Dic 7 2010
564 lecturas

Política

Memorándum filtrado acerca de Cuba provoca asombro

Saul Landau y Nelson P. Valdés.*

Un funcionario recién jubilado de la inteligencia militar presentó este memo (ver más adelante) a su ex jefe (Southcom), con copias a otras agencias apropiadas. Los funcionarios de la administración Obama lo ignoraron. “Cuba no está en nuestra agenda”, dijo uno de ellos. Un funcionario nos envió subrepticiamente una copia, la que compartimos con ustedes.

“El gobierno cubano ha anunciado que despedirá a 500 000 trabajadores estatales ‘superfluos’. Nuestras fuentes pronostican que al menos otros 500 000 serán despedidos antes de que termine 2011.

“Tal noticia debiera hacer sonar la alarma en la Florida y en Washington. La Habana pudiera alentar –sin reconocerlo formalmente ante su población recién desempleada—una emigración con rumbo norte, en vez de enfrentar un posible descontento en la isla. Si el gobierno cubano tratara de detener la migración, no creemos que la policía o militares cubanos hagan fuego contra la población, incluso si sus jefes lo ordenaran.

Este panorama hipotético podría forzar a nuestro presidente a una situación en la que casi no le quedaría más remedio que ordenar la intervención militar –algo no bien acogido en estos momentos.

“Un escenario preventiva sugiere que Washington renueve advertencia de la administración anterior: desestimular los intentos cubanos por deshacerse hacia el Norte de su población ‘excesiva’ por medio de que la Marina de EE.UU. se apoderara de algún territorio cubano donde relocalizar a los inmigrantes camino al mar. La unión de los balseros cubanos con los prisioneros en Guantánamo podría desatar una crisis internacional de proporciones monumentales.

“Nuestro grupo de inteligencia ideó estos posibles panoramas en respuesta a la negativa o ausencia de planes de la actual administración. A falta de una evaluación sólida, comparto algunos análisis realizados por nuestro grupo de inteligencia acerca de los ‘cambios recientes en Cuba’, lo cual debiera haberse originado en nuestra Sección de Intereses en La Habana. En vez de presentar información útil o análisis de los acontecimientos, nuestra misión en Cuba, siguiendo instrucciones del Departamento de Estado, ha cultivado y apoyado a ‘disidentes’, incluyendo a algunos topos de la Seguridad del Estado y repite públicamente lemas sin sentido, como que Cuba debiera permitir a sus ciudadanos derechos irrestrictos a los viajes.

(Hemos informado a La Habana que no tome esto literalmente, o que se atengan a las consecuencias). 

Es más, si La Habana cumpliera con esto, pudiera provocarse una migración masiva. ¿Y el impacto? Oficialmente, el Sur de la Florida informa (septiembre de 2010) una tasa de desempleo de 12,8%; extraoficialmente, la tasa es mayor. Imagínense a 500 000 cubanos llegando en botes que hacen agua, compitiendo por los escasos empleos y los exiguos recursos de ayuda social. Podrían estallar motines y disturbios, con un impacto negativo en el turismo y las inversiones de fuera del estado, Es difícil calcular las dificultadas políticas inherentes que tales disturbios podrían causar.

“Teniendo en cuenta las políticas hacia la isla prácticamente sin cambios de la administración (desde la administración Bush, excepto permitir a los cubano-americanos derechos ilimitados de visita), surgen dos posibles secuencias de hechos: una migración masiva hacia el Sur de la Florida forzaría a la administración de distribuir en otros lugares a los nuevos ‘marielitos’; pocos estados aceptarían de buen grado a una gran cantidad de cubanos, dado la deprimida situación laboral; la otra posibilidad prevé un levantamiento en la isla.

“Si surge la inestabilidad, como consideró posible el ex secretario de Estado Colin Powell, exiliados armados con una cantidad impresionante de armamento pudieran intentar ataques de comando y sabotaje desde el Sur de la Florida. Washington pudiera considerar inaceptable esa situación. Es más, el movimiento de cubanos en cualquier dirección a través del Estrecho de la Florida, representa y debiera considerarse una amenaza de seguridad.

“El embargo impuesto por el presidente Eisenhower hace 50 años  ha hecho daño a la isla, aunque no ha provocado el cambio de régimen. Un  informe anterior señalaba: ‘Desde el desmembramiento de la ex Unión Soviética, el sistema político y la infraestructura económica de Cuba se han deteriorado significativamente, situación que solo podrá aumentar en gravedad e importancia para Estados Unidos en lo que queda de siglo’. (Gral. John J. Sheehan, Infantería de Marina, comandante en jefe, Comando Atlántico de EE.UU., Comité Senatorial de Servicios Armados, 14 de febrero de 1995. http://www.defense.gov/speeches/speech.aspx?speechid=834)

“Las  carencias y subsiguientes debacles económicas  han erosionado la psiquis nacional cubana. Décadas de ausencia de importantes bienes materiales y servicios han causado la privación biológica y psicológica, sentimientos compartidos de impotencia e incluso depresión.

“Los líderes cubanos administran una economía sin acceso a aportes claves y recursos financieros del exterior. También tienen que enfrentarse a un ciclo de carencias y corrupción que socava aún más la moral.

Después del colapso de la URSS y de que Cuba perdiera sus socios comerciales beneficiarios, el impacto del embargo aumentó. Algunos analistas pronostican el cambio de régimen. Pero Castro ha exportado a sus enemigos –o nosotros los hemos importado.

“Cuba no constituye una amenaza militar, pero la posibilidad de la migración en masa y las luchas intestinas exigen un compromiso creativo y constructivo. Desafortunadamente, los decisores de política han respondido empeorando las condiciones económicas de Cuba –cortando los vínculos bancarios con bancos ni siquiera remotamente relacionados con EE.UU. A partir del 31 de marzo de 2012, los bancos cubanos perderán el acceso a la Sociedad para las Telecomunicaciones Globales Financieras Interbancarias porque (el sistema) SWIFT contiene tecnologías norteamericanas.

“Recomendaciones de política: eliminar las restricciones a los norteamericanos para viajar a Cuba; expandir los intercambios culturales, sociales y económicos.  Estas medidas estabilizadoras incrementarían el ingreso cubano y brindarían empleos. Presionar en pro de la ayuda norteamericana a granjas de propiedad individual o cooperativa, como señal del apoyo de EE.UU. a las reformas cubanas de privatización –medidas que alejarían a Cuba del socialismo.

“Esta estrategia aliviaría tensiones desestabilizantes y promovería la seguridad regional. Una acción audaz pudiera evitar el desfile de horrores esbozados anteriormente y permitiría que nuestra atención se dedicara a las dificultades de la Cuenca del Caribe (huracanes, terremotos, cólera, narcotráfico y volatilidad criminal).

“La colaboración y cooperación con Cuba contribuiría a la estabilidad regional. China ha anunciado que invertirá $6 mil millones en una refinería de petróleo de Cuba. El tiempo es esencial”.

* Saul Landau es miembro del Instituto de Estudios para Política. Su nuevo filme Que se ponga de pie el verdadero terrorista se estrenará el 11 de diciembre en el Festival de Cine de La Habana. Nelson Valdés es Profesor Emérito de la Universidad de Nuevo México.
En http://progreso-semanal.com

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario

Dic 7 2010
425 lecturas

Política

Memorándum filtrado acerca de Cuba provoca asombro

Saul Landau y Nelson P. Valdés.*

Un funcionario recién jubilado de la inteligencia militar presentó este memo (ver más adelante) a su ex jefe (Southcom), con copias a otras agencias apropiadas. Los funcionarios de la administración Obama lo ignoraron. “Cuba no está en nuestra agenda”, dijo uno de ellos. Un funcionario nos envió subrepticiamente una copia, la que compartimos con ustedes.

“El gobierno cubano ha anunciado que despedirá a 500 000 trabajadores estatales ‘superfluos’. Nuestras fuentes pronostican que al menos otros 500 000 serán despedidos antes de que termine 2011.

“Tal noticia debiera hacer sonar la alarma en la Florida y en Washington. La Habana pudiera alentar –sin reconocerlo formalmente ante su población recién desempleada—una emigración con rumbo norte, en vez de enfrentar un posible descontento en la isla. Si el gobierno cubano tratara de detener la migración, no creemos que la policía o militares cubanos hagan fuego contra la población, incluso si sus jefes lo ordenaran.

Este panorama hipotético podría forzar a nuestro presidente a una situación en la que casi no le quedaría más remedio que ordenar la intervención militar –algo no bien acogido en estos momentos.

“Un escenario preventiva sugiere que Washington renueve advertencia de la administración anterior: desestimular los intentos cubanos por deshacerse hacia el Norte de su población ‘excesiva’ por medio de que la Marina de EE.UU. se apoderara de algún territorio cubano donde relocalizar a los inmigrantes camino al mar. La unión de los balseros cubanos con los prisioneros en Guantánamo podría desatar una crisis internacional de proporciones monumentales.

“Nuestro grupo de inteligencia ideó estos posibles panoramas en respuesta a la negativa o ausencia de planes de la actual administración. A falta de una evaluación sólida, comparto algunos análisis realizados por nuestro grupo de inteligencia acerca de los ‘cambios recientes en Cuba’, lo cual debiera haberse originado en nuestra Sección de Intereses en La Habana. En vez de presentar información útil o análisis de los acontecimientos, nuestra misión en Cuba, siguiendo instrucciones del Departamento de Estado, ha cultivado y apoyado a ‘disidentes’, incluyendo a algunos topos de la Seguridad del Estado y repite públicamente lemas sin sentido, como que Cuba debiera permitir a sus ciudadanos derechos irrestrictos a los viajes.

(Hemos informado a La Habana que no tome esto literalmente, o que se atengan a las consecuencias). 

Es más, si La Habana cumpliera con esto, pudiera provocarse una migración masiva. ¿Y el impacto? Oficialmente, el Sur de la Florida informa (septiembre de 2010) una tasa de desempleo de 12,8%; extraoficialmente, la tasa es mayor. Imagínense a 500 000 cubanos llegando en botes que hacen agua, compitiendo por los escasos empleos y los exiguos recursos de ayuda social. Podrían estallar motines y disturbios, con un impacto negativo en el turismo y las inversiones de fuera del estado, Es difícil calcular las dificultadas políticas inherentes que tales disturbios podrían causar.

“Teniendo en cuenta las políticas hacia la isla prácticamente sin cambios de la administración (desde la administración Bush, excepto permitir a los cubano-americanos derechos ilimitados de visita), surgen dos posibles secuencias de hechos: una migración masiva hacia el Sur de la Florida forzaría a la administración de distribuir en otros lugares a los nuevos ‘marielitos’; pocos estados aceptarían de buen grado a una gran cantidad de cubanos, dado la deprimida situación laboral; la otra posibilidad prevé un levantamiento en la isla.

“Si surge la inestabilidad, como consideró posible el ex secretario de Estado Colin Powell, exiliados armados con una cantidad impresionante de armamento pudieran intentar ataques de comando y sabotaje desde el Sur de la Florida. Washington pudiera considerar inaceptable esa situación. Es más, el movimiento de cubanos en cualquier dirección a través del Estrecho de la Florida, representa y debiera considerarse una amenaza de seguridad.

“El embargo impuesto por el presidente Eisenhower hace 50 años  ha hecho daño a la isla, aunque no ha provocado el cambio de régimen. Un  informe anterior señalaba: ‘Desde el desmembramiento de la ex Unión Soviética, el sistema político y la infraestructura económica de Cuba se han deteriorado significativamente, situación que solo podrá aumentar en gravedad e importancia para Estados Unidos en lo que queda de siglo’. (Gral. John J. Sheehan, Infantería de Marina, comandante en jefe, Comando Atlántico de EE.UU., Comité Senatorial de Servicios Armados, 14 de febrero de 1995. http://www.defense.gov/speeches/speech.aspx?speechid=834)

“Las  carencias y subsiguientes debacles económicas  han erosionado la psiquis nacional cubana. Décadas de ausencia de importantes bienes materiales y servicios han causado la privación biológica y psicológica, sentimientos compartidos de impotencia e incluso depresión.

“Los líderes cubanos administran una economía sin acceso a aportes claves y recursos financieros del exterior. También tienen que enfrentarse a un ciclo de carencias y corrupción que socava aún más la moral.

Después del colapso de la URSS y de que Cuba perdiera sus socios comerciales beneficiarios, el impacto del embargo aumentó. Algunos analistas pronostican el cambio de régimen. Pero Castro ha exportado a sus enemigos –o nosotros los hemos importado.

“Cuba no constituye una amenaza militar, pero la posibilidad de la migración en masa y las luchas intestinas exigen un compromiso creativo y constructivo. Desafortunadamente, los decisores de política han respondido empeorando las condiciones económicas de Cuba –cortando los vínculos bancarios con bancos ni siquiera remotamente relacionados con EE.UU. A partir del 31 de marzo de 2012, los bancos cubanos perderán el acceso a la Sociedad para las Telecomunicaciones Globales Financieras Interbancarias porque (el sistema) SWIFT contiene tecnologías norteamericanas.

“Recomendaciones de política: eliminar las restricciones a los norteamericanos para viajar a Cuba; expandir los intercambios culturales, sociales y económicos.  Estas medidas estabilizadoras incrementarían el ingreso cubano y brindarían empleos. Presionar en pro de la ayuda norteamericana a granjas de propiedad individual o cooperativa, como señal del apoyo de EE.UU. a las reformas cubanas de privatización –medidas que alejarían a Cuba del socialismo.

“Esta estrategia aliviaría tensiones desestabilizantes y promovería la seguridad regional. Una acción audaz pudiera evitar el desfile de horrores esbozados anteriormente y permitiría que nuestra atención se dedicara a las dificultades de la Cuenca del Caribe (huracanes, terremotos, cólera, narcotráfico y volatilidad criminal).

“La colaboración y cooperación con Cuba contribuiría a la estabilidad regional. China ha anunciado que invertirá $6 mil millones en una refinería de petróleo de Cuba. El tiempo es esencial”.

* Saul Landau es miembro del Instituto de Estudios para Política. Su nuevo filme Que se ponga de pie el verdadero terrorista se estrenará el 11 de diciembre en el Festival de Cine de La Habana. Nelson Valdés es Profesor Emérito de la Universidad de Nuevo México.
En http://progreso-semanal.com

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario