Jun 23 2004
540 lecturas

Política

Memorias de Clinton: una vida brillante, pero aburrida

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

My Life (Mi vida) inició su trayecto a las librerías el lunes 21 por la noche. En principio la mayor curiosidad del público -por más que haya sido informado en su momento a través de diversos medios- se centraba en cómo el ex presidente de Estados Unidos le confesaó a su cónyuge sus aventuras amorosas con la joven y rellenita becaria de la Casa Blanca -Mónica Lewinsky, en la a tualidad una floreciente empresaria- para ser confinado a dormir en un sofá.

Tal vez las mismas razones fueron las que elevaron a 600.000 ejemplares la venta en la primera semana de su aparición del también autobiográfico texto de Hillary Rothman. No faltan quienes apuntan, en Estados Unidos, que el timing político del matrimonio Clinton: la senaturía de ella, su libro, el suspense alimentado por el ex presidente mientras escribía el suyo, en fin, tiene por objeto opacar la campaña electoral presidencial y eve tualmente pavimentar la candidatura, de la senadora a la Casa Blanca en cuatro años más.

Mónica pena

En una entrevistaen televisión Clinton dijo que todavía siente mucha pena por Lewinsky y confía en que ella “no quede atrapada en lo que Andy Warhol llamaba los 15 minutos de fama de cada persona”.

“Sentí pena porque, tal como ella dijo, fue traicionada por su amiga y luego quedó atrapada en ese gran enredo de los medios de comunicación y (del fiscal especial Kenneth) Starr”.

El ex mandatario dijo que Lewinsky era “una persona realmente inteligente y fundamentalmente buena”.

Clinton cuenta su vida desde su niñez en Arkansas hasta sus exitosos y discutidos años en la Casa Blanca. El ex presidente tiene planes de realizar una gira de un mes para autografiar su obra y dar entrevistas en televisión con el objeto de estimular las ventas.

“Creo que mucha gente comprará el libro, pero no todos lo leerán, sobre todo considerando que tiene 900 páginas”, dijo Douglas Brinkley, director del Centro Eisenhower para Estudios Americanos y profesor de historia de la Universidad de Nueva Orleans. Paralelamente The New York Times indicó en la reseña que el trabajo literario de Clinton es “sentimentaloide, autocompasivo y aburrido”.

Sin embargo, copnsiderando el pobre panorama político de su país, carejte de personalidasdes que brillen con luz propia o esgriman ideas novedosas, e independientemente de si la gente lo lee o no, la editorial Alfred A. Knopf había por adelantado vendido por completo la primera edición de un millón y medio de ejemplares.

Al fin y al cabo, si triunfar se mide por el poder de compra que proporciona la actividad que realiza una persona, indudablemente los Clinton Rothman son absolutamente exitosos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario