Jul 18 2012
4401 lecturas

HumorNoticias

MacDonald’s / Terrorismo, tratados y ratones intrusos

En Temuco, ciudad del sur de Chile, un consumidor molesto y molestoso perturbó la marcha de las hamburguesas MacDonald’s al reclamar airado porque en su “mac” (carne molida, no computador) encontró una cola de ratón entre la lechuga y la mayonesa y el ketchup y otras porquerías. Su reclamo se suma a miles de semejantes —no por la cola del ratón de marras— que suelen producirse en el mundo. Declara en EEUU portavoz de la empresa.| NICOLÁS GOMARRO.

 

Con cierta premura las autoridades de salud se movieron; y porque MacDonald’s es una empresa de fama, primero se hicieron presente en la fábrica de hamburguesas que provee a la trasnacional —de paso ese paso de salubridad alimentaria derrumbó el mito de que las hamburguesas de la firma son “made at home”— y constataron que ese local, el de la fabricación no el de la vente cumplía, con las normas de higiene, aseo y demás exigidas para la manipulación de productos alimenticios.

 

El fenecido ratón cuya cola se cocinó a la plancha en Temuco, entonces, tuvo residencia en MacDonald’s, no fue un “okupa” o un curioso intruso, era un ratón oriundo del territorio del payaso Ronald en versión chilensis.

 

No consta, pero de seguro más de un cable —modernamente correo electrónico— debe haberse cruzado en las esferas competentes: “¡una cola de rata en MacDonald’s!”. El colmo. Probablemente —y porque es Temuco— se investigó la posibilidad de un sabotaje mapuche. Como toda autoridad y “gente de bien” sabe, lo mapuches no son confiables; pero no hubo novedades en tal sentido. Probablemente también esa línea de investigación (que los medios periodísticos suelen denominar investigativa) no dio frutos —o la cola permaneció callada, insensible al interrogatorio.

 

Extraoficialmente se difunde por estas horas la especie de que un grupo de abogados estudia arduamente el tratado de libre comercio existente entre Chile y Estados Unidos: no vaya a ser que en estos casos el dichoso cuerpo jurídico estatuya que, en caso de colas de ratón, de ir a juicio el contencioso se resuelva en los tribunales de Nueva York, como lo hace en otros casos de irreconciliables diferencias entre corporaciones estadounidenses y la afición local —en Nueva York, por otra parte, prefieren las cucarachas a las ratitas.

 

Preocupa a los jurisconsultos, además, que el TLC exija a los litigantes viajar a EEUU, como dicen los chilenos, “a poto pelado”, no vaya a ser que pretendan transportar bombas terroristas a bordo de la aeronave (en cualquier caso les estará prohibido llevar ratones como testigos presenciales del sacrificio de aquel cuya cola fue duramente mordida por el cliente de MacDonald’s, ni siquiera si son roedores emparentados con el abuelo Mickey).

 

En la tarde del día martes 16 de julio las aguas del encrespado ánimo temuquense (o temukense si el lector prefiere Temuko a Temuco), iniciaron su vuelta al cauce. La administración del MacDonald’s temucano (o temukano, nada que ver con el canytante homónimo) emitió una cuidados (no virulenta, nada de virus: hay ratones de por medio) declaración descartando absolutamente que el ratón —todavía no identificado— haya sido propiedad, mascota o amistad de nadie vinculado al benemérito local.

 

Ronald, desde su sede en el estado de Indiana, EEUU, opinó que “los huesitos de la cola apuntan a una célula terrorista de al-Qaeda que se ubica hacia la Cordillera al Oeste de Temuco, no lejos de la ciudad paraguaya de São Paulo, en el corazón de la selva guayanesa de Chile”. El rostro de MacDonald’s interrumpió su trabajo en el desarrollo de un nuevo tipo de emparedado para la empresa (ver imagen a la derecha) con el objeto de formular la declaración.

 

Repercusiones locales

 

Las autoridades chilenas de inmediato desplazaron un ómnibus, dos zorrillos y tres guanacos para rastrear al grupo pakistaní. Las valientes Fuerzas Especiales vienen de cumplir su período de entrenamiento en combate frente a brigadas estudiantiles.

 

El Ministerio de Economía, por medio de un portavoz embarcado en la nave insignia de una flota especializada en pesca de arrastre, quitó importancia al asunto: “las ventas en MacDonald’s no han bajado de manera notable en Temuco —dijo— y subieron un 30% en los dos locales de Las Condes, pueblito aledaño a la capital, feliz poseedor de un estero y sauces llorones”.

 

Fuentes no confirmadas hicieron trascender que el Presidente de la República entrega todo su apoyo moral a MacDonald’s, razón por la cual invitó a sus ministros a almorzar una sabrosa pizza, líder de ventas, dijo, de esa empresa.

 

Chile respira tranquilo. Aquí no ha pasado nada.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

4 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Silvia Garcia
    31 julio 2012 22:00

    Dos cosas notables de Chile: el fantastico sentido del humor y la educacion para informar

  2. Luís
    2 agosto 2012 2:56

    Lo mejor es hacer las hamburguesas en casa. ALGUNOS EMPRESARIOS SIEMPRE SALEN BIEN SE SUS CUESTIONES.

  3. maria cristina
    15 agosto 2012 16:01

    ovbio,,,,,con plata se compran huevos,,, y calado si se kiere

  4. Luis Hernando
    24 agosto 2012 11:07

    No hubiese estado tan mal que hubiese sido un pernil, pero, la cola? Estaría eso relacionado con las libertades de los TLC? O de lo que vendría con los TTP? ( Trans Pacific Partnership Agreement)