Mar 22 2014
776 lecturas

Pol铆tica

LOS REFERENDOS INDEPENDISTAS

El domingo pasado el pueblo de Crimea fue convocado a un refer茅ndum para consultarlo si quer铆a la independencia respecto de Ucrania. Estados Unidos y los pa铆ses europeos se opon铆an al mismo. Como ya se dijo, nuestro pa铆s acompa帽贸 esa posici贸n. Cristina, en su reciente gira por Europa, manifest贸 la 鈥渃ontradicci贸n鈥 en el voto de esos pa铆ses que se oponen a ese refer茅ndum mientras alientan su realizaci贸n en Malvinas. Argentina, que se opuso al refer茅ndum en Malvinas, mantuvo su coherencia diplom谩tica.

Sin embargo tambi茅n cabe otra reflexi贸n sobre el tema. Los refer茅ndums sobre independencia, de alguna manera se asemejan a las 鈥渞eivindicaciones nacionalistas鈥 y tambi茅n tienen dos lecturas, seg煤n el lugar desde el cual se las mire. El nacionalismo de los pa铆ses centrales (Estados Unidos y Europa) responde a los intereses de sus poderes dominantes 鈥揺l gran empresariado de esos pa铆ses-, que ven en ese 鈥渘acionalismo鈥 una forma de mantener, consolidar y ampliar sus ganancias, poder y 谩rea de influencia. En cambio, el nacionalismo en los pa铆ses sometidos es parte del sentimiento m谩s profundo de sus sectores populares en la lucha por defender sus intereses y la independencia de su patria. Desde esta misma consideraci贸n los refer茅ndums en los pa铆ses centrales no son bien vistos por sus respectivos sistemas de dominaci贸n dado el riesgo que debiliten a esos Estados y reduzcan su peso e influencia econ贸mica, pol铆tica y militar. Es por eso que estos pa铆ses alientan el refer茅ndum en nuestras tierras (Malvinas) pero lo niegan en las propias (Europa). A ellos no les preocupa la 鈥渃ontradicci贸n diplom谩tica鈥, en ambos casos defienden sus intereses, que es lo que s铆 les interesa. Sostienen la fuerza de la actual Uni贸n Europea, procurando incluir a Ucrania en la misma y no permitir que se le disgreguen territorios.

Nosotros deber铆amos prestar atenci贸n a esa forma de comportarse.

El caso de Crimea constituye un foco de perturbaci贸n -de la situaci贸n internacional- entre los occidentales europeos y los rusos, de alcances dif铆ciles de predecir. All铆, ambos, ya guerrearon entre 1854 y 1856, por razones estrat茅gicas no muy diferentes a las actuales. En aquella oportunidad, sobre centenares de miles de muertos se firm贸 la paz en Par铆s, con duras condiciones para los moscovitas. En todas esas situaciones, transitadas por Crimea, no se plantea su independencia real, sino de c贸mo va cambiando de manos, acerca de qui茅nes son sus padres, si los intereses occidentales o los de la renaciente Rusia.

Dicho lo anterior cabe otra reflexi贸n sobre lo que est谩 aconteciendo en varios sitios de Europa. En medio de la actual crisis, sufre la presi贸n de otros refer茅ndums independistas, con ra铆ces en cuestiones ancestrales que 鈥揺n estos tiempos de 鈥渧acas flacas鈥- son realimentados por razones econ贸micas. Es por eso que en la mayor parte de los casos se trata de las regiones m谩s ricas que parecen no estar dispuestas a pagar la crisis de sus antiguos connacionales m谩s pobres. En Catalu帽a, la regi贸n industrial por excelencia de Espa帽a, se preparan para votar el 9 de noviembre su independencia. Pero antes, el 18 de setiembre, se votar谩 en la rica Escocia, para saber si esta regi贸n deja de pertenecer o no al Reino Unido, del que forma parte junto a la Gran Breta帽a. Los separatistas flamencos, que controlan un tercio del territorio pero aportan el 60% del PBI de B茅lgica, quieren abandonar el sur franc贸filo y proclamarse independientes. El norte rico de Italia, Milano y el Tirol profundizan sus presiones tras una independencia, cansados 鈥揹icen ellos- de financiar a los pobres del sur italiano.

Juan Guah谩n, Question

 

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A帽adir comentario