May 1 2010
1050 lecturas

Ciencia y Tecnología

Los iSymptoms o el peligro de usar iPhone (y otros)

Ariel Torres.*

Los mundos denominados de la informática y la tecnología de la comunicación electrónica (que tienden a ser un solo ambiente) viven —se desarrollaron— entre guerras y guerrillas. El analista Ariel Torres suma una preocupación mayor: las enfermedades probables o, mejor, inevitables, del usuario de esos adminículos. Males para los que parece no haber vacunas ni tratamiento.

Usted puede estar muy contento con su iPhone. Y si consiguió la iPad creerá haber tocado el cielo con las manos, literalmente (en rigor, es una pantalla sensible al tacto de tipo capacitivo, pero adelante, lo entiendo).

Sin embargo, y aunque no lo saben aún, algunos usuarios de estos dispositivos están corriendo un serio riesgo. No notarán ninguna diferencia al principio. El mal se instalará poco a poco. Hasta que sea tarde.

Un día, el menos esperado, el flagelo del iPhone, agazapado durante meses, atacará con virulentos síntomas tan pronto la pobre víctima intente usar un equipo de cualquier otro tipo. Lo sé, primero, por informes susurrados furtivamente en el submundo informático y, segundo, porque tengo un iPhone y, a la vez, debo probar numerosos otros dispositivos a diario. He experimentado en carne propia los así llamados iSymptoms,

Advertencia importante

Antes de seguir con lo que —adelanto— no es un texto apto para espíritus sensibles, me veo obligado a aclarar que ésta es una de mis bien conocidas columnas humorísticas ( http://es.wikipedia.org/wiki/Humor ). Tomársela en serio, creer que encubre una campaña en contra o en favor de Apple, enviarme mails vitriólicos para que pida disculpas públicas o cualquier otra forma de reacción que no sea la risa ( http://es.wikipedia.org/wiki/Risa ) o, al menos, una tenue sonrisa ( http://es.wikipedia.org/wiki/Sonrisa ) sólo podrá interpretarse como un síntoma de esta progresiva fijación con el iPhone y sus parientes.

Señales

Luego de los primeros 15 días de usar un iPhone y, todavía peor, una iPad, la persona propensa puede desarrollar algunos de estos síntomas:

    * Operar los botones de Windows usando los dedos directamente sobre el monitor. Paulatinamente, se pierde la capacidad de utilizar el mouse (sí, incluso un mouse Apple).

    * La exposición constante a un iPhone causaría la pérdida definitiva de la coordinación para el clic y doble clic. La rehabilitación con un mouse de un solo botón durante seis meses -me dicen- ha probado ser la única cura, por ahora.

    * Existen reportes que indican que las víctimas de este mal arrojan a la basura el lápiz plástico que acompaña otros equipos, creyendo que forma parte del embalaje.

    * Son también bastante comunes los arranques de ira al usar las pantallas sensibles de los cajeros automáticos, que derivan en violencia física y consiguiente daño a la propiedad del banco. Ha habido arrestos. "No pensé que ese cajero fuera tan sensible", argumentó uno de los imputados, todavía con el martillo en la mano.

    * Buscar el botón inicio en el tablero del ascensor, en lugar de presionar simplemente planta baja.

    * Saberse de memoria los diálogos de películas como The Island y Minority Report .

    * La mención de la frase crear tus propios ringtones gratis puede producir desde cefaleas leves hasta severas convulsiones. Otros términos a los que la víctima se vuelve progresivamente alérgica son: multitarea y autofoto .

    * La persona afectada comenzará a evitar en su PC (también compatible con Mac) cualquier sitio Web que use tecnología Flash, lo que puede probarse fácilmente revisando su historial en el navegador. Luego, procederá a desinstalar Flash de su computadora.

Según un estudio, el paciente termina por creer, con total honestidad, que Flash, simplemente, no existe. Se sabe de una persona con iSymptoms que dijo haber descubierto el complejo cifrado que convierte la palabra Flash en las siglas HMTL5 . "Observe, además, que el número de caracteres es idéntico, y no por casualidad es 5", explicó en una entrevista médica. Y añadió:

"Es el mismo número que los elementos aristotélicos, sin mencionar que actualmente según los mayas vivimos en el Quinto Mundo. Por otro lado…" (El discurso continuó por exactamente cinco horas.)

    * Con toda claridad, la facilidad de uso del iPhone y sus dos hermanos, la iPad y el iPod Touch, es la que trae consecuencias más significativas. En al menos una docena de ocasiones se ha informado de personas que intentaron abrir la puerta de la casa pasando el dedo de izquierda a derecha sobre su superficie.

    * Menos común, pero ciertamente más riesgoso, es el caso de los automovilistas que intentan cambiar la luz de los semáforos o mover vehículos de lugar usando los dedos sobre el parabrisas. La excusa más común: "Me pareció que había una manchita…"

    * "Cuando una computadora se cuelga, uno se irrita. Cuando se cuelga un celular, uno se irrita. Si se cuelga la cámara de fotos, uno se irrita. En cambio, cuando se cuelga el iPhone, sufrís una crisis de fe ". Frases de esta clase son características y suenan a humorada. Pero jamás deben tomarse a la ligera.

    * Se requiere intervención inmediata si el usuario de iPhone le dice a un radiograbador Reproducir / aleatorio luego de presionar durante tres segundos el botón de Play.

    * Es caso perdido si le dice a su cónyuge Llamar / Taller luego de presionarle el hombro durante tres segundos. La familia entera tiene un problema si el cónyuge, como consecuencia, procede a llamar al taller. El barrio tiene un problema si, por añadidura, el mecánico se acerca al auto y profiere: Abrir / Capot.

    * Si el día comienza con el cónyuge diciendo: "Soñé que mi iPhone tenía un botón de hardware para sacar fotos", cuidado.

    * Si lo primero que le dice al volver por la tarde es: "¡Hoy fue un gran día, aprendí cómo hacer capturas de pantalla con el iPhone!", es algo serio.

    * Y si además procede a demostrar el procedimiento (mantener apretado el botón de bloqueo y luego presionar una vez el de Inicio), hay que llamar al médico.

    * Si sólo usa programas como el Cat Piano o Dog Whistler para llamar a su mascota, atención.

    * Si la mascota, además, viene, es epidemia.

    * Amo mi iPhone, Extraño mi iPhone y otras manifestaciones de esta clase deben alertar a familiares y amigos sobre un posible brote de iSymptoms .

    * Por último, y especial atención con esto. Perder el celular o que nos hurten la notebook son experiencias desagradables que nos complican la vida y nos hacen perder dinero. El usuario de iPhone afectado de iSymptoms se impondrá, además, un período de duelo.

¿Y por casa cómo andamos?

Ahora, y hablando en serio, he tocado la pantalla de la netbook o la cámara digital, intentando controlar así su interfaz, en más de una ocasión. Fue un acto reflejo, claro. Pero muy significativo. Usar las manos para manipular pantallas es tan natural, obvio y directo que uno se habitúa de inmediato y a la mente le cuesta regresar a la interfaz de botones.

Alguien escribió una vez, hace mucho, en una revista de tecnología de los primeros años de la informática, que dibujar en una PC usando el mouse era como hacerlo con una papa apoyada en un plato mirando un espejo. Creo que era una nota donde se revelaban las bondades de las tabletas digitalizadoras.

El paralelismo es inevitable: para los que ya han probado las pantallas táctiles realmente bien diseñadas, y la del iPhone y sus hermanos están primeras en eso, sienten que volver al método antiguo es inconcebible. Como volver al DOS, la cinta perforada o el teléfono de baquelita. Esto, al menos en mi caso, hace que los defectos del iPhone y de la iPad resulten todavía más enojosos.

En total, estoy seguro de no ser el único que ha padecido los iSymptoms . ¿Qué me cuentan?

* Periodista, escritor.

Columnista del diario argentino La Nación, donde se encontrarán otros enlaces importantes.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario