Mar 5 2016
491 lecturas

Despacito por las piedras

LULA LLEVADO A DECLARAR POR LA FUERZA

Por si quedaban dudas sobre el sentido de los cambios políticos que se están produciendo en la región, el viernes vimos como Luiz Inácio “Lula” Da Silva –desde el 2003 al 2011 presidente brasileño- era detenido y conducido por la fuerza a prestar declaración. Para muchos se trata del Presidente brasileño más exitoso de toda la historia. Según cifras de organismos internacionales habría sacado de la pobreza a 28 millones de personas. Unos 200 agentes policiales fueron a su casa, a las 6 de la mañana, para detenerlo y llevarlo a declarar por la fuerza. Nunca había sido citado y se lo detuvo bajo la figura de “declaración coercitiva”. No quedan dudas que fue un “show” legal destinado a producir efectos políticos nacionales e internacionales. A cinco años de haber dejado el gobierno la imagen positiva de Lula ronda el 40%. Es el candidato más firme para suceder a Dilma Rousseff. La acusación gira en torno a la investigación por corrupción en el gigante petrolero Petrobras.

Nuevos aires soplan en la región. La situación de aquel muchacho nordestino que llegó a la periferia de San Pablo, para procurarse un futuro mejor, cargando su férrea voluntad junto a la miseria que lo acompañaba; quien fuera –hace 35 años atrás- el líder de las grandes huelgas metalúrgicas; el fundador del Partido de los Trabajadores (PT) que lo llevó a ser Presidente durante dos períodos; es una rotunda prueba de la característica de los tiempos que corren.

Da la impresión que, como quienes gobernaron en nombre de los trabajadores no fueron “hasta el hueso” en los cambios realizados, los dueños del gran capital vienen por la consolidación, recuperación plena y amplificación de sus tradicionales privilegios.

Juan Guahán

 

 

 

 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario