May 6 2007
289 lecturas

Cultura

Leda Astorga: – LA PASÍON CON GUIÑO PROPIO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Para suerte nuestra, del arte costarricense y latinoamericano, Leda Astorga “esculpió” su itinerario con una tenacidad, una lucidez, un desenfado y una responsabilidad, pocas veces vistas en el medio. Batallando contra la incomprensión de la academia, que siempre se ha apegado a cánones rígidos, y contra la censura velada y abierta de la mojigatería provinciana, con la pasión propia de los espíritus más libres y creadores, la artista impuso su particular visión humana y su singular propuesta estética.

Además, no se dejó atrapar por la lencería de supermercado ni por las lentejuelas de la farándula, tampoco por la moda conceptual de instalarse en los mecanismos de una posmodernidad, oficial y oficiante, que dice muy poco porque teme al discurso del porvenir.

De allí que la propuesta de Leda sea una ruptura desacralizadora. A partir básicamente del modelado (me gusta que se “vean las huellas de las manos” dice la escultora), los materiales duros de construcción como el hormigón sólido o vaciado en hueco, la resina polyester, la marmolina, el ferrocemento y hasta el cartón sobre estructura metálica, al contrario de su uso en edificaciones frías y amontonadas, alzan el vuelo tratando de decirnos que se pueden lograr atmósferas y ambientes más cálidos y agradables. Esos materiales se ennoblecen, se “humanizan”, con el óleo o el acrílico, adquiriendo una textura más de piel y un movimiento plástico que nos conducen a un realismo extraordinariamente acogedor.

foto
La irreverencia, el humor fino y ponderado, el toque cómico-satírico, la verificación de lo grotesco, el sorprendente guiño erótico, las atmósferas íntimas y tiernas; en fin la cotidianeidad doméstica y pública captada por intuición pero resuelta en una síntesis de amplios volúmenes, ricas texturas, gestos lúdicos y vistosos colores, son las características fundamentales del trabajo artístico de Leda Astorga. Las mismas conducen hacia la crítica institucional religiosa, pasando por nuestras debilidades originadas en la supuesta superioridad del hombre ante la naturaleza, hasta el placer del ocio, el hedonismo como símbolo de la opulencia o la satisfacción social.

Todo dentro de una perspectiva humorística y muy femenina –cuando se trata de mujeres, que es la mayor de las veces–, en el sentido de saberse observada y de alguna manera deseada, o desde un saberse internamente plácida o colmada. Esa perspectiva rompe con el ideal de belleza grecolatino-anglosajón (patriarcal) al que muchos aspiran –la mujer modelo y el hombre atlético– porque sus formas son obesas, aunque conservan la belleza interna expresada en una plenitud de excesos.

Pero el aporte fundamental de Leda Astorga es la risa, ese reírnos de nosotros mismos sin perder la expectativa de mejorarnos. Porque, tal como lo expresara Charles Baudelaire, lo cómico sólo puede ser absoluto en relación con la humanidad caída. Lo cómico ordinario, o lo cómico significativo puede llevarnos, según Baudelaire, a lo cómico absoluto, es decir a lo grotesco. Lo cómico significativo es un lenguaje más claro, más fácil de comprender, y sobre todo más fácil de analizar, al mostrarnos su contenido en forma dual: el arte y la vida moral asentados en lo social.

Lo cómico absoluto (lo grotesco) se acerca más a la naturaleza y se presenta como una forma que requiere ser captada por la intuición artística. Su verificación más rotunda es una risa ambigua, casi una mueca espontánea pero contenida, el vértigo de la hipérbole. Y si entendemos que la risa es satánica, luego es profundamente humana, pues ya tenemos un marco apropiado para entender esa levedad ácida, a veces espesa, del humor crítico de Leda, quien, al igual que el poeta maldito francés, ha comprendido que el elemento angélico y el elemento diabólico funcionan paralelamente.

foto
Así, su propuesta se convierte en una actitud, en una respuesta.

Por eso Leda Astorga nos guiña desde la picaresca más “tica” (costarricense) sin por ello dejar de lado la placidez condensada con el humor y la crítica social. O nos “golpea” suavemente para ponernos en alerta, sin perder el efecto propiciatorio de la ternura y el placer, en una época violenta y excluyente cuyas normas principales son las leyes del mercado y la cultura de masas con toda su parafernalia; elementos capitales con los que se pretende homogenizar a toda la humanidad.

No hay duda, la apuesta estética de Leda Astorga es una contrapropuesta en el arte contemporáneo latinoamericano.

—————————————-

* Escritor.

cazadel poeta@yahoo.com.

Del mismo autor puede leerse en esta revista IGNORANCIA BUROCRÁTICA, SÍNDROME DEL ENERGÚMENO, un artículo sobre la censura de que fue objeto la obra de la artista: el artículo se encuentra aquí.

.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario