Abr 4 2015
465 lecturas

Despacito por las piedras

LECTURA SOBRE LAS ELECCIONES EN BOLIVIA

El domingo pasado 6 millones de personas votaron en Bolivia. Hubo elecciones en los 9 Departamentos (Provincias) y en 339 municipios. El oficialista MAS (Movimiento al Socialismo) del Presidente Evo Morales quedó ratificado como la principal fuerza política de ese país, aunque sufrió algunas llamativas derrotas. Reunió un poco más del 50% de la totalidad de los votos, lo cual es mucho ante la fragmentación de las fuerzas opositoras, pero es poco con referencia a los resultados, de 5 meses atrás, cuando Evo fue reelecto Presidente –por tercera vez- reuniendo el 62% de los votos. El MAS triunfó en 4 Departamentos (Pando, Oruro, Potosí y Cochabamba), perdió en 3 (La Paz, Tarija y Santa Cruz) y habrá segunda vuelta, con ventajas para los oficialistas, en 2 (Chuquisaca y Beni); también ganó 222 municipios. De todas maneras lo que más llamó la atención fue la derrota en el Departamento y Municipio de La Paz, sede del gobierno, y también en el Municipio de El Alto próximo a La Paz y baluarte histórico del MAS y de la lucha que lo llevó al gobierno. Evo Morales acusó el golpe y dijo, autocríticamente y sin medias tintas: “Donde hemos perdido es por culpa de los alcaldes del MAS, hicieron mala gestión, es voto contra la corrupción, así lo siento (…) me duele que hayamos perdido en La Paz. Hubo acusaciones fuertes de corrupción, y si hubo voto castigo, felicito al pueblo paceño”. Es posible que este traspié electoral vaya más allá de la “culpa de los alcaldes”. De todas maneras este reconocimiento de Evo Morales constituye un intento válido para recuperar la energía transformadora que lo caracteriza. Se trata de un gobierno que todavía tiene la posibilidad de no recorrer el camino de estancamiento y pérdida de poder de otros, también conocidos como “progresistas”, de la región.

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario