Feb 12 2007
339 lecturas

Política

México. – PAN CON ODCA: FUGA HACIA LA DERECHA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

A fines de enero de 2007 la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) inauguró en México su nueva sede. El hecho en sí carece de toda trascendencia: es bueno que la gente se reúna. Adquiere carácter de noticia, empero, y provoca la necesidad de análisis que se haya ligado dicha inauguración con una afirmación cuando menos temeraria. El Directorio Democrático Cubano, integrante de la organización, emitió el 31 de ese mes una declaración. Dice:

“La inauguración de la nueva sede de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) en México fue un éxito para los amantes de la democracia continental y especialmente para los gestores de la democracia en la Isla de Cuba. El evento contó con la presencia de todo el cuerpo diplomático acreditado en ese país con la excepción de la embajada de Cuba, cuyo embajador fue invitado pero no recibió el permiso de sus superiores para participar por existir la presencia de organizaciones cubanas prodemocráticas en el mismo”.

El silencio de los demás participantes –de toda América Latina– permite suponer que lo apuntado por el Directorio es compartido por la DC continental y extracontinental. En especial a la luz de lo expresado por Manuel Espino, nuevo presidente de la ODCA:

“Quisiéramos que la mayor cantidad de actores, tanto de la Isla como fuera de ella, reconozcan que el deterioro principal es el de la dictadura y el pueblo cubano, no entre Estados Unidos y Cuba, es un problema de carácter interno de ese pueblo”. Espino, es dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), que intenta gobernar México.

fotoLlama la atención que el argumento empleado –el conflicto en Cuba se plantea entre el gobierno y el pueblo cubano y no entre los gobiernos de EEUU, que bloquea al país y promueve el sabotaje y el terrorismo, y el de la isla–, que no tiene asidero en la realidad de la vida social cubana, sea exactamente el mismo del Departamento de Estado del país agresor, como se desprende de un análisis publicado en Foreign Affairs comentado en la revista también estadounidense Progreso semanal reproducido aquí.

La declaración del Directorio Democrático Cubano puede leerse en este lugar.

No al aborto, pero en política es otro el cantar

En la reunión mexicana los dirigentes demócrata-cristainos de América y Europa aplaudieron el discurso del señalado Espino, que mereció el siguiente comentario del analista Carlos Fazio: “Este año la temporada anticubana se adelantó en México. Y llegó de la mano de Manuel Espino, un anticomunista cerril que preside al Partido Acción Nacional (PAN, oficialista) y la ultraconservadora Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA)”. Fazio agregó:

foto
“El pasado 26 de enero, durante la inauguración de la nueva sede de la ODCA en México, Espino delineó los objetivos de corto plazo de la organización: acelerar la caída del presidente Fidel Castro en Cuba y detener el crecimiento de los gobiernos de izquierda en el hemisferio; en particular, contribuir a abortar los procesos de cambio en Bolivia y Venezuela.

“Al término de la reunión, que contó con la bendición del presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor Carlos Aguiar Retes, obispo de Texcoco y vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), los participantes decidieron erigir al presidente de México, Felipe Calderón, como el modelo a seguir en el subcontinente”.

Espino estrenaba el cargo al que fue elegido en noviembre de 2006 se acuerdo al libreto que exige la Casa Blanca a sus subordinados en todo el mundo. Fazio comenta que este dirigente en México es conocido como “la derecha de la derecha” por sus propios correligionarios, y su candidatura due aupada en Santiago de Chile “por cuatro grupúsculos que integran la industria de la contrarrevolución de la Florida: el Directorio Democrático Cubano, el Movimiento Cristiano de Liberación, el Proyecto Demócrata Cubano y el Partido Demócrata Cristiano Cubano, con sede en Miami.

“De acuerdo con el diario mexicano Reforma, la campaña de Espino fue coordinada por Marcelino Miyares, un cubano-estadounidense que participó en la invasión mercenaria de Bahía de Cochinos en 1961 y dirige a los democristianos de la Florida”.

El alineamiento hacia la derecha de la DC, sin embargo, no es nuevo ni se generó en América Latina por sus vínculos con Aznar o Berlusconi –cuando éstos fueron gobierno en España e Italia–. La DC, desde su origen se definió por la propiedad privada de los medios de producción, en concordancia con la doctrina vaticana, esgrimiendo, eso sí, la necesidad de una mejor distribución de la riqueza. En Europa, y en menor medida en América del Sur, jugó desde su nacimiento el triste rol de obstáculo o freno al crecimiento de la izquierda orgánica, entonces liderada por los partidos comunistas o socialistas.

Es así como la parte “demócrata” no trepidó en impulsar y apoyar –luego se arrepintió, cierto– el golpe de Estado de 1973 en Chile y pocos años después llega al poder en El Salvador, curiosamente, tras otra ruptura institucional.

Cierra Fazio su análisis:

“…La propuesta de la ODCA para infundir los valores de la ‘cultura occidental y cristiana’ y combatir el ‘comunismo’ de Fidel Castro y Hugo Chávez en la región, sigue los lineamientos de la administración Bush, en el marco de la llamada ‘guerra preventiva’ del jefe de la Casa Blanca que, en rigor, es una guerra ofensiva, expansionista, del imperialismo de nuestros días.

foto
“Un anexo secreto del último informe de la Comisión de Ayuda a una Cuba Libre (Plan de Bush para la anexión de Cuba ), con evidentes propósitos militares, está dirigido a acelerar la desestabilización de la isla en el marco de la convalecencia del presidente Fidel Castro.

“Es en ese contexto que se inscriben la reunión de la ODCA en México y el combate al ‘populismo radical’ y al ‘comunismo’, propuestos como bandera de lucha por Manuel Espino, quien se propone recuperar a América Latina para la derecha, con Felipe Calderón como estandarte del ‘cambio'”.

El texto de Carlos Fazio, en su oportunidad distribuido por Prensa Latina, puede encontrarse en www.dossierpolitico.com.

Chávez en el candelero

Desde que fuera elegido presidente en los últimos años del siglo XX hasta su reelección en diciembre de 2006, Hugo Chávez debió ocupar más tiempo y energía en impedir intentos golpistas, sabotaje y que el financiamiento y dirección externos de la oposición torciera la voluntad expresada de la ciudadanía venezolana que ningún otro gobernante contemporáneo.

El inevitable declinar de Estados Unidos en el resto de América y sus derrotas a lo ancho y largo del mundo hacen que –en palabras del profesor en Filosofía y estudioso de la política continental Edgar González Ruiz– “Las elecciones y los conflictos en países latinoamericanos están involucrando a organizaciones derechistas internacionales, como es la Organización Demócrata Cristiana de América, ODCA, que lo mismo apoya a candidatos derechistas como Felipe Calderón en México y Lourdes Flores en Perú, que apoya movimientos desestabilizadores como el frustrado golpe contra el presidente Hugo Chávez en 2002 y el referéndum de 2004”.

foto
(En efecto, la cancillería chilena –era ministro de RREE la actual presidente de la Democracia cristiana de ese país, Soledad Alvear, y jefe de la ODCA su cónyuge Gútenberg Martínez– apoyó incluso con una declaración pública el golpe de Estado en Venezuela, lo que cuatro años después le costó el cargo al embajador venezolano en Santiago, que tuvo la mala ocurrencia de recordarlo).

Prosigue González Ruiz: “A fines de 2005 Manuel Espino viajó a Perú para apoyar a la derechista Lourdes Flores, a la vez que la dirigencia del PAN anunció su participación en una estrategia ‘para evitar que el chavismo se contagie hacia otros países de América Latina’ y ‘de apoyo a todas aquellas opciones políticas de centro y de derecha cristiana…

“(…) El PAN se ha destacado en la tarea, prioritaria para Bush y para las plutocracias locales, de desacreditar al mandatario venezolano , cuya imagen han involucrado en el debate electoral en México a la vez que, incongruentemente, lo acusan de intervenir en los asuntos mexicanos, de lo que se hacen eco medios vinculados al expresidente Salinas y al gobierno actual.

“Pero el hecho es que es el PAN, como parte de la ODCA, quien se ha estado involucrando en los asuntos de otros países para respaldar a las fuerzas derechistas” .

El artículo de González Ruiz puede leerse íntegro en red Voltaire.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario