May 27 2020
140 lecturas

Despacito por las piedras

Miedo universal y eterno es la idea de la OMS

Es más que obvio que la humanidad está profundamente conmocionada por esta peste que nos agobia. Sobre sus orígenes y causas hay múltiples y cruzados debates. Es probable que muchas de tales cuestiones nunca se esclarezcan y queden ocultas, entre los pliegues de la confusión y las estrategias de diferentes sectores del poder mundial.

Son menos discutibles sus efectos inmediatos, tanto en la salud de las personas, en las políticas sanitarias, como en la vida económica. En este sentido hay un aspecto que prácticamente es compartido a lo largo y ancho de toda la geografía mundial. Es el miedo que se ha incubado en el seno de nuestras sociedades. Es probable que ése sea el aspecto más importante y difundido de todo este desastre.La OMS declara que el coronavirus se ha convertido en una pandemia

Una humanidad orgullosa de sus avances, que se encaminaba hacia la idea de un poderío imparable y de un crecimiento infinito, quedó –repentinamente- a merced de un virus desconocido o, mejor dicho,  de las campañas montadas en torno al mismo. No sabemos si ese virus o bacteria -como algunos vaticinan que es en realidad- fue creado desde algún laboratorio o si proviene de la convivencia de humanos y animales. Lo cierto es que está y causa un pánico generalizado.

En estos días a ese miedo se le dio el carácter de universal y eterno. La responsable de tal vaticinio ha sido la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha advertido que “el corona virus podría no desaparecer nunca, transformándose en un mal endémico”. En consecuencia, no tiene remedio, todo queda reducido a la espera de la salvadora vacuna. La OMS, una organización de las Naciones Unidas integrada por 196 países, es el máximo organismo de salud a nivel mundial.

La OMS advirtió que el riesgo de una pandemia de coronavirus “se ...Durante el desarrollo de esta peste, que la propia OMS ha calificado como pandemia, el organismo de la ONU ha sido criticado desde los ángulos más diversos. Las políticas del mismo suelen estar en línea con los países más poderosos y los intereses más concentrados que son, en definitiva, quienes lo financian.

Allí encuentran su lugar otros grandes intereses mundiales.  No cabe duda que los laboratorios farmacéuticos forman parte de ese núcleo privilegiado y que  las vacunas son la expectativa de tener entre manos “la gallina de los huevos de oro”. Basta recordar que esa vacuna serviría para inocular a unos siete mil millones de personas, clientes para dichas empresas.

Por eso podemos decir que sembrar el miedo universal y eterno puede que tenga un precio. Pero además ese mismo miedo sirve como instrumento para la domesticación y control de nuestras sociedades.

Covid 19 prefiere a pobres y personas que viven malCatorce millones de brasileños sufren la amenaza del coronavirus ...

La Covid-19 se hizo visible cuando -a fines del año pasado- aparecieron los casos en Wuhan (China), pero llegó a las diferentes latitudes viajando en avión. Si bien algunas teorías conspirativas dicen que fue “sembrado” en varios lugares, no hay dudas  que su rápida expansión tiene que ver con la velocidad de desplazamientos y traslados que caracterizan al mundo actual. Sin olvidar la contagiosidad de este mal.

Algunos países asiáticos primero, después los europeos y los americanos (del norte, centro y del sur) acumularon rápidamente la inmensa mayoría de los casos. En el continente africano y Oceanía el arraigo del virus es mucho menor y su circulación es nula entre los escasos pobladores del continente Antártico.

A las primeras apariciones de este virus -fuera de China- se las asoció a personas que habían estado en ese país o ciudadanos del mismo que viajaron por el mundo. Eran los tiempos en los que la mayoría de los contagiados eran personas de un buen pasar económico.

Poco a poco la situación fue cambiando y los circuitos locales comenzaron a tener un peso creciente. Con ellos fue cambiando el sector social y el medio ambiente donde esta peste se desarrollaba con mayor facilidad.

Coronavirus: ya hay 519 casos en las villas porteñas, el 30% del ...Algunos datos de la Argentina avalan esas tendencias generales. Al día de la fecha, los casos de contagios importados siguen disminuyendo y no llegan al 10% del total.  Desde el punto de vista social, nuestros lugares críticos son las “villas” de la Capital Federal y los indígenas Quom residentes en varias barriadas de Resistencia (Chaco).

En las “villas” de la  Capital Federal los contagiados están próximos a las dos mil personas y los muertos superan los 25 casos. En los barrios Quom (en el Gran Toba), de Resistencia, residen unas cuatro mil personas. Los afectados superan el centenar y los muertos son una docena. Pareciera que, después de cinco siglos, el genocidio indígena aún continúa.

En ambos casos los datos exceden largamente el promedio nacional y prueban la “predilección” que tiene esta enfermedad por los pobres y excluidos. En esos lugares falta de todo y desde siempre. Esos datos argentinos coinciden con lo que ocurre con los pueblos indígenas de otras regiones.

Desde México, organismos estatales y de defensa de los derechos indígenas, han concluido que el 78% de las muertes producidas nacionalmente por el Covid-19 se concentran en las zonas con mayores déficits ambientales. A su vez, organismos de las Naciones Unidas reconocen un “temor de que muchos indígenas mueran, no sólo por el virus en sí, sino también por los conflictos y la violencia vinculados a la escasez de recursos, y en particular de agua potable y alimentos”.

En EU, el presidente de la Nación Navajo remarcó que “una vez más hemos sido olvidados por nuestro gobierno». En esa Nación indígena que ocupa parte de Arizona, Utah y Nuevo México habitan unas 170 mil personas, los contagiados y fallecidos son –después de Nueva York- el territorio más afectado de ese país.

Hay una generalizada coincidencia que esta pandemia profundiza las desigualdades sociales ya existentes, en perjuicio de los más pobres y quienes residen en áreas desquiciadas por intereses económicos tolerados o promovidos por los actuales estados nacionales.

Juan Guahán

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario