Mar 9 2020
888 lecturas

Cultura

Marta Miranda: Sostener la vida a pesar de las balas que dicen lo contrario

Es la poeta y activista cultural Marta Miranda quien se refiere en esta entrevista a sus participaciones en Encuentros y Festivales de literatura realizados en el extranjero, as铆 como, entre otros temas, se expide sobre las palabras que m谩s la atraen, aquellas que 鈥榗ambian cada vez que escribo鈥.

聽鈥 Residiste en varias localidades del pa铆s y tambi茅n en el exterior.

S铆, en varias ciudades. Mis padres son de Buenos Aires, pero por cuestiones de trabajo a mi pap谩 lo trasladaron a Mendoza, donde nac铆. Y un par de a帽os m谩s tarde, por las mismas razones, nos fuimos a Francia. Primero residimos en Ille de France, Meudon Val Fleuri, ah铆 hice dos a帽os de jard铆n de infantes. Luego la familia volvi贸 a Mendoza, menos mi padre, pero seguimos viajando a pasar las vacaciones escolares con 茅l, que ya se hab铆a instalado en Par铆s, en Trocadero.

Eso hasta mis catorce a帽os. Despu茅s pas茅 temporadas en Santiago de Chile, pues ah铆 resid铆a por entonces uno de mis hermanos. Y en Capital Federal y la ciudad de Campana, en donde tambi茅n ten铆a parientes. Ya en el 鈥86 me vine a Capital Federal. Estuve unos meses y despu茅s me fui a La Plata, en donde viv铆 nueve a帽os. Luego volv铆 a la ciudad de Buenos Aires, al barrio de San Telmo. Y aqu铆 me qued茅.

聽鈥 Ubiqu茅monos en la veintea帽era que estudiaba pintura, piano e integraba un coro.

鈥 Bueno, en alguna 茅poca fui bastante 鈥渉ippie鈥. De hecho, mis hermanos fueron los primeros 鈥渉ippies鈥 de Mendoza. Eso hizo, creo yo, que mis inquietudes fueran m谩s art铆sticas. Debe haber influido bastante, lo que yo buscaba era una manera de expresarme. Aunque ya escrib铆a, ese hecho estaba tan pegado a m铆 que no alcanzaba a darme cuenta que la cosa iba por ese lado. As铆 es que hice un curso de dibujo y pintura en el Teatro Independencia, los s谩bados a la ma帽ana.

Estudiaba piano ac煤stico, que me encantaba y me encanta, pero como no ten铆a instrumento tuve que desistir. Y cant茅 en un coro durante tres a帽os, el Latinom煤sica, de la Municipalidad de Godoy Cruz. Era contralto. Cant茅 hasta que me vine a Capital Federal.

聽鈥 No abundan aquellos que han residido en una vivienda de las que denominamos 鈥渃omunitaria鈥. Y vos tuviste esa experiencia.

鈥 La casa en cuesti贸n quedaba en el centro de la ciudad de Mendoza. Se llamaba 鈥淟a Semilla鈥 (algunos vecinos mal intencionados, de esos que nunca faltan, agregaban: de marihuana) y en ella hab铆a una biblioteca peque帽a, un taller de cer谩mica y habitaciones para los residentes. No ten铆amos una organizaci贸n estrictamente comunitaria como se entender铆a ahora, era m谩s un esp铆ritu de autonom铆a de un grupo de personas j贸venes con inquietudes art铆sticas y pol铆ticas.

Una cocina com煤n, un parral. Nos divert铆amos mucho. Ah铆 aprend铆 a hacer cer谩mica y en la biblioteca le铆 por primera vez a Alejandra Pizarnik. Pero lo importante era esa sensaci贸n de un espacio bonito de libertad en una ciudad tan conservadora como Mendoza. Un ejemplo de ese conservadurismo es el partido local llamado Dem贸crata, 鈥渓os gansos鈥: gente de derecha que colabor贸 con un gobernador de su partido durante la 煤ltima dictadura militar, el Dr. Bonifacio Cejuela.

鈥 Te invito a que nos hables de tu inserci贸n en Nusud, de la Revista 鈥淓l Desierto鈥, de tus incursiones radiales.

Mi llegada a Nusud se produjo como consecuencia de la invitaci贸n que me hicieran los cuatro fundadores para editar una plaqueta, Silvina Zazunic, Carlos Piro, Graciela Fern谩ndez Alaimo y Paula Brudny. Nusud comenz贸 editando plaquetas, la m铆a fue la n煤mero seis. Y a medida que ibas integrando la colecci贸n pasabas a formar parte del grupo. Luego de un tiempo empezamos a editar libros y es as铆 como mi primer y segundo poemario aparecen bajo ese sello.

No recuerdo bien en qu茅 momento se empez贸 a pensar en una revista, 鈥淓l Desierto鈥. Se llamaba as铆 porque en la biblia el desierto es el lugar de las revelaciones. Bueno, la idea era 鈥渞evelar鈥 la producci贸n de poetas y narradores del momento, entrevistar a escritores consagrados. Era estrictamente literaria. El primer n煤mero fue del 鈥94. Y se editaron cuatro. El staff estaba conformado por los integrantes de Nusud, que iban rotando en su puesto. En uno de los n煤meros colabor茅 con un dossier sobre los nada铆stas colombianos. De Nusud part铆 en 1998.

Con respecto a la radio colabor茅 en dos programas: el primero se llamaba 鈥淐omo Cuadros鈥 y era parte de la programaci贸n diaria de una FM platense, en el鈥95 o 鈥96. Ah铆 los d铆as martes ten铆a un segmento llamado 鈥淟iteratura y Rock鈥. Y hablaba de la literatura en relaci贸n a esa m煤sica, compositores, poetas y un largo etc茅tera.

El segundo programa, 鈥淢ariposas de Madera鈥, lo conduje con el poeta Jos茅 Mar铆a Pallaoro, en FM Parque, de Villa Elisa, partido de La Plata, en 2002: literatura, m煤sica, arte en general. Lo hicimos juntos unos cuantos meses y lo prosigui贸 Jos茅 Mar铆a. Adoro la radio, me parece el medio masivo por excelencia. Tiene intimidad, calidez. Es una maravilla.

– 鈥淚ncursiones鈥, Marta, me lleva a las que has tenido en el campo del gui贸n, radial, cinematogr谩fico, televisivo.

En un centro cultural de calle 58 de la ciudad de La Plata ofrec铆an un curso de gui贸n televisivo, dictado por Lalo Constantino, guionista de TV. En cuanto empec茅 supe que hab铆a dado con la persona indicada. Trabajamos todo un a帽o con 茅l, su asistente y un grupo de alumnos. Me qued茅 el segundo a帽o y me invit贸 a ser parte de un grupo. 脡ramos tres: Lalo, su asistente y yo. Nos junt谩bamos a pensar y desarrollar proyectos concretos.

Por ejemplo, estuvimos elaborando material de 鈥淐artas de Amor Prohibidas鈥, el reconocido programa radial que conduc铆a Rolando Hanglin en radio Continental. Cuando el programa gan贸 el Premio Mart铆n Fierro hubo una oferta de llevarlo a la televisi贸n y ah铆 entramos nosotros. Tambi茅n estuvimos en un proyecto cinematogr谩fico y en el de un reality.

Con Liliana Ponce

Ninguno logr贸 salir al aire o filmarse. Por lo que vi siempre es un poco as铆. A m铆 me dej贸 una experiencia hermosa y varios guiones escritos en la instancia del curso y del trabajo en equipo. Luego dej茅 el grupo porque me vine a vivir a Capital Federal y no pude acomodar mis horarios. Gracias a eso durante cuatro a帽os estuve en el Departamento de Artes del Movimiento del IUNA (ahora UNA Universidad Nacional de las Artes), los primeros dos a帽os como adjunta de las c谩tedras de Escritura Dram谩tica y Gui贸n y Lenguaje Visual.

El titular era Edgardo Pacha Brandolino, bailar铆n, profesor de filosof铆a y uno de mis amigos m谩s queridos. Desgraciadamente Pacha falleci贸 en 2011, y entonces qued茅 como titular de ambas c谩tedras hasta 2013.

Con Raymond Bozier

鈥 Entre las antolog铆as en las que fuiste incluida, destaca 鈥淎nimales distintos. Muestra de poetas

argentinos, espa帽oles y mexicanos nacidos en los sesentas鈥, edici贸n coordinada por Juan Carlos H. Vera, con selecci贸n, presentaci贸n y notas de Ana Franco Ortu帽o, Antonio Portela y Benjam铆n Barajas. Soy uno de los que s贸lo ha sabido de ella por la Red.

Lleva el sello deEditorial Arlequ铆n, con apoyo de la Conaculta y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Llegu茅 ah铆 por dos v铆as: una, por el poeta y fot贸grafo Daniel Grad, quien me recomend贸 a Jorge Santiago Perednik (al parecer se encargaba de la selecci贸n ac谩) y dos, por la escritora Andi Nachon.

Con Ricardo Rojas Ayrala

Ya los textos en M茅xico, hubo otra selecci贸n. Qued贸 explicitado en la contratapa del volumen que se procuraba鈥渄ar a conocer a poetas mexicanos en Argentina y Espa帽a, a poetas argentinos en M茅xico y Espa帽a y a poetas espa帽oles en M茅xico y Argentina鈥. Es una muestra impresionante: 598 p谩ginas. La edici贸n es preciosa. Estoy muy agradecida de estar all铆 y andar circulando por las bibliotecas de varios pa铆ses. Es otra manera de viajar.

鈥 驴Qu茅 particularidades tiene el Festival Internacional VaPoes铆a? 驴D贸nde se desarrolla? 驴Transcribimos sus fundamentos?

Con Rolando Revagliatti y Zulma Liliana Sosa en 2005

Se desarrolla en nuestra ciudad y algunas localidades de las provincias de Buenos Aires y de Mendoza. 鈥淓ste Festival Po茅tico est谩 destinado a ni帽os, j贸venes y adultos de barrios y comunas alejadas de los centros urbanos.

芦Haciendo eje en la responsabilidad social que tiene cada ciudadano que conforma una sociedad, creemos que los escritores no pueden estar al margen de la misma y por lo tanto pensamos una actividad en la cual los mismos, desde su labor art铆stica, asuman la responsabilidad y el compromiso con el resto de la comunidad compartiendo su tarea para que constituya un incentivo para los ni帽os, adolescentes y adultos que asistan a las actividades.

Con Jo Mihee

芦Desde esta perspectiva es que asumimos la literatura como una herramienta de inclusi贸n social que debe ser puesta al servicio de aquellos con menores posibilidades de acceso a estas experiencias. Llevamos artistas de nuestra comunidad y del extranjero a escuelas, centros de detenci贸n y comunidades de barrios marginales y/o en situaci贸n de vulnerabilidad. Forma parte del Corredor Cultural Trasnpoes铆a, que enlaza con actividades de similares caracter铆sticas a los pa铆ses de M茅xico (Festival Abbrapalabra y Costa Rica (Encuentro Arte Comunidad).

芦Objetivo: Esta es una actividad descentralizada que revierte la ecuaci贸n del espectador que acude

Con Gustavo Tisocco y Jorge Paolantonio

a escuchar un escritor que es el protagonista, y transforma a estos ni帽os, j贸venes y adultos en protagonistas ellos mismos de cada encuentro, recuperando su voz, su individualidad, su humanidad. El objetivo de este programa es que los alumnos puedan entablar un di谩logo que los acerque a considerar la escritura como herramienta de expresi贸n de sus sentimientos, experiencias y deseos.

芦Los participantes ver谩n que la actividad literaria no les est谩 vedada y podr谩n y es lo deseado, formular durante los encuentros preguntas que rara vez se atrevan o tengan la oportunidad de hacer. Se buscar谩 que se cuestionen sobre su individualidad, su sentir, sus familias, su entorno, y que vean en el escritor y en la escritura un reflejo, una oportunidad de ser escuchados.

Con Fabiola Amaro y Julio Ceballos Vega

禄 La palabra es nuestro primer medio de socializaci贸n y de comunicaci贸n con los otros, por extensi贸n suele ser la escritura el segundo modo de expresarnos. La idea de transformar la literatura en herramienta de inclusi贸n social va de la mano de estas ideas. Todos tenemos algo para decir. Si esto mismo nos lo dice una persona que hace de su escritura su vida, este hecho tiene un significado poderoso.

芦Hay que crear entonces el espacio para que esto suceda. Esta actividad presupone un concepto que va de la mano de una pol铆tica de integraci贸n, de no marginalidad, de oportunidad de reinserci贸n social para cada uno de nuestros ciudadanos. Llegando a los lugares m谩s lejanos o conflictivos, conversando con la gente en su lugar, desde su cotidianeidad, es como ampliamos los horizontes para que cada ciudadano pueda reflexionar, pueda expresarse, ampliar su horizonte y elegir mejor.鈥

Con Enrique Solinas y Ricardo Rojas Ayrala

聽鈥 驴Qu茅 te parece si nos relat谩s c贸mo ha transcurrido el 煤ltimo VaPoes铆a?

VaPoes铆a es siempre una hermosa experiencia. En la provincia de Mendoza coordinamos actividades con la Direcci贸n de Promoci贸n de Derechos Humanos que depende del Ministerio de Acci贸n Social y Derechos Humanos de la provincia, pues ellos nos brindan la posibilidad de acceder a lugares a los cuales nos ser铆a muy dif铆cil y hasta imposible lograrlo. Hablo de barrios en situaci贸n de alta vulnerabilidad, villas, penales, comunidades de dif铆cil acceso geogr谩fico.

Por ejemplo, all铆 tuvimos una labor con pueblos originarios, principalmente huarpes, etnia de la cual desciendo por parte de mi padre (mezcla rara la m铆a: huarpes, andaluces y franceses), y representantes de otras que confluyeron en la ciudad, por invitaci贸n del Ministerio, como parte de su pol铆tica de desarrollo. En Buenos Aires articulamos principalmente con escuelas y organizaciones sociales que trabajan en barrios carenciados.

En las dos semanas que dura el festival compartimos con adolescentes, mam谩s, pueblos originarios, j贸venes y adultos en situaci贸n de c谩rcel, mayores en proceso de alfabetizaci贸n, alumnos de escuelas secundarias. En todos los casos fue excelente y logramos nuestro objetivo: compartir poes铆a, desacralizar la figura del escritor, integrar a partir de la literatura.

Como co-coordinadora de este festival el trabajo es muy diferente del que realizo para el FIP Festival Internacional de Poes铆a de Buenos Aires. All铆 la tarea es de organizaci贸n y log铆stica, y formalmente inversa: recibimos escritores de todas partes del mundo y de nuestro pa铆s, e invitamos al p煤blico a que se acerque a conocerlos.

聽鈥 En 2011 fuiste becaria de la Fondation Camac, Arts et Ciences, programa de residencia de artistas, en Marnay Sur Seine, Francia.

El Centre d’Art Camac es una residencia para artistas en general. Yo apliqu茅 como escritora. Fue en el mes de febrero, raz贸n por la cual no hab铆a muchos artistas en residencia. 脡ramos s贸lo cuatro mujeres, dos artistas pl谩sticas irlandesas y una japonesa, y yo. El hecho de estar en un lugar 煤nicamente con el fin de escribir, ya presupone toda una experiencia en s铆 misma. Llegu茅 all铆 con un conjunto de poemas y volv铆 con la g茅nesis de un libro, 鈥淓l lado oscuro del mundo鈥.

A pesar de que febrero en Camac, m谩s bien es 茅poca de receso, quise alojarme durante el invierno por cierto tratamiento de la luz, la luz del invierno, tan particular en Francia. Camac est谩 en un viejo monasterio al que le han anexado una parte nueva. Afortunadamente me aloj茅 en una habitaci贸n situada en el viejo edificio.

Todo muy melanc贸lico y fr铆o y gris. Pero ese es el ambiente que buscaba. En un principio, antes de llegar, ten铆a mis dudas sobre lo que pudiese producir all铆, pues lo buc贸lico no es lo que m谩s me motiva. Pero finalmente funcion贸, y muy bien.

聽鈥 En Cavan, una villa irlandesa de la provincia de 脷lster, se realiz贸 la Muestra 鈥淢emory and Landscape鈥, en la que participaste.

La artista pl谩stica Marylin Gaffney me invit贸 a formar parte, a escribir un texto introductorio para la muestra general, y adem谩s a participar con algunos poemas. En un conjunto de veintitr茅s artistas fui la 煤nica escritora. Envi茅 cuatro poemas y un video en lengua original que se proyect贸 el d铆a de la inauguraci贸n.

Cada trabajo dio cuenta de la transformaci贸n del paisaje cuando es atravesado por la memoria. Mis poemas toman mi propio cuerpo como paisaje, y desde ah铆 escrib铆. Fue mi primera experiencia de este tipo y la verdad es que me gratific贸 much铆simo.

聽鈥 Has participado en Encuentros y Ferias realizadas en el exterior.

En M茅xico he participado de dos festivales: uno de ellos organizado desde la Academia de Creaci贸n Literaria de la Universidad Aut贸noma de la Ciudad de M茅xico, 鈥淟etras sobre la Mesa鈥; el otro en San Luis Potos铆, el Abbrapalabra. Este 煤ltimo es el festival fundador del corredor cultural del que participamos con VaPoes铆a.

En Colombia he estado en el Festival 鈥淟una de Locos鈥, de Pereira, y en el Festival PoeMaR铆o, de Barranquilla. En Costa Rica particip茅 del Festival Arte Comunidad, organizado por la Asociaci贸n Cultural Tangente, que es parte del corredor cultural que mencion茅 antes. En Canad谩, en el Festival International de Trois-Rivi猫res.

En El Salvador vengo de participar del Festival Internacional de Poes铆a Joven 鈥淎milcar Colocho鈥. Salvo en el caso del festival organizado por la UACM, los otros festivales tienen la caracter铆stica de realizar lecturas en escuelas y barrios alejados de los centros urbanos y en situaci贸n de vulnerabilidad.

Como escritora supone un cambio fuerte en relaci贸n a los festivales tradicionales; el p煤blico es distinto y en pocos casos con alguna preparaci贸n desde el punto de vista de la literatura, salvo la escolar. As铆 es un desaf铆o leer, pues sab茅s que si gusta es porque en un punto 鈥渓legaste鈥 de verdad. Es muy enriquecedor como autor salirse de un p煤blico habituado a la lectura de poemas para entrar en territorios en donde el lenguaje es otro.

Cuando viene un chico y te hace alg煤n comentario sobre lo que le铆ste, yo siento que el hecho de estar all铆 vali贸 doblemente cualquier esfuerzo. Lo digo en el sentido de que en muchos de estos festivales s贸lo ten茅s cubiertos los vi谩ticos y el transporte interno, pero hay que gestionarse los tickets a茅reos.

鈥 Supe que en los 煤ltimos a帽os te has ido imbuyendo de la obra de Ang猫le Vannier (1917-1980).

鈥 La conoc铆 a trav茅s de 鈥淩imbaud Revue鈥, donde me publicaron poemas en la secci贸n dedicada a la literatura latinoamericana. En dicha revista difundieron una selecci贸n de poemas de Ang猫le e inmediatamente me interes茅 por conocer su obra.

En Argentina es imposible encontrarla, as铆 es que, en 2007, en ocasi贸n de un viaje a Francia tom茅 unos d铆as para llegar hasta su pueblo, Bazouges-la-P茅rouse, situado a unos kil贸metros de Rennes. All铆 no s贸lo pude acceder a datos sobre su vida y su obra, sino que tambi茅n a algunas ediciones originales. Tom茅 el t茅 en su casa con quien fuera su asistente hasta el d铆a de su muerte. Estoy traduciendo poemas y parte de su biograf铆a.

聽鈥擳ras releer el n煤mero 6 de la revista 鈥淧lebella鈥, le sustraigo a Romina Freschi algunas preguntas que le formula al norteamericano Charles Bernstein, y a mi vez urdo alguna propia a partir de las respuestas: 驴Qu茅 poetas que admires consider谩s que se relacionan con tu escritura y tu vida? 驴Admir谩s a poetas que no te gusten y te gustan otros que no admires? 驴Qu茅 personalidades no poetas admir谩s y c贸mo se relacionan con tu vida?

La primera poeta es Alejandra Pizarnik, que, si bien no est谩 relacionada en forma directa ni con mi vida ni con mi obra, fue la autora que me hizo pensar que 鈥渆so鈥 tambi茅n pod铆a ser poes铆a. Cabe aclarar que mi formaci贸n fue cl谩sica, y que fuera de los textos escolares yo no ten铆a acceso a otro tipo de autores. Con respecto a los poetas que admiro y no me gustan y viceversa, me interesa mucho Octavio Paz, aunque dicen que era una persona tremenda, pero 驴qui茅n soy yo para abrevar en eso?

Sin ser poeta, de Heidegger se ha hablado mucho sobre su relaci贸n con el nazismo y a pesar de eso me atrae su obra. Yo prefiero, si se trata de escritores, mirar lo que cada uno escribe. Es cierto que no me agradar铆a estar relacionada, por m谩s bien que escriba, con un poeta o una poeta maltratadora, mal bicho, pero tampoco con ninguna persona de ese tipo, no importa el oficio. Puedo admirar a las personas por un lado y a la poes铆a por otro. A veces coinciden y es hermoso. Pero si no coinciden no es tan importante para m铆.

De los no poetas, admiro a la gente que trabaja desinteresadamente en causas humanitarias, que buscan agua y comida para otros. Admiro a quienes residen en pa铆ses atravesados por la violencia, que se levantan cada d铆a y sostienen la vida cotidiana en los mercados, las escuelas, la casa, a pesar de las balas que dicen lo contrario.

Ellos me ayudan a advertir qu茅 afortunada soy. Y admiro a los hombres de ciencia, a los que piensan el universo, como Carl Sagan y Stephen Hawking, pues me inducen a enfrascarme en la profundidad de mi propio cosmos.

聽鈥 驴Qu茅 incidencia cre茅s que tiene la poes铆a en el desarrollo de la cultura de un pa铆s o de una regi贸n? 驴Qu茅 poetas sugerir铆as que no dejen de leer quienes est谩n comenzando a incursionar en la poes铆a?

Creo que tendr铆a incidencia en cuanto fuera parte de una pol铆tica educativa el acceder a 茅ste g茅nero. Lo que me parece que s铆 tiene incidencia es el desarrollo del h谩bito de la lectura. En cuanto al g茅nero en s铆, es una buena manera de que el lector se repregunte sobre cuestiones que tienen que ver con su intimidad, sus deseos, su esencia, sobre todo en lugares en donde la gente est谩 masificada, invisibilizada.

Y, en los cuales preguntas como 驴a vos que te gustar铆a? o 驴cu谩l es tu sue帽o? no son formuladas por nadie, porque lo urgente no deja lugar a lo importante o porque simplemente a nadie le importa. En cuanto a la sugerencia de autores, para comenzar yo me inclinar铆a por autores de verso libre y con tem谩ticas, en lo posible, locales.

Hace poco, en un encuentro de poetas en el barrio de La Boca, los vecinos estaban maravillados al escuchar poemas que hablaban sobre la inundaci贸n, el puerto, el puente, im谩genes con las que pod铆an emparentarse, sentirse identificados y hacerlas propias. Pero en realidad depende de cada uno. Nunca se sabe qu茅 puede motivar al otro.

Entre otros, con R. Revagliatti, Mar铆a del Carmen Colombo, Irina Henr铆quez, R. Rojas Ayrala, Mara Mansur, C. Urbano, Mirta Dans

Recuerdo que una de las mejores devoluciones que he tenido en toda mi vida vino de una muchacha con cero accesos al g茅nero, y te dir铆a casi a la literatura en general, una muchacha de campo, madre de cuatro hijos con la que coincid铆 en un hospital. Yo le hab铆a dejado mi primer poemario a una amiga que estaba internada y que compart铆a habitaci贸n con la chica en cuesti贸n.

Cuando volv铆 al otro d铆a me dijo que hab铆a le铆do mi libro y que el poema 鈥淔otograf铆a鈥 (el m谩s complicado, por diversas cuestiones) le hab铆a gustado mucho, y agreg贸: 鈥淣o entend铆 nada de lo que usted quiso decir, pero sent铆 una cosa ac谩鈥 y se pas贸 suavemente la mano por el pecho. 驴Qu茅 puedo decir? El m谩s ne贸fito de los lectores puede sorprendernos m谩s de lo que imaginamos.

鈥 驴Sabr铆as enunciar tus prop贸sitos po茅ticos?

No s茅 si llamarlo prop贸sito porque nunca me propuse ni me propongo, salvo contadas excepciones, escribir. Puedo hablar de una pulsi贸n que se materializa en un texto po茅tico donde digo lo que no puedo decir de otra manera. Luego s铆 viene el prop贸sito de hacer que eso que dije sea dicho de la mejor manera, de la manera m谩s fiel lo que quise decir. Parece un trabalenguas, pero as铆 es.

鈥擱icardo H. Herrera en su libro 鈥淒e un d铆a a otro鈥: 鈥淓mpezamos corrigiendo para enmendar los descuidos de la inspiraci贸n y terminamos corrigiendo para borrar los rastros de las correcciones.鈥 驴Te sucede esto?

En el caso de los excesos de la inspiraci贸n coincido con Herrera, pero mi idea desde un primer momento es como pulir una piedra, es encontrar el poema escondido en esa mara帽a de palabras, unas veces m谩s grande que otras, y sacarlo a la luz. Como el escultor que va en busca de la pieza que se oculta en el interior de la piedra.

Algunas veces, muy felices, encuentro lo que busco. Tambi茅n s茅 que, corrigiendo mucho, llevando las palabras hasta el borde corro el riesgo de que no quede nada, pues bueno, ser谩 que ah铆 no hab铆a nada y hay que asumirlo.

聽鈥 驴En qu茅 tipo de situaciones es m谩s factible que des tu brazo a torcer? 驴Te cuesta, en ocasiones, explicar 鈥攐 explicarte鈥 por qu茅 te atrae determinada cosa o asunto?

Con Horacio Preler

鈥 En ninguna situaci贸n. Me cuesta, mucho y por eso si doy el brazo a torcer me resulta m谩s f谩cil hacerlo de la mano de un amigo, de una amiga, de alguien que me quiere y me cuenta por qu茅 estoy equivocada.

A veces me cuesta dilucidar mi atracci贸n hacia ciertas cosas porque tienen que ver con el inconsciente o con la intuici贸n. Esa atracci贸n es dif铆cil de explicar, pero s茅 que es genuina porque la siento. Y creo que las cosas insisten, los temas insisten porque necesitan ser tratados, porque necesitamos atravesarlos.

Con Javier Naranjo, Claudia Masin y Louis-Philippe Hubert

鈥 驴Dir铆as que te resulta descarnada, demasiado vulgar, la expresi贸n 鈥淗ablar sin pelos en la lengua鈥? 驴Sos de hablar sin pelos en la lengua?

No me parece una fea expresi贸n, me parece bastante clara. Busqu茅 el origen, pero no lo encontr茅; en todo caso, aquel que haya tenido un pelo en la boca sabr谩 que es bastante inc贸modo hablar as铆. Y s铆, trato de hablar sin pelos en la lengua, tratando de no lastimar a nadie, claro. Hay como una moda, una est茅tica un poco a lo Simpson en d贸nde le pod茅s decir al otro o a la otra las peores barbaridades en aras de ser franco. Yo creo que se puede ser franco o franca igual, sin necesidad de herir a nadie.

Con Enrique Solinas y Horacio Zabalj谩uregui

鈥 驴Podr铆as ubicar cu谩l fue el primer libro que elegiste para leer (no el que estaba en tu biblioteca sino el que de manera conciente elegiste leer)?

Fue 鈥淧r铆ncipe y mendigo鈥, de Mark Twain, una versi贸n que ten铆a muchos pies de p谩gina con descripciones de joyas, vestidos, salones. A mis ocho a帽os fue agotador, pero lo le铆 entero. Creo que la culpa no me permiti贸 saltearme ni una sola nota al pie鈥

鈥 驴Qu茅 palabras te atraen sobremanera? 驴Qu茅 palabras has evitado en tus escritos p煤blicos?

No evito palabras, pero s铆 las elijo cuidadosamente. Seg煤n la 茅poca he tenido diferente relaci贸n con ellas. De chica y hasta la adolescencia me enamoraba de una palabra y la repet铆a por d铆as, hasta que quedaba vaciada de sentido y ya era otra cosa, algo de un misterio indescriptible, reci茅n nacido.

Un poco m谩s grande, cuando me enamoraba de una palabra le armaba todo un andamiaje de otras palabras para ubicarla espacialmente. El resultado era un poema. No muy bueno, por lo general, pero me encantaba encontrarles una casa, un lugar que las retuviera, que protegiera su fragilidad. Las palabras que m谩s me atraen cambian cada vez que escribo: son aquellas que se prestan y me asisten para decir mejor aquello que nunca podr茅 decir de otra manera.

*Entrevista realizada a trav茅s del correo electr贸nico: en la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires, Marta Miranda y Rolando Revagliatti.

 

 

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario