Nov 15 2019
610 lecturas

Despacito por las piedras

Los oportunistas



Uno de los graves problemas de presidentes, líderes, dirigentes de izquierda o progresistas, es que les fascina rodearse de oportunistas. Unos por sus propias inseguridades, otros porque se sienten bien cuando los pasan alabando, otros porque no les gusta tener cerca gente con pensamiento crítico, otros porque es más fácil vivir engañados sin hacerse problemas hasta que todo se caiga y otros por pura ingenuidad.

También ocurre en las ONGs de todo tipo, en las empresas, en el deporte, en las familias, en los sindicatos y más… mucho más. En la derecha también, claro está, pero ahí se supone normal y no me preocupa. En cambio en la izquierda es muy preocupante porque el oportunismo puede liquidar proyectos importantes.

Nadie se salva: desde los más centristas hasta los más radicales y ¿revolucionarios?, se rodean siempre de algún oportunista. Supongo ahora que es la condición humana. Tal vez por eso es siempre pertinente recordar aquello del hombre nuevo del Che, bueno del ser humano nuevo, porque no habrá proceso revolucionario de verdad, de cambios profundos y estructurales, sin una revolución dentro de los seres humanos.https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSHgDBMyn3_BQer6lkFzUdcmqk0sS1AFKeYZtCESl4-vPoGNUEt&s

Pero bueno, en los oportunistas siempre hay dos tipos: los inteligentes y los que no lo son. Los primeros a veces pueden ayudar, incluso bastante, con su inteligencia, pero no dejan de ser oportunistas. Los segundos son un peligro porque no aportan nada, no ayudan y su único papel es contribuir a que todo se vaya al despeñadero. También están los que siendo parte de los segundos se creen de los primeros. Esos, cuando tienen poder de convencimiento, son los más peligrosos, porque además de ayudar a que todo se vaya al despeñadero, hacen creer que fue lo mejor.

Entre los oportunistas también hay otras clasificaciones: los de izquierda verdaderos, los de izquierda farsantes y los que siendo parte de los segundos hacen creer que son de los primeros. También están los oportunistas valientes, los cobardes y los que siendo parte de los segundos, hacen creer que son de los primeros. Hay más clasificaciones, pero esas quedan para después. En todo caso, si hacemos un estudio profundo de los oportunistas, tal vez encontremos el origen de muchos traidores y traiciones… En fin..

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario