Mar 18 2005
254 lecturas

Economía

Los errores del Banco Mundial

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

(Lima). Ahora que James D. Wolfensohn anuncia retirarse de la presidencia del BM, el Nóbel de Economía Joseph E. Stiglitz, considera que la elección de los dirigentes de las instituciones internacionales es un anacronismo histórico que socava su eficacia y constituye una burla del compromiso de los países del G-7 con la democracia. En este caso la democracia no existe.

El proceso de designación, establecido hace sesenta años, cuando se fundó el BM, se enmarca en un acuerdo según el cual un americano dirigiría el Banco y un europeo el FMI. En EEUU, todos los nombramientos presidenciales importantes deben ser ratificados por el senado; pero la presidencia del BM es un nombramiento que no está sujeto siquiera a audiencias en el Congreso.

“Lo que está en juego en el BM no es menos importante. Están de por medio: las vidas y el bienestar de miles de millones de habitantes del tercer mundo. Dependen de una guerra mundial contra la pobreza”, agrega.


Falta de autonomía y armamentismo

El código internacional propuesto por varios Premios Nóbel de la Paz rechaza los suministros de armas a regímenes no democráticos, porque las ventas militares indiscriminadas fomentan la inestabilidad política y las violaciones de los derechos humanos. Uno de ellos, Oscar Arias, ex presidente de Costa Rica –el país que renunció a tener fuerzas armadas– va más allá al señalar que ningún organismo de la banca multilateral condiciona aún a los países en gastos militares para el otorgamiento de préstamos.

El presidente del BM, James D. Wolfensohn, al ser consultado por Cambio16, dijo que su institución no tiene permiso para involucrarse en las decisiones políticas de los países, pero sí busca que los gobiernos se mantengan dentro de ciertos límites razonables. “Hacemos todo lo que podemos para tratar de alentar a los gobiernos a que se den cuenta que es mejor invertir en educación y salud que en armamento.

“Esto es algo que tenemos que apoyar porque si se quiere invertir más en educación, se deben obtener los fondos de alguna manera y se puede lograr reduciendo los gastos militares. Pero no todos los presidentes están de acuerdo necesariamente con esta posición”, comentó.

En efecto, el armamentismo está muy latente en la Región y asociada a las fábricas de armas, de propiedad de las grandes corporaciones que registran alta participación en los PBI de sus países de origen. Venezuela –en tratativas con España– y Chile han anunciado meses atrás impresionantes “inversiones” en este rubro y los países vecinos comienzan a preocuparse.

Caso Perú

Analizar el rol del BM en AL, y específicamente en el Perú, donde el BM coloca unos 200 millones de dólares, puede explicar de alguna manera los urgentes cambios que requiere esta institución. El caso de la Comisión Nacional de Apoyo a Poblaciones Amazónicas y Afroandinas –Conapa– es emblemático para demostrar que su prédica a favor de la inclusión económica y social sigue siendo válida, realmente actual.

“Nuestro sueño es un mundo sin pobreza”, es el lema del BM, organismo financiero que asegura “ser una institución excelente, capaz de atraer, entusiasmar y cultivar a un personal diverso y dedicado, con aptitudes excepcionales, que sepa escuchar y aprender”.

Efectivamente, en los últimos años los pueblos indígenas encuentran mayor eco internacional en medios académicos e instituciones financieras que animan la economía de mercado y la globalización con equidad social.

fotoEn el Perú, al empezar el gobierno del presidente Toledo, hubo mucha expectativa sobre las reivindicaciones de los indígenas. Medios de comunicación de mucho prestigio no tuvieron límites para destacar las ofertas electorales de la pareja Toledo-Karp y de su entorno político.

En ese clima apareció la Conapa, y el BM fue una de las primeras organizaciones que facilitó recursos para impulsar programas para las comunidades aborígenes. Uno de esos proyectos –con registro P06049 se proponía el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y Afroperuanos, y para su ejecución destinó cinco millones de dólares. La propuesta, aprobada el 10 de febrero del 2000, debería concluir el 30 de junio del 2004. ¿Cuáles son los resultados? Esa es la gran incógnita.

El 24 de junio del 2003, los pueblos andinos, amazónicos y afroperuanos debieron proclamar a sus nuevos dirigentes, elegidos en un proceso democrático, que debería contar con el apoyo de diferentes instituciones públicas y privadas que mantienen vínculo con estas poblaciones representativas de más del 40% de la población nacional.

Sin embargo las elecciones –que fueron convocadas por la CONAPA con la finalidad de renovar a sus 25 miembros, representantes del sector público, intelectuales y de las poblaciones comprometidas– no se realizaron por falta de interés de la propia organización convocante.

El ejercicio democrático en las organizaciones nativas constituye un tema clave para llevar adelante programas de reconocimiento y titulación de las tierras de las comunidades y participación en el censo programado para el 2004. Así se dispondrían de instrumentos para participar adecuadamente de los recursos naturales ubicados en sus territorios y establecer derechos de propiedad intelectual y reforzar la identidad cultural como un valioso activo nacional.

El propio presidente del BM, James D. Wolfensohn, confiado en los virtuales logros de la inversión en el Perú, incluyendo los de la Conapa, declaró a Cambio16 que el objetivo es buscar la paz mediante el desarrollo, alentando reformas sustanciales para garantizar una gobernabilidad transparente.

“No es necesario estar mucho tiempo en el Perú para darse cuenta del clima de tensión y enfrentamiento político que se vive”, advirtió el representante del BM; sutil crítica a quienes han perdido la visión de este país, de grandes riquezas culturales e históricas que no son valoradas en su justa dimensión.

Se trataba de una aguda reflexión de un viajero importante, que viene de los EEUU, el país que en 1993 fue responsable del 73% de las ventas de armas al mundo en desarrollo, 90% de sus “clientes” militares de ese año no eran democracias y más de tercios eran denunciados como violadores de los derechos humanos.

El desorden administrativo descubierto recientemente en la Conapa encuentra responsabilidad compartida con el BM, pues sus especialistas laboraban muy de cerca con la Comisión que presidía la señora Eliane Karp. Ambas entidades convocaron a concursos para diversas plazas, pero no se hicieron públicos los resultados y los recursos del BM terminaron en sueldos privilegiados para centenas de asesores allegados al partido de gobierno Perú Posible, entre otras irregularidades que los jueces deben aclarar y sancionar.

Los delegados de las poblaciones nativas expresaron tímidamente su malestar y marginación en las decisiones, y la prensa no advirtió la dimensión del problema. El silencio es la táctica del BM y la Conapa.

Semanas atrás, la Fundación de ONU y Quest International organizaron en Lima un primer seminario para periodistas sobre los Objetivos del Milenio. Todas las instituciones del sistema de ONU participaron con sus exposiciones, pero el BM evadió su presencia aduciendo, en la víspera, que el equipo técnico tenía que estar en Bolivia, país que también sufre una profunda crisis, precisamente porque la receta económica del BM no ha funcionado. El BM en esta parte del mundo se maneja con la prensa, mediante comunicados oficiales de ultramar y con declaraciones de misioneros urgidos de tiempo.

Asilo dorado

Otra referencia gris: según la prensa, en Buenos Aires el ex ministro de Economía Jorge Baca Compodónico, prófugo de la justicia peruana, sigue gozando del cómodo exilio con recursos del BM. Van tres años que ese funcionario se aburre en el Sheraton porteño, por lo que no es extraño verlo en las noches en algún café de la capital argentina.

Campodónico está acusado por su complicidad con la red mafiosa de Vladimiro Montesinos para la creación de un sistema de tributación que privilegiaba a los allegados al régimen fujimorista.

Aclarar el caso Conapa permitirá medir hasta dónde es posible corregir los errores de la cooperación internacional y de sus intermediarios, tomando muy en serio el testimonio de los beneficiarios de los recursos. La ética y la moral pública son factores claves para mantener el prestigio.

Por eso, es bienvenido el gesto del ex director técnico de Conapa, César Alvarez Falcón, quien reclama el esclarecimiento público de los involucrados, incluyendo la primera dama de la nación. Por esta razón está sufriendo intimidaciones de diferente tipo. Alvarez, en su reciente libro la Riqueza natural de la nación, la gran parodoja reflexiona sobre el desarrollo del Perú, condicionado a un previo pacto cultural, porque es un país secularmente escindido.

Si el presidente Toledo ventila las dudas sobre esa comisión emblemática de apoyo a los pueblos nativos, la ciudadanía volvería a creer en aquel campesino del caserío Ferrer, en el departamento de Ancash, que conquistó universidades de prestigio, laboró como experto en el BM y la antropóloga Karp, cuyos libros también evidencian una loable preocupación por los grupos sociales excluidos.

El Estado peruano en los últimos años ha propiciado iniciativas legislativas, ha creado la Comisión de la Verdad, el Ministerio de la Mujer, Fondo de Compensación Social y otras entidades, que la ONU ha constatado como parte de un proceso de reformas sociales. La reestructuración de la Secretaría Técnica de Asuntos Indígenas y Amazónicas para convertirse en una Comisión Nacional también debió de entenderse en ese mismo objetivo.

Los índices de pobreza en función de la etnia y al territorio en el cual se habita, ratifican que en la población cuya lengua materna es nativa, el analfabetismo es impresionante y el acceso a la universidad es ínfimo, imperceptible. Abandonar los objetivos democráticos en Conapa revela en la práctica el poco interés por respaldar el desarrollo de los pueblos nativos.

Otra realidad son los procesos de Bolivia y Ecuador, donde la presencia popular en las decisiones del Estado es cada vez más intensa e integradora, y por cierto preocupante para posiciones autonómicas de parte de empresarios de Guayaquil-Quito y Santa Cruz de la Sierra-La Paz.

——————————

* Periodista peruano, miembro del comité editorial de Gestión, diario de economia de Perú, y corresponsal de Cambio16 de Madrid.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario