Feb 6 2013
736 lecturas

CulturaSociedad

Los arreglos en el deporte ganan por goleada

El esc√°ndalo descubierto por la Europol sobre manipulaciones de resultados son apenas la punta del iceberg. Especialidades como el tenis tambi√©n est√°n infiltradas. Los especialistas en fraude vienen denunci√°ndolo desde hace a√Īos.

Hace ya unos cuantos a√Īos, Joseph Blatter mene√≥ la cabeza negando: ‚ÄúUsted est√° equivocado, pero en caso de que tuviera raz√≥n, significa que habr√© fracasado en mis 30 a√Īos de f√ļtbol‚ÄĚ. La frase del presidente de la FIFA estaba destinada a Declan Hill, un incansable periodista canadiense que dedic√≥ un buen trozo de su vida a sumergirse en el submundo de las apuestas clandestinas, en el coraz√≥n de las mafias asi√°ticas. Hill acababa de entregarle a Blatter una nutrida documentaci√≥n con ‚Äúpruebas s√≥lidas, muy s√≥lidas‚ÄĚ de manipulaci√≥n de resultados durante el Mundial de Alemania 2006. La reacci√≥n del suizo se resumi√≥ en aquella frase esc√©ptica, aunque un tanto a la defensiva, revelada por el periodista. El di√°logo entre Hill y Blatter vuelve a cobrar sentido tras el anuncio hecho el lunes por Europol: casi 700 partidos en todo el mundo ‚Äď380 de ellos en Europa‚Äď sospechados de manipulaci√≥n por las mafias de apuestas ilegales provenientes de Asia.

El anuncio de Europol implica el reconocimiento de que el problema no est√° en lo que suceda con empresas como Bwin o Betfair, muy controladas a esta altura y con un caudal de apuestas comparativamente menor si se las contrapone con lo que se genera desde Asia. Las federaciones deportivas internacionales parecen ir, con demasiada frecuencia, muy por detr√°s de las mafias. As√≠, el tenis present√≥ en forma pomposa hace ya a√Īos su ‚ÄúUnidad de Integridad‚ÄĚ, y una de las primeras medidas fue la de prohibir laptops en las tribunas de los torneos para impedir que desde all√≠ se canalizara la informaci√≥n a las mafias. El inmediato ‚Äúboom‚ÄĚ de los smartphones pronto super√≥, en cierta forma, esa candorosa medida.

‚ÄúHay que adaptarse a las nuevas tecnolog√≠as‚ÄĚ, dijo Nicola Arzani, vicepresidente de la ATP, que cuenta en cada torneo con un grupo de gente encargada de ver si en las tribunas o en cualquier cancha que se est√© jugando hay alguien ‚Äúpegado‚ÄĚ a su tel√©fono y enviando en vivo informaci√≥n.

M√°s all√° de los intentos, es sabido que en el tenis se apuesta a todo y todo el tiempo, y que el problema no est√° en el livescoring, el resultado en vivo. ‚ÄúTodos saben‚ÄĚ que se arreglan partidos, dijo a√Īos atr√°s el brit√°nico Andy Murray antes de retractarse. Desde qui√©n lo gana hasta cu√°ntos juegos se disputar√°n, pasando por qui√©n sacar√° en el juego de apertura, qui√©n pegar√° el primer smash o de qu√© color ser√°n las medias de determinado jugador.

Pese a los documentos que firman los jugadores antes del inicio de cada temporada, es imposible evitar el flujo de informaci√≥n hacia parientes o amigos en sus respectivos pa√≠ses. O parientes y amigos de sus entrenadores, fisioterapeutas o preparadores f√≠sicos. La posibilidad de ganar dinero sin mover el dedo m√°s que un par de veces es muy tentadora. Lo es tambi√©n en el cricket ‚Äďdeporte de primer orden en Asia‚Äď, que vio a tres jugadores estrella en la c√°rcel en el Reino Unido en 2011. ‚ÄúEl negocio de las apuestas de cricket en India es m√°s grande que el del tr√°fico de drogas‚ÄĚ, dijo Murali Krishnan, periodista de Indio-Asian News Service.

L√≥gicamente, tambi√©n hay graves problemas en el f√ļtbol, el deporte m√°s popular del mundo. Cualquiera que se acerque a partidos de la segunda divisi√≥n en B√©lgica, Dinamarca u otras ligas menores ver√°, asegura Hill, ‚Äú200 o 300 personas en las tribunas y, en una esquina, a chinos hablando por sus tel√©fonos m√≥viles directamente con Shanghai, pasando cada detalle‚ÄĚ. Si un deportista es cazado apostando en Betfair o Bwin con informaci√≥n privilegiada, se trata, grafica Hill, ‚Äúsimplemente de un est√ļpido‚ÄĚ. Dos a√Īos atr√°s, en Budapest, Hill no fue complaciente en su an√°lisis: ‚ÄúEstamos a entre tres y cinco a√Īos de que el deporte en Europa sea destruido‚ÄĚ.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario