Abr 3 2017
1576 lecturas

Pol铆tica

Ecuador: Lenin llega al poder por los votos

La ajustada victoria obtenida por Alianza Pa铆s y su candidato Lenin Moreno en la segunda vuelta electoral en Ecuador evit贸 el salto al vac铆o, al estilo argentino, un retroceso a las peores 茅pocas del pa铆s. Pero lo que no pudo evitar, a pesar de la transparencia de los resultados, es la misma respuesta de las derechas derrotadas, reclamando un fraude electoral, incluso desde antes del acto comicial.

El libreto es el mismo que en Venezuela por ejemplo. Si no ganan 鈥損or falta de votos- denuncian fraude, tratan de enlodar los procesos, de desestabilizar el pa铆s, con el apoyo del gran aparato del terror medi谩tico de la prensa hegem贸nica nacional e internacional, que trata permanentemente de imponer los imaginarios colectivos denostadores de la figura del dos veces presidente Rafael Correa y del ventajismo y fraude del oficialismo.

隆Fraude, fraude!, era el grito de los partidarios de Lasso, de la coalici贸n CREO-Suma , frente al Consejo Nacional Electoral la noche del domingo, mientras del otro lado, a unas cuatro cuadras, cientos de personas que apoyan a Moreno bailaban y cantaban: 隆Sufre, Lasso, sufre!, 隆Llora, banquero, llora!

El gui贸n oficialista se bas贸 en los avances logrados en la vida social durante diez a帽os bajo el liderazgo de Correa; y en la figura del banquero Guillermo Lasso, 聽corresponsable de la megacrisis econ贸mica y financiera de 1999 ( el llamado feriado bancario, que los j贸venes no conocieron, aunque la siguen padeciendo). Dos millones de ecuatorianos que emigraron entonces para esquivar el desastre y hoy votan desde el extranjero y miran los resultados por televisi贸n.

Lasso era un candidato de derecha, muy emblem谩tico: miembro del Opus Dei, fue superministro en el gobierno del desastre financiero de Jamil Mahuad, un banquero experto en quiebras que pag贸 el Estado, adalid de la dolarizaci贸n. Pero significaba tambi茅n el retorno al pasado y no una apuesta al futuro, como podr铆a haber sido un candidato m谩s joven, sin tanto prontuario. Pese a eso logr贸 casi 49% de los votos, y por ello hay que tener en cuenta la gran polarizaci贸n, que ya se hab铆a visto en la primera vuelta, en la que la derecha no logr贸 presentar un candidato 煤nico.

Mostr贸 en la campa帽a todo el repertorio neoliberal: mayores m谩rgenes de autonom铆a de las fuerzas del mercado, reducci贸n del gasto p煤blico, privatizaci贸n de la salud y la educaci贸n, baja de impuestos para los grandes capitales, en lo que llam贸 el fin del 鈥減opulismo econ贸mico鈥. Prometi贸 crear un mill贸n de nuevos empleos en cuatro a帽os, sin decir c贸mo, y tambi茅n amenaz贸 con cerrar la sede de Unasur en la mitad del mundo, entregar a Juli谩n Assange a los brit谩nicos y abdicar de la Unasur, del Alba, de la Celac, para reforzar la OEA. El pueblo le dijo no: la derecha no cruz贸 el Ecuador.

Una victoria de Lasso hubiera reforzado la derecha regional y modificado el mapa sociopol铆tico sudamericano, fortaleciendo las polpiticas de los gobiernos de Argentina (surgido por los votos) y Brasil (salido de un golpe parlamentario-judicial-policial), cabzas del actual retroceso pol铆tico. Lo del 鈥渇in del ciclo progresista鈥 sigue siendo una consigna de escribas y opinadores (de derecha, de izquierda y ni tanto), sin incidencia en la voluntad de los pueblos.

En primera vuelta, Alianza PAIS ya hab铆a logrado la mayor铆a absoluta de los diputados a la Asamblea Nacional, lo que limita las posibilidades de desestabilizaci贸n institucional por parte de la derecha. Adem谩s, la mayor铆a de la ciudadan铆a aprob贸 la propuesta del gobierno de prohibir que los altos funcionarios y gobernantes tener sus dineros invertidos en para铆sos fiscales.Len铆n Moreno (derecha) festeja su triunfo junto al presidente Rafael Correa (izquierda).

Puede entenderse que existan muy justificadas cr铆ticas al corre铆smo desde la izquierda y el progresismo por sus virajes, autoritarismo, pedanter铆a, incoherencias, entre otras cosas, pero de ninguna manera la contienda era entre 鈥渄os derechas鈥 como manifestaron algunos dirigentes e ideol贸gos progresistas y sociales, algunos de ellos desprendidos de PAIS, con apetencias personales pero sin respaldo popular..

En la primera vuelta el candidato 鈥減rogresista鈥澛 Paco Moncayo聽 alcanz贸 apenas el 6,71% de los votos, en una votaci贸n que mostr贸 una polarizaci贸n聽muy grande. Para la izquierda, hist贸ricamente, siempre ha estado presente el dilema de qu茅 posici贸n tomar ante procesos pol铆ticos que surgieron con apoyo y hasta cierto聽 protagonismo popular, y van deterior谩ndose,聽 desmoralizando y virando en forma regresiva ante un cambio de escenario.

Parte de la llamada izquierda opt贸 por votar al enemigo, otro llam贸 a ser prescindentes, pero no desde una posici贸n p煤blica clara, indicando razones y condiciones.聽La historia dir谩 si Moreno marcha tambi茅n 聽a plantear ajustes muy regresivos聽 en su gesti贸n, como adelantaran. Sin duda, con el gobierno de PAIS la izquierda y los movimientos sociales podr谩n encontrarse en mejores condiciones pol铆ticas no solo para enfrentar la ofensiva que se viene, sino tambi茅n para superar el c铆rculo vicioso de recurrentes frustraciones.

Correa, despu茅s de 10 a帽os de gobierno, lo entregar谩 l 24 de mayo pr贸ximo a Moreno (un Lenin que llega al poder por los votos), de 64 a帽os, quien fuera su vicepresidente en la primera gesti贸n, y que prometi贸: 鈥渧amos a seguir construyendo el camino, se ha hecho mucho, pero nos toca la tarea que falta por hacer鈥.

La victoria fue ajustada, pero eso no cuenta de aqu铆 en m谩s. Una de las tareas m谩s importantes de Moreno ser谩 reconstruir el entramado con los movimientos sociales.

*Analista e investigador del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. Luz Eodriguez
      4 abril 2017 19:11

      A煤n no tenemos presidente. Hay fraude electoral y las protestas son del d铆a a d铆a. Favor buscar informaci贸n fidedigna del feriado bancario y de la dolarizaci贸n. Lasso la culpa, gracias!