Feb 17 2014
1300 lecturas

OpiniónPolítica

Maduro, no estamos en mayo del 68 sino en febrero de 2014

La asesor√≠a comunicacional, afranceseada y socialdem√≥crata, que rodea al Gobierno Bolivariano en los √ļltimos dos a√Īos, est√° ocasionando una confusi√≥n ideol√≥gica muy peligrosa. Contribuyendo con la desorientaci√≥n, la desbandada y desesperanza en el seno del pueblo.

Para m√≠ fue muy contradictorio ver, el s√°bado pasado, que el escenario de la tarima estaba adornado, entre otros s√≠mbolos, con el s√≠mbolo de la Paz representado en el c√≠rculo, que tiene en su interior un dise√Īo de cuatro l√≠neas en forma de pata de un ave.¬† Este s√≠mbolo estuvo de moda en los maravillosos a√Īos de la d√©cada de 1960, creado y recreado en los pa√≠ses del capitalismo ‚Äúdesarrollado‚ÄĚ. S√≠mbolo que identificaba al movimiento hippie.¬† El otro s√≠mbolo de la paz, tiene sus or√≠genes en la cultura religiosa judeo-cristiana: el de la paloma con la rama de olivo.

Presidente no estamos en Woostock sino en Venezuela

Me fui a la Av. Bolívar este sábado 15 de Febrero, convencido que hay que defender la revolución chavista, que hay que defender al pueblo que creyó en la promesa y en la práctica de Chávez.

Nuestra responsabilidad no se limita a resistir el ataque de la contrarrevolución y del imperialismo a nivel nacional. Sobre tus hombros Nicolás, sobre los hombros de la actual dirección política-gubernamental, y sobre los hombros de todos nosotros, los chavistas, descansa la responsabilidad de defender no sólo a un proyecto nacional, venezolano, sino un bastión de resistencia regional y mundial contra el poder del capitalismo. La derrota moral, militar, política y física del chavismo forma parte de la agenda de los poderes imperiales.

Es por eso que la gente del pueblo y los miembros de las organizaciones revolucionarias, est√°n pendiente de tus palabras de tus mensajes claves. Sabemos que no eres Ch√°vez pero tambi√©n sabemos que no eres el hijo √ļnico de Ch√°vez, que somos los hijos de Ch√°vez, que el pueblo es la madre-padre de Ch√°vez, que todos somos Ch√°vez, que Ch√°vez se intern√≥ en el pueblo

A pesar de la alegr√≠a de encontrarme en medio de una masiva respuesta, por otro lado estaba realmente confundido: el discurso de la Paz contra la violencia provocada por la delincuencia¬† se hab√≠a convertido en el discurso de la ‚ÄúPaz Social‚ÄĚ. Ante tal confusi√≥n, una compa√Īera trat√≥ de explicarme, con una gran dosis de duda y decepci√≥n en sus palabras,¬† que era un acto programado en las jornadas de celebraci√≥n de la llamada ‚ÄúBatalla de la Victoria‚ÄĚ.

Queda claro que no estoy en contra de la Paz, y que el fin √ļltimo de alcanzar la Paz es el fin √ļltimo de los revolucionarios en la medida que buscamos abolir el dominio dictatorial del Capital. Pero, algunos creemos que usted, Sr. Presidente, est√° equivocado o confundido, y alguien se lo tiene que decir. Aqu√≠ est√°n algunos apuntes, que le queremos trasmitir, con todo respeto y sinceridad revolucionaria:

  1. Hay que llamar, urgentemente, a la defensa de la revolución contra la ofensiva de los enemigos del pueblo, que cuentan con recursos de la Guerra de Cuarta Generación para manipular, debilitar, mentir y crear caos.
  2. Presidente, est√° equivocado cuando asume el diagn√≥stico que hay¬† ‚Äúderecha mala‚Ä̬† expresada en el¬† d√ļo Mar√≠a Corina Machado y Leopoldo L√≥pez (MCLL) y ‚Äúderecha buena‚ÄĚ (MUD menos MCLL). Esta √ļltima democr√°tica y pacifista. Est√° confundido y confundiendo, cuando afirma p√ļblicamente que Cisneros tiene buenos sentimientos y que le confes√≥ que quiere vivir en Venezuela en paz. Con todo respeto se√Īor Presidente, esa afirmaci√≥n ¬°es una mierda! Venidas esas mansas palabras del corderito¬† Cisneros, un lobo que financi√≥ el golpe e intento de magnicidio en abril del 2002.ven maduro paz1
  3. Los adecos, la parte socialdem√≥crata del enemigo,¬† han demostrado hist√≥ricamente su vocaci√≥n por ‚Äúla paz en los sepulcros‚ÄĚ.¬† Junto con toda la derecha, ans√≠a un r√©gimen pol√≠tico donde volvamos a ser sumisos y creamos el cuento de la democracia electoral. Si no recuerde el papel -represivo y criminal- que desempe√Īo en los 80¬īs el actual l√≠der adeco, Antonio Ledezma.
  4. Claro que los sectores oligárquicos quieren paz, su paz burguesa,  pero para eso, primero  le hacen la guerra  -sangrienta y terrorista- al pueblo (no sólo al Gobierno). Ellos están claros en su estrategia y en su táctica, ellos tienen conciencia de clase y están adoptando una lucha con fachada legal y otra con el brazo armado y subversivo. Ellos no creen en la legalidad burguesa si eso afecta sus intereses; ellos no creen en la democracia (representativa y electoral), ni en la Constitución.  Ellos tumban cuando le viene en gana, un gobierno popular y ponen a un empresario  (Carmona). Como ahora han puesto a sus hijos (Radonsky, López y Machado) a liderar el proceso.
  5. Convoque a los sectores pol√≠ticos del Polo Patri√≥tico, atienda sus repetidas solicitudes de conversa, en √©l hay militantes cuya experiencia en la lucha pol√≠tica puede ser √ļtil.
  6. Deje de estar recibiendo asesor√≠as f√ļtiles de Ramonet y sus alumnos, no siga gastando euros en esos carajos que aunque ellos tengan buena voluntad,¬† y aunque no sea su intenci√≥n, en el fondo piensan que somos unos ‚Äúsalvajes tropicales‚ÄĚ que votaremos por el gobierno en las elecciones si nos dan un poco de fucking reggeaton,¬† far√°ndula, alcohol y rumba (como ha pasado desde las elecciones presidenciales de octubre de 2012).
  7. Ahora necesitamos urgentemente que discutamos l√≠neas pol√≠ticas, sin ambig√ľedades; que discutamos una estrategia para enfrentar la arremetida del fascismo, para enfrentar el fortalecimiento moral de la derecha y el debilitamiento de la unidad revolucionaria.
  8. No califique y estigmatice de ultraizquierdista a todos los que pensamos que actualmente estamos en una fase cr√≠tica de la lucha de clases. No estamos a favor del anarquismo irresponsable, ni menos de aqu√©l discurso infantil que piensa que construir el socialismo es soplar y hacer botella, mientras se encuentra haciendo de te√≥rico de la revoluci√≥n en una c√≥moda oficina p√ļblica.¬† Pondere sus palabras cuando se dirija a sus aliados y sea impecable con el enemigo.¬† Porque queremos apoyarlos, a pesar de la camarilla de corruptos anti-socialistas que hoy orbitan en el gobierno. Porque tenemos un enemigo com√ļn, que es el enemigo del pueblo.

No me convoque a otra manifestaci√≥n de Paz y Amor, que los sesentas son lejanos en tiempo y contexto. Adem√°s ya no me dejo crecer el pelo, no estamos en el 1968 de California/Berkeley ni en Par√≠s. Recuerdo las vivencias en esos a√Īos gloriosos de la Paz y Amor contra la Guerra de Vietnam, pero ahora me gusta ba√Īarme todos los d√≠as y nunca me ha gustado la mariguana.

Estamos en un Febrero de 2014, donde nos quieren acorralar las fuerzas del mal, y el desconcierto aumenta entre las fuerzas del bien. Por ahora, han logrado organizar un n√ļmero importante del sector estudiantil, todav√≠a no est√°n en las f√°bricas ni en los barrios populares. ¬†En Caracas est√°n declarando zonas liberadas Altamira, Chacao y en las Mercedes.

El pueblo trabajador est√° aguantando, hasta ahora con mucha paciencia, los embates de la inflaci√≥n, del desabastecimiento y de la ineficiencia de la burocracia p√ļblica. La mayor√≠a del pueblo sabe que, a pesar que el c√°ncer de la corrupci√≥n infect√≥ parte de la elite ‚Äúrevolucionaria‚ÄĚ, hay que defender lo que es bueno para sus intereses. Sabe que los hijos de la burgues√≠a manejan el lenguaje del diablo, el enga√Īo.

Estamos en Venezuela, Febrero de 2014, donde la espada de Bolívar, la pistola de Zamora y la lanza de Guaicapuro nos pueden dar una lección de cómo hacer la Paz.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario