May 4 2020
279 lecturas

Pol铆tica

Los efectos de la pandemia llegan al gobierno argentino

Los 铆ndices positivos, en el imaginario social, le siguen sonriendo al presidente Alberto Fern谩ndez, que lleg贸 鈥揺n las 煤ltimas semanas- a bastante m谩s del 80% de valoraciones de ese tipo. Su actitud ante la pandemia fue la del auriga romano que manejando un carro de dos ruedas se transformaba en 铆dolo de multitudes en el circo de la capital del imperio.

De un modo semejante Alberto Fern谩ndez se puso al frente de este drama in茅dito que azota a nuestra sociedad. De todas maneras Alberto y su gobierno vienen de algunos derrapes que, m谩s all谩 de los costos de popularidad que pueden traerle, manifiestan algunas fisuras en algunas de sus pol铆ticas y estructura de poder a las que deber谩 atender y reparar.

Las mieles de un poder ilimitado, que le dio la pandemia al Presidente, parecen faltar en las g贸ndolas del gobierno. La disconformidad de jefes de importantes distritos respecto a las caminatas y el malestar social por las salidas anticipadas de muchos presos, est谩n a la cabeza de esos cuestionamientos.

Da la impresi贸n que la crisis econ贸mica, que se sigue profundizando, perdi贸 鈥損or esta semana- el espacio que ten铆a en la consideraci贸n de la prensa. Pero ello se est谩 produciendo en la medida que crecen, seg煤n los medios, ciertas incomodidades y desinteligencias al interior del propio gobierno.

Adem谩s del tema econ贸mico, preocupan al gobierno lo que sucede con los presos y las flexibilizaciones en la cuarentena.

Pero algunos desacomodos internos est谩n entre las prioridades a superar. La estructuraci贸n del gabinete 鈥搊bviamente- no fue pensada para esta pandemia que apareci贸 semanas despu茅s de la asunci贸n de Alberto y Cristina. Cuando se arm贸 ese 鈥渆quipo鈥, el eje estuvo puesto en una adecuada distribuci贸n de los intereses internos para que fueran manejables las naturales diferencias entre el Presidente y su Vice.

Eso hizo que dentro de cada estructura se repitiera este fen贸meno de equilibrios internos. M谩s de una vez esa necesidad estuvo por encima de la aptitud de tal o cual funcionario para el lugar que se le asign贸 en ese reparto. Esa modalidad organizativa tampoco ayud贸 a darle eficacia y celeridad al funcionamiento administrativo de diversas 谩reas. Ese tema, m谩s algunos inesperados errores individuales, llevaron a la necesidad de reacomodos.

La baja de Alejandro Vanoli, al frente del Seguro Social (ANSES) responde a ese tipo de problemas, y all铆 otra kirchnerista reemplaza al K ca铆do en desgracia. De un modo semejante sigue vacante la Secretar铆a de Energ铆a. Su titular, el 鈥渆specialista鈥 nuclear Sergio Lanziani, est谩 fuera de carrera, por algunos affaires personales, sin que se haya conocido su renuncia o reemplazo.

Al servicio de la econom铆a llega el 鈥渃ontagio administrado

Esta denominaci贸n la proporcion贸 Daniel Goll谩n, Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Lo hizo como se帽alando la diferencia con la actual 鈥渃uarentena administrada鈥 y se帽alando el mayor 茅nfasis que se le dar铆a a la vuelta al trabajo, como una cuesti贸n vital que vincule 鈥揷omo debe ser- salud y econom铆a.

Estos cambios, no oficializados, se corresponden con algunas cuestiones que confluyen y preocupan al gobierno. La falta de actividad econ贸mica es uno de esos temas, de lo cual se deriva que es el Estado el que tiene que ir en 鈥渁yuda鈥 de trabajadores y empresarios.Qui茅nes pueden salir hasta 500 metros en cuarentena: 驴se necesita ...

Otra evidencia de esta situaci贸n la da el hecho de la reducci贸n recaudatoria en municipios, provincias, naci贸n y empresas que prestan servicios p煤blicos. Por 煤ltimo, esas deficiencias tienen una sola forma de compensaci贸n y ella es la emisi贸n estatal. Ante el parate de la econom铆a dicha emisi贸n tiene l铆mites.

La idea del 鈥渃ontagio administrado鈥, se podr谩 aplicar seg煤n modos productivos o laborales, tipos de comercio, actividades deportivas, de esparcimiento o educativas y de acuerdo a las caracter铆sticas sanitarias de cada lugar. Esta medida tiene su origen en el hecho que el virus no tiene remedio y la llegada de la vacuna tiene naturales demoras.

A eso hay que agregar la imposibilidad de mantener una cuarentena eficaz por un tiempo indefinido. Ante ello, el 鈥渞emedio鈥 que queda es la autoinmunizaci贸n. Es decir que el virus deje de circular porque la mayor parte de la poblaci贸n ha sido inmunizada por haber sido contagiada con ese virus.

Seg煤n las estimaciones existentes eso supone que entre un 60 al 70% de la poblaci贸n haya sido contagiada. Eso habla de millones de personas y una perspectiva de muy largo plazo. A menos que una ma帽ana nos despertemos con que algo 鈥渕谩gico鈥 haya terminado con esta peste.

Eso tampoco debe descartarse, como aconteciera en el 2009 con la Gripe A y su repentino final cuando fue trascendiendo el negocio del Tamifl煤, un remedio que produc铆a una empresa vinculada al Secretario de Defensa de los EU.

 

Presos y caminatas de 500 metros; parsimonia parlamentaria

Pero hay varios temas cuya evoluci贸n interesa a los inquilinos de la Casa Rosada. La cuesti贸n de las libertades de presos y las caminatas de esparcimiento hasta los 500 metros del sitio donde vive, son temas en los que el gobierno no encontr贸 la forma adecuada de comunicarlo y aplicarlo, temiendo por sus efectos pol铆ticos en la poblaci贸n.

En ambas situaciones el gobierno (el Ejecutivo) trat贸 de poner distancia respecto a tal situaci贸n, pero eso no lo favorece, porque erosiona al liderazgo presidencial. En el caso de los presos, luego de un gesto inicial de favorecer ciertas libertades y ante los riesgos de la pandemia, la situaci贸n 鈥搈otines mediante- se desbord贸 transform谩ndose en un duro problema pol铆tico.

En el caso de las caminatas de esparcimiento, la perspectiva de 鈥渁brir鈥 esa posibilidad desat贸 una respuesta in茅dita. Las m谩ximas autoridades de los cuatro principales distritos del pa铆s (Buenos Aires, Capital, C贸rdoba y Santa Fe) resolvieron que ellos no aplicar铆an ese criterio. Ese cortocircuito llam贸 la atenci贸n, hizo las veces de aviso al Presidente que tendr铆a que ser m谩s cuidoso en sus relaciones con las autoridades de los distritos.

Con parsimonia, demasiada parsimonia, ambas C谩maras quieren recuperar alguna forma de funcionamiento. Su par谩lisis durante todo el mes de abril fortalece la opini贸n cr铆tica que tiene, sobre esas instituciones, la mayor parte de la opini贸n p煤blica.

 

*Analista pol铆tico y dirigente social argentino, asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario