Nov 17 2012
907 lecturas

Despacito por las piedras

Los uniformes y el sexo

Décadas atrás, cuando la carrera militar era un camino para el ascenso social, era difundido el comentario acerca de cómo el uniforme ayudaba al “acercamiento” de los jóvenes varones con las mujeres (en aquellos tiempos no había policías ni militares mujeres). Pero, en estas breves líneas, no se  hará ningún ensayo sociológico o histórico sobre este tema. No, los datos tomarán otro rumbo. Sí, se trata de uniformes y sexo, también de pasiones, envidias, celos y traiciones, pero entremezclado son algunas cuestiones de severa política mundial y motivaciones a las que estos hechos pueden estar encubriendo.

David Petraeus, general de 4 estrellas amigo del Presidente Barack Obama, era Jefe de la CIA y pintaba como un futuro político que podía llegar a pelear la Presidencia de los Estados unidos. Estaba casado y tenía una amante, Paula Broadwell, también militar y biógrafa personal (demasiado personal) del aludido general. Hay otra mujer Jill Kelly, que también habría tenido “cruces” con dicho militar.

Bradwell le pidió o la amenazó por correo electrónico para que se alejara de “su hombre”. La Kelly hizo la denuncia y cómo dice el chamamé “se armó la discusión”. En la “investigación” surgió, a su vez, que la Kelly había intercambiado 20 mil mensajes “afectuosos” con del General John Allen, propuesto para comandar las tropas de la NATO en Europa. Personajes demasiado importantes para que todo sea casual y trascienda un par de días después de la elección del nuevo Presidente. Todo esto ¿tiene que ver con el asesinato del embajador norteamericano en Libia, con los riesgos de guerra en Medio Oriente?, ¿es un ajuste cuentas entre FBI y la CIA?, ¿está dirigido contra Obama?

Juan Guahán

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Anibal Forje
    21 noviembre 2012 16:55

    Tiene que ver con el embajador norteamericano asesinado en Libia, pero principalmente por el manejo de las relaciones con grupos terroristas, que ahora aparecen aliados, por ejemplo Al Qaeda. Al Qaeda como la Hermandad Musulmana no son grupos homogéneos y Estados Unidos a través de la CIA e Israel a través del Mossad, usan el fanatismo religioso en beneficio propio. Se da el caso de que los espías judíos se hacen pasar por norteamericanos, para inducir determinados crímenes, como los científicos iraníes asesinados. Lo que pasa que si le dicen que son judíos, no transan.

  2. Eduardo Minguzzi
    27 noviembre 2012 22:35

    La inteligencia politica parece de ficcion.