevas tecnologías

El desarrollo de las nuevas tecnologías y en especial la robótica   está poniendo sobre la mesa importantes problemas que se ligan con las complejas consecuencias que plantean en materia de responsabilidad.

El accidente de un coche autónomo de Uber el pasado 19 de marzo, con el atropello mortal de un peatón que cruzaba la calle empujando su bicicleta en Tempe (Arizona-EU), ha vuelto a plantear una cuestión crucial sobre los robots: la responsabilidad

Los legisladores se nutren de la ciencia ficción

Imagen relacionada

Isaac Asimov

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo está trabajando en  una normativa de Derecho Civil a los diferentes tipos de robots basadas en unas  premisas básicas planteadas ya a mediados del pasado siglo por Isaac Asimov, el visionario científico de origen ruso fallecido en Nueva York en 1992: “1ª Un robot no hará daño a un ser humano ni permitirá que, por inacción, este sufra daño. 2ª Un robot obedecerá las órdenes que reciba de un ser humano, a no ser que las órdenes entren en conflicto con la primera ley. 3ª Un robot protegerá su propia existencia en la medida en que dicha protección no entre en conflicto con las leyes primera y segunda”. Estas leyes se resumen en una denominada 0:”Un robot no hará daño a la humanidad ni permitirá que, por inacción, esta sufra daño”.

 

Hacia un  darwinismo tecnológico

Resultado de imagen para darwin

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, sino la que mejor responde al cambio”. Charles Darwin (Teoría de la evolución)

Algunos autores han venido señalando, que el aumento de la mecanización incrementa la eficacia de los procesos productivos a través de una reducción de la energía y de la fuerza de trabajo humana, con la inquietante consecuencia de una liberación de gran parte del trabajo

Pero si los robots terminan por eliminar la necesidad de trabajo humano en grandes masas de población ello llevaría consigo un nuevo “darwinismo” que nos obligaría, esta vez, a atender a las necesidades de subsistencia para ese creciente y progresivo volumen de población que se verá excluida de los muchos más selectivos mercados de trabajo. Por ello, es necesario afrontar algunos desafíos, entre ellos, uno de los más importantes es el de pensar en cuáles deben ser las políticas públicas para apoyar a los excluidos laborales.

 

El síndrome Hong Kong

Uno de los principales periódicos de Hong Kong despidió hace poco a sus ocho fotógrafos de plantilla que cubrían la información local; a cambio distribuyeron cámaras digitales entre el colectivo de repartidores de pizza. La decisión empresarial  era sensata: es más fácil enseñar a hacer  fotos a los ágiles y escurridizos pizzeros que lograr que los fotógrafos profesionales sean capaces de sortear los infernales atascos de Hong Kong y consigan llegar a tiempo a la noticia.

Los portavoces del sector, obviamente, se rasgaron las vestiduras: ¿cómo es posible que se renuncie a la calidad que garantizan profesionales con experiencia? Pero hay que convenir que más vale una imagen defectuosa tomada por un aficionado que una imagen tal vez magnífica pero inexistente. Se desprende de este reciente episodio de darwinismo tecnológico un cambio de canon foto periodístico: la velocidad prevalece sobre el instante decisivo, la rapidez sobre el refinamiento

El avance tecnológico en un mundo precarizado

Hoy vivimos en una sociedad donde la debilidad del empleo es la regla y donde la inseguridad se ha instalado en los mercados de trabajo y  la incorporación de nuevas tecnologías  incorporara  un mayor grado de incertidumbre sobre el futuro social y laboral.Imagen relacionada

 

¿Quienes se adaptaran a los cambios?

Se plantea permanentemente la necesidad de capacitación y adaptación a los cambios tecnológicos que se están generando en el mundo laboral para no quedar fuera, ya que los conocimientos  de los actuales trabajadores pierden valor  en una época de cambios radicales en materia  tecnólogica.

Pero en el caso de los trabajadores de edad madura, un porcentaje importante de la fuerza laboral, la constante innovación tecnológica hace que queden rápidamente desfasadas las soluciones formativas adoptadas en las empresas con vistas al reciclaje del personal a corto plazo. Por otra parte, el trabajador maduro, pese a su experiencia, deja de ser una inversión para la empresa y se convierte en una carga.

Aparecen figuras como la de los “trabajadores inempleables”, que subrayan esta idea. Bajo la misma se incluye a aquellas personas formadas pero con ninguna posibilidad de encontrar un empleo. Este tipo de desempleo es también una forma de explotación ya que explotados no son solamente los que producen sino también aquellos a los que se les impide producir. Son los condenados del sistema.

¿Trabajo sin trabajadores?

El economista Vassily Leontief en relación a la posibilidad de reciclamiento de los trabajadores en las  Imagen relacionadaactividades determinadas por nuevas tecnologías, afirmó que “el papel de los seres humanos como factores más importantes de la producción queda disminuido de la misma forma que inicialmente el papel de los caballos en la industria agrícola, para luego ser eliminados por la introducción de los tractores”.

Por ello, concluía, que “alegar que los trabajadores desplazados por las máquinas encontrarán necesariamente empleo en la construcción de dichas máquinas no es mucho más sensato que considerar que los caballos desplazados por los vehículos mecánicos pueden ser empleados directa o indirectamente en distintos sectores de la industria automotriz”.

En la misma dirección, en la década del 90 un ministro francés especializado en tecnología afirmaba “«Las máquinas son el nuevo proletariado”. «A la clase trabajadora se le está dando el pasaporte.»

Anteriormente con un criterio más optimista  a fines de la década del setenta, André Gorz estableció su famosa tesis acerca del proletariado. La tesis de Gorz  que aparece en el libro “Adiós al Proletariado” era más que una tendencia estructural, un programa político por la abolición del trabajo y la recuperación del tiempo libre, potenciado todo esto por la naciente revolución tecnológica que, supuestamente, permitiría satisfacer las necesidades de la humanidad con menos trabajo.

Resultado de imagen para André GorzLas tesis de Gorz son, a su vez, un cuestionamiento de las de Marx en cuanto a pensar que la esencia del hombre sea el trabajo y, por lo tanto, su centralidad en la estructuración de las otras relaciones sociales. A diferencia de Marx, Gorz reivindica la sociedad del no trabajo y llama a luchar por ella no al proletariado sino a lo que denomina la “no clase”.

Pero la predicción sobre el aumento del tiempo libre no se cumplió y los que hoy tienen empleo en general tienen que trabajar más tiempo y más intensamente que antes para subsistir.

¿Es todavía  importante el espacio del trabajo en la conformación de subjetividades e identidades?

Una de las manifestaciones centrales de la defensa de la vida es el trabajo que el hombre realiza, en unión de otros hombres, para asegurar el mantenimiento y la reproducción física de la especie humana. El trabajo es, pues, un factor esencial vinculado a la naturaleza humana cuya lógica y función varía en cada escenario.

En los inicios de la revolución industrial se impuso la idea de que la fuente de toda riqueza, ese paradigma del trabajo como ordenador social, como un conjunto de relaciones sociales que construían identidad, era el valor cultural  que la sociedad dio al trabajo.

Esta idea sirvió de base a Karl Marx para reivindicar la construcción de una sociedad de los trabajadores sin capitalistas. Pero con el correr del tiempo fue cambiando la importancia del trabajo.

Pero no solo  la transformación de la producción y los servicios frente a los procesos de automatización  fueron los que determinaron la crisis de  valoración  del trabajo,  fueron también  las relaciones de fuerza entre empresarios y trabajadores y el avance de los empresarios  con  campañas para declarar obsoletos los proyectos del movimiento obrero, culpabilizar a las organizaciones sindicales de la crisis económica y generar una imagen negativa del sindicalismo en el conjunto de la sociedad. Como consecuencia esa centralidad del trabajo ha sido sustituida por otra centralidad: la del capital y la del empresario como sujeto y hoy es  el mercado y no el trabajo el que estructura la sociedad.

Antecedentes de anteriores cambios

En Estados Unidos  en la década del 50, cuando se iniciaba el proceso de cambios tecnológicos, las centrales sindicales abandonaron la discusión de  los temas relativos a la automatización. Temerosos de ser calificados como obstáculos frente al progreso. Abrazaron abiertamente la llegada de las nuevas tecnologías, cuyo efecto iba a ser el de reducir el número de puestos de trabajo.Resultado de imagen para trabajadores y nuevas tecnologias afl cio

Habiendo aceptado tanto la inevitabilidad como la necesidad de la existencia de tecnologías que permitan ahorrar en mano de obra, cambiaron  sus demandas de negociación desde los temas relativos al control de la producción y de los procesos laborales. En la víspera de la transición histórica de la mecanización a la automatización de la producción, el movimiento sindical efectuó una decisión calculada al apostar por la formación, con la creencia de que mientras un amplio número de trabajadores no cualificados quedarían eliminados por las nuevas tecnologías basadas en los ordenadores, se incrementaría el número de puestos técnicos y cualificados. La historia posterior mostró su equivocación.

Los nuevos desafíos

Los cambios producidos por las nuevas tecnologías  son  un reto para el movimiento sindical en todo el mundo.

En algunos casos, la respuesta del sindicalismo ha sido de rechazo y oposición a los cambios descritos y, en otros casos, se ha  permanecido al margen de estas discusiones en parte condicionados por la urgencia de la defensa cotidiana de derechos laborales tradicionalmente violentados; pero también por la creencia de que  estos son problemas de las economías desarrolladas.

Pero los cambios ya están empezando a formar parte de nuestra cotidianeidad y es necesario  unir esfuerzos entre el movimiento sindical y los ámbitos de investigación, para conocer en profundidad lo que está sucediendo, sus causas y consecuencias, contribuyendo en la elaboración de alternativas que modifiquen el signo negativo de los procesos actuales.

 

Una batalla cultural pendiente

Hoy  en múltiples ámbitos se maneja esta nueva realidad social como algo natural e inevitable en un mundo en permanente competencia. Pretenden que nos acostumbremos a la inestabilidad laboral, a la precarización del trabajo, a la dependencia cada vez mayor de decisiones tomadas en función de los beneficios del capital y que asumamos que no hay otra alternativa.

En ese sentido, en el análisis de los cambios que se están produciendo en la relación capital-trabajo debe partir de una premisa fundamental: el único principio inamovible de los capitalistas es la búsqueda de ganancias, y este objetivo requiere cambios tecnológicos e institucionales permanentes. Dichos cambios recrean la ofensiva de los empresarios -que introducen innovaciones para incrementar su beneficio contra los trabajadores que buscan evitar el impacto negativo de esta transformación sobre el empleo, el salario, y las condiciones laborales.

Peligro y oportunidad

Asi pensaban los antiguos chinos sobre la crisis, ya en tiempos mas cercanos , Mao decía “Hay un gran desorden bajo los cielos. La situación es excelente”.

La  crisis, la confusión ofrece una oportunidad para construir inteligentemente, pensando en un cambio radical  y abandonando toda posibilidad de mejoramiento de un sistema basado en la desigualdad y la injusticia  potenciado por el uso de nuevas tecnologías. Es imprescindible participar en esa batalla cultural para derribar mitos y potenciar subjetividades que intervengan para restringir el dominio del poder que organiza el sistema de producción, trabajo y consumo, y avanzar hacia un mundo más justo y solidario.

La tecnología va a condicionar el futuro, pero el futuro que tendremos será el resultado de lo que decidamos hoy.

*Trabajo y ambiente  es una publicación mensual  del Observatorio Laboral y Ambiental, que tiene el propósito de proveer insumos informativos y técnicos  a las organizaciones Sindicales argentinas sobre el cumplimiento de las normas de salud laboral, la prevención de riesgos, los impactos ambientales asociados a las actividades productivas desarrolladas en sus lugares de trabajo, las principales obligaciones ambientales impuestas por la legislación y las mejores técnicas disponibles aplicables a los procesos productivos.

 

 

 

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario