Oct 24 2012
1490 lecturas

CulturaSociedad

Los amos de la prensa en Chile

Un min煤sculo grupo de mega empresarios, de la s煤per elite del 0,1%聽 que maneja las vidas del 99,9% restante de la sociedad, controla los medios de informaci贸n en Chile. La tarea principal de los medios consiste en tratar de idiotizar聽 a la gente e intentar moldear 聽 sus mentes como electores, para conducirlos a votar en reba帽o cada vez que el 鈥渟istema democr谩tico鈥 convoca a elecciones.

El resto del tiempo banalizan la realidad, tergiversan las noticias verdaderas e inventan otras 鈥揷omo el 煤ltimo tel茅fono celular鈥, estigmatizan y compadecen la pobreza convirti茅ndola en espect谩culo morboso, sus analistas calumnian a los movimientos sociales, exaltan a las bolsas de comercio y a la s煤per clase financiera y levantan y apoyan a pol铆ticos y gobernantes a su servicio.

Varios autores de visi贸n cr铆tica cuestionan el actual rol de conductores pol铆ticos e ideol贸gicos de los ciudadanos asumido por los grandes medios de comunicaci贸n, sus frecuentes yerros deliberados respecto a la veracidad de lo que informan y, sobre todo, la gran concentraci贸n de su propiedad en la sociedad actual, situaci贸n que los ha dotado de un importante poder de hecho, aunque ileg铆timo, no s贸lo en Chile, sino tambi茅n en Estados Unidos y el resto del mundo.

Grandes redes de cadenas de televisi贸n entrelazadas con diarios y radioemisoras de la misma propiedad conforman enormes grupos y mega-grupos que poseen vasos comunicantes en los directorios de corporaciones financieras, industriales, tecnol贸gicas, de servicios y comercializadoras que, a su vez, s贸lo invierten en publicidad en entidades afines a su modo de pensar y en cuya propiedad participan con importantes cuotas de acciones, caracter铆stica que se da en el nivel local y a escala mundial (Carmona 2010, pp. 4-21).

En Chile, los grandes medios pertenecen hoy a los miembros m谩s sobresalientes de la elite econ贸mica: los 煤nicos diarios de circulaci贸n nacional son propiedad de dos personas, Agust铆n Edwards (grupo El Mercurio) y 脕lvaro Saieh (Consorcio Period铆stico de Chile S.A., Copesa). El Mercurio y sus 22 peri贸dicos (3 de circulaci贸n nacional publicados en Santiago y otros 19 en 14 ciudades claves) pertenecen a Edwards, con el apoyo del grupo Matte, que proporciona el papel, pero adem谩s El Mercurio posee 14 estaciones de radio en las principales ciudades del pa铆s y una agencia de noticias (Sunkel 2001, pp. 35-50; Carmona 2002, pp. 9-12/69).

El banquero Saieh (Corpbanca) es propietario de supermercados (cadena Unimarc y Supermercados SMU (Deca, Bryc, Korlaet, Cofrima, cadena Vegamercado, Mayorista 10, cadena Alvi, Maxiahorro, Supermercados del Sur), accionista de La Polar, del Hotel Hyatt, del banco Santander Colombia (95%), entre otros negocios, con Copesa controla La Tercera, La Cuarta, Qu茅 Pasa, Paula, Pulso (diario por suscriciones para la elite empresarial), La Hora (gratis para usuarios de metros buses), El Diario de Concepci贸n, el Grupo Dial (6 radio emisoras, Duna 89.7; Paula FM 106.9, Carolina 98.3, Beethoven 96.5, Zero 97.7 y Radio Disney 104.9) (Monckeberg 2009, pp. 25-30) y contribuye a sostener Ciper, Centro de Investigaci贸n Period铆stica. Saieh planea lanzar un canal de TV 芦con el perfil de radio Duna, opinante y muy influyente鈥 desde la plataforma de su concesi贸n UHF del canal 22, m谩s el 20% que posee en VTR (El Mostrador, mayo 2012).

El 67% del Canal 13 鈥渄e la U. Cat贸lica鈥 pertenece al grupo Luksic, el m谩s poderoso del pa铆s merced a su rama gran miner铆a del cobre explotada con ventajas tributarias 煤nicas de Chile en todo el mundo. El grupo Bethia (Falabella) concret贸 en 2012 la adquisici贸n de Megavisi贸n Canal 9, que perteneci贸 al difunto Ricardo Claro, empresario Opus Dei de extrema derecha vinculado por investigaciones judiciales al financiamiento de una estructura DINA/CNI. Sebasti谩n Pi帽era vendi贸 su estaci贸n Chilevisi贸n a Turner Broadcasting System, una compa帽铆a m谩s del mega grupo AOL-Times Warner-CNN de Estados Unidos. El canal de noticias por cable CNN Chile pertenece a CNN en Espa帽ol en alianza con el monopolio VTR Global Com, proveedor de televisi贸n por cable, telefon铆a y banda ancha VTR, que localmente pertenece en 80% a Liberty Global, de Estados Unidos, y en 20% a Corp Rec S.A., de 脕lvaro Saieh (La Tercera). Televisi贸n La Red es propiedad del mexicano 脕ngel Gonz谩lez, residenciado en Miami, due帽o tambi茅n de una treintena de estaciones de TV abierta en la regi贸n, incluido las cuatro se帽ales de Guatemala.

El 60% del mercado radiof贸nico est谩 controlado por 11 emisoras, lideradas por la radio de noticias ADN (ex W), que pertenecen al grupo hispano Prisa, propietario del diario El Pa铆s y Editorial Santillana, entre muchos otros negocios. Las radios 鈥渃hilenas鈥 relevantes por su quehacer informativo quedaron reducidas a B铆o B铆o (independiente), Cooperativa (pro democratacristiana) y Agricultura (de la oligarqu铆a agraria cobijada en la Sociedad Nacional de Agricultura). (Carmona 2010, p. 13).

La Tercera, a manera de ejemplo, concentr贸 sus bater铆as period铆sticas contra el fraude abusivo a los clientes cuya deuda fue redimensionada sin su consentimiento por la multitienda La Polar y resultaron estafados, una iniciativa aparentemente noble, pero acto seguido, cuando las acciones de La Polar estaban en el suelo a causa de la cobertura informativa del il铆cito, Saieh compr贸 un paquete importante 鈥減ara salvar la empresa鈥 de la quiebra y, en el fondo, imit贸 a Nathan Rothschild cuando el 19 de junio de 1815 conoci贸 como secreto el resultado de la batalla de Waterloo estando en la Bolsa de Valores de Londres. Entonces, Rothschild vendi贸 todas sus acciones y, como el banquero ten铆a fuentes confiables de informaci贸n, los dem谩s especuladores lo imitaron suponiendo una victoria napole贸nica que pondr铆a en aprietos聽 la prosperidad brit谩nica y su hegemon铆a sobre Europa. Al mediod铆a, en una Bolsa totalmente deprimida, Rothschild compr贸 nuevamente los valores, vendidos por 茅l y quienes lo imitaron, por s贸lo una fracci贸n del precio original. Cuando se conoci贸 la victoria de Wellington, las acciones recuperaron el precio de la ma帽ana y aumentaron a煤n m谩s su valor por pertenecer a una sola persona. En pocas horas, Rothschild gan贸 una fortuna, pero tambi茅n hizo ver el valor de la informaci贸n. Al fin y al cabo, puso en evidencia que los grandes negocios no tienen 茅tica. Los grandes medios comerciales tampoco.

芦No es dif铆cil contemplar como los medios de comunicaci贸n fabrican y moldean la opini贸n p煤blica y las leyes. Los pol铆ticos son productores, los votantes consumidores y los medios de comunicaci贸n se han apropiado del papel cada vez m谩s importante de guardianes de la arena pol铆tica (…). Los que encarnan de una forma est谩ndar la democracia representativa est谩n ahora totalmente desprovistos de poder a este respecto y no pueden hacer otra cosa que adaptarse a las 贸rdenes de sus nuevos due帽os禄. (Soderqvist y Bard, 2003, p. 66).

Referencias:
– Carmona U., Ernesto (2002), Los due帽os de Chile, Ediciones La Huella, Santiago, Chile, pp. 9-12/69.
-Carmona U., Ernesto (2010), 鈥淚mplicaciones 茅ticas de la concentraci贸n de medios y sus vinculaciones pol铆ticas y econ贸micas en Am茅rica Latina鈥, Seminario CIESPAL, Quito, Ecuador, 鈥淧eriodismo, 茅tica y democracia鈥, en http://www.proyectocensurado.org/america-latina/ponencia-carmona-ciespal/, pp. 4-21, consultado el 23 de julio 2012.
-M枚nckeberg, Mar铆a O. (2009), Los magnates de la prensa, Editorial Debate, Chile, pp 25-50.
– Soderqvist, Jan y Bard, Alexander (2003), La Netocracia. El nuevo poder en la red y la vida despu茅s del capitalismo, Prentice Hall. Madrid, pp. 39, 100.
-Sunkel, Guillermo y Geoffroy, Esteban (2001), 鈥淐oncentraci贸n econ贸mica de los medios de comunicaci贸n鈥, LOM Ediciones, Chile, pp. 35-50.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario