Sep 21 2019
236 lecturas

Despacito por las piedras

Límites del fracking de la argentina Vaca Muerta y el atentado saudita

Dos hechos de estos días, atados entre sí, tienen en vilo a vastos sectores económicos y siembran temores en varios puntos del planeta. Uno el atentado con drones sobre instalaciones petroleras de Arabia Saudita y el otro el salto inmediato en los precios del petróleo. Esos hechos conmueven a la política y economía internacional, pero sus efectos también llegan e influyen sobre las penosas circunstancias en las que se desenvuelve nuestra propia realidad energética.

Arabia Saudita es el segundo productor mundial de petróleo, detrás de los EU y su fracking. El reciente atentado, sobre dos refinerías una de las cuales es la más grande del mundo puso en crisis el sistema petrolero mundial y demostró la fragilidad del mismo.Resultado de imagen para yemen ataque a arabia

Sauditas y estadounidenses lo atribuyen a Irán, en momentos donde parecía que se avanzaba hacia un deshielo en esas relaciones. Los rebeldes yemenitas, atacados por los sauditas, se hicieron responsables del hecho. Ese enfrentamiento interno en Yemen ha dejado unos 110 mil muertos y una hambruna que alcanza a 13 millones de personas, la crisis humanitaria más grande de los tiempos actuales.

Todo ello da margen a situaciones críticas que forman parte de la compleja actualidad de las relaciones internacionales. Este hecho se agrega a las informaciones proporcionadas por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que agrupa a 36 países y con sede en Europa, en el sentido que el mundo se dirige hacia el mayor freno económico desde 2008”

Los efectos sobre nuestra realidad y su situación energética se hicieron sentir y se integran a lo que ya nos venía pasando. El gobierno argentino, en su pretensión de que la inflación y sus efectos no estallen en sus propias manos había decidido congelar por 90 días el precio del petróleo crudo, naftas y gasoil. Ello repercutió negativamente en las empresas, trabajadores y gobiernos provinciales vinculados a esta actividad.

En Vaca Muerta fueron suspendidos mil trabajadores. El Sindicato advirtió que podrían reproducirse los despidos y manifestó “Estamos ante una situación terminal que necesita medidas urgentes”. En el Congreso comenzaba a plantearse la oposición al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) a través del cual el Presidente había tomado esa medida.

Los atentados en Arabia Saudita y su repercusión con un inmediato y brutal aumento del petróleo, fue un chorro de nafta sobre un incendio ya iniciado. El gobierno con la “habilidad” y “eficiencia” que lo viene caracterizando tomó un par decisiones que dejó a todos… disconformes.

A título excepcional, 33 días después de haber ordenado el congelamiento, autorizó un aumento del 4% en el precio minorista de los combustibles. Con ello le dio un nuevo empuje a la desatada inflación y dejó  molestos a los expendedores porque el atraso –según su apreciación- ya era del 38%. También aumentó un 5,58% el precio del combustible en “boca de pozo”. Provincias, petroleros y sindicato lo consideran insuficiente y continúan con sus reclamos.

Ante los atentados producidos en la península arábiga el gobierno argentino puso el área de Vaca Muerta bajo el control de la Gendarmería Nacional. El Sindicato de Petroleros, un tanto desconfiado, aclaró que no está en contra de esa decisión si se funda en razones de seguridad de las instalaciones, pero que no aceptarán que se entrometa en el tema laboral y reprima los reclamos de los trabajadores.

Juan Guahán

*Analista político y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario