May 31 2015
495 lecturas

Despacito por las piedras

LOS PROBLEMAS DE LA UNION EUROPEA Y LA NUEVA REALIDAD DE ESPAÑA

Se sabe que, desde hace varios años, la Unión Europea viene atravesando una fuerte crisis. Muchos de los países europeos, particularmente algunos del sur de ese continente, no logran zafar de la embarazosa situación económica en la que se encuentran. A eso se le agrega que Gran Bretaña, uno de sus miembros más importantes y ambiguos, duda si permanecer o no dentro de la comunidad europea. Esta semana el gobierno británico anunció un referéndum –antes de 2017- para decidir si forman parte o no de la comunidad europea. Simultáneamente se observa el crecimiento de sectores nacionalistas, como ocurre con Polonia, poco afectos al mantenimiento de la Unión Europea. Este fenómeno de disconformidad se está extendiendo y una izquierda que va algo más allá de la tradicional social-democracia está tomando cuerpo en algunos países en crisis. Eso aconteció en Grecia hace algunos meses y el domingo pasado se produjo algo semejante en España.

La semana pasada a se señaló de qué modo PODEMOS, expresión de esa nueva izquierda española, abandonó algunas de sus premisas de cambios radicales, moderó lenguaje y propuestas buscando abarcar un electorado más amplio.

El domingo pasado hubo elecciones regionales y los candidatos impulsados por esta nueva fuerza –PODEMOS- recogieron una avalancha de votos lo que les está permitiendo colocar la nueva alcaldesa (Intendenta) de Barcelona y posiblemente las de Madrid, Zaragoza, Coruña y Cádiz. En todos los casos, este nuevo agrupamiento político no participó con su nombre y una plantilla propia sino formando parte de alguna alianza regional más amplia con la cual alcanzaron los mencionados resultados.

Si bien el Partido Popular (PP), actualmente en el gobierno, resultó la fuerza con mayor número de votos –en la suma de toda España- su deterioro ha sido generalizado y está perdiendo el gobierno de las principales ciudades españolas. La oposición del social demócrata Partido Socialista Español (PSOE) también perdió fuerzas. También emergió una nueva fuerza conservadora, se trata de CIUDADANOS y reunió alrededor del 6,5% en todo el país. El gobernante PP perdió el 27% de sus votos y la oposición del PSOE el 25%. De confirmarse esta tendencia se habrá terminado en España el bipartidismo que gobierna ese país desde la muerte de Francisco Franco en 1975. Habrá que ver si el progresismo –ahora moderado- de PODEMOS logra consolidarse y producir los cambios que España espera, o si solo será un maquillaje frente a la grave crisis por la que atraviesa ese país. Dos son –hoy- los grandes problemas en debate: Si continuar o no con el ajuste actual y cómo llevar adelante un efectivo combate a la generalizada corrupción.

Juan Guahán, Question

 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario