Oct 20 2018
98 lecturas

Política

Migrantes hondureños: sin poder avanzar y sin querer retroceder

 Casi cuatro mil migrantes hondureños, que salieron en caravana de su país, superaron este viernes un bloqueo de policías y militares que se apostaron en vehículos blindfados en la frontera guatemalteca de Tecún Umán y lograron su objetivo de cruzar a México al doblar una valla metálica que impedía el paso, en su intento por llegar a Estados Unidos.

Mientras, seguía la discusión sobre el tema entre los gobiernos estadounidense y mexicano. México siempre ha sido promotor de una política migratoria segura, regular, ordenada y continuará definiendo soberanamente sus acciones en esta materia con pleno respeto a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario, planteó el presidente mexicano Enrique Peña Nieto al gobierno de Estados Unidos.

Por la noche, el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto, advirtió que, como cualquier país soberano, México no permitirá el ingreso de manera irregular y mucho menos violenta, como ocurrió con un numeroso contingente de la Caminata Migrante que salió de Honduras y busca llegar a Estados Unidos vía México. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, viajó a México para reunirse con el presidente Peña Nieto y el canciller Luis Videgaray.

Pompeo dijo en entrevista que tuvo una buena conversación con el mandatario mexicano, particularmente sobre la caravana de centroamericanos. Destacó como positivo el envío de 500 policías federales a la frontera entre México y ­Guatemala. El canciller Luis Videgaray había sostenido que la política migratoria de México, la define México; así como la política migratoria de Estados Unidos, la define Estados Unidos.

Pompeo dijo que “el canciller Videgaray y yo hablamos acerca de la importancia de detener este flujo antes de que llegue a la frontera de Estados Unidos y México”, Somos muy conscientes de que la manera en que México resuelva este asunto es una decisión soberana; es una decisión de México. Sus líderes y su pueblo decidirán cuál es la mejor manera de lograr lo que pienso son objetivos compartidos y les agradezco a todos el esfuerzo desplegado durante estos últimos días, incluida la solicitud de ayuda humanitaria a Naciones Unidas para enfrentar esta caravana de migrantes.

Añadió que el desafío de su país por defender su frontera sur es también un desafío para la soberanía de Estados Unidos. Tenemos que reformar las leyes de EEUU para poder enfrentar correctamente este problema y únicamente de Estados Unidos y como dijo el presidente Trump, lo debemos resolver internamente para asegurarnos de hacerlo bien. Si lo logramos, mejoraremos la relación entre nuestros dos países, añadió.

En un video en YouTube, Peña Nieto dijo que el ingreso violento no sólo atenta contra la soberanía, sino que también pone en riesgo a los migrantes, especialmente a niñas, niños, mujeres y adultos mayores, al referirse a la situación que se presentó en el paso fronterizo entre Ciudad Hidalgo, Chiapas, y Tecún Umán, Guatemala,

▲ En su intento por pasar la frontera hubo forcejeos y golpes con los uniformados, por lo cual recibieron atención.

La caravana

La caravana salió el sábado pasado de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras una convocatoria divulgada por redes sociales. Los hondureños intentan escapar de la violencia y pobreza que enfrentan en su país, pese a las amenazas del presidente estadounidense Donald Trump de que militarizará la franja fronteriza con México para prohibirles el ingreso.

Antes de que las autoridades cedieran y dejaran pasar a la caravana, se vivieron momentos de tensión después de que el bloque de migrantes, coreando consignas de “¡Sí se puede!”, se abalanzaron con mujeres y niños al frente contra una veintena de policías que formaban un cordón de seguridad. La policía mexicana lanzó gases lacrimógenos para contener a la multitud que se quedó sobre el puente internacional a la espera de ingresar a suelo mexicano.

Soportaron de todo y se valieron de todo para llegar a México, para muchos puerta de entrada a Estados Unidos: portazo contra las vallas que custodia el ejército guatemalteco, clavados desde el puente internacional hacia el río Suchiate, desafío a la Policía Federal que terminó controlándolos con gases lacrimógenos y equipos antimotines y, por el momento, un respiro para permitir un ingreso ordenado, resumía este sábado el periódico La Jornada.

La decisión de ingresar a México a como diera lugar fue tomada en una asamblea efectuada por la mañana del viernes en el parque central de Tecún Umán, ciudad guatemalteca fronteriza con México, donde aguardaban desde el jueves. Pasado el mediodía se enfilaron hacia México. Primero, tras algunos forcejeos, traspasaron un pequeño cerco de militares guatemaltecos que habían colocado tres vehículos tipo tanqueta para obstruir el paso, mismos que fueron utilizados incluso para saltar las vallas.

Luego, ocuparon totalmente el puente internacional de medio kilómetro que atraviesa el río Suchiate –que divide a México de Guatemala-, derribaron una valla metálica colocada por la policía mexicana para encontrarse con otra reja de gruesos barrotes, que lograron abrir parcialmente, lo que provocó la gresca, jaloneos y golpes con los uniformados.

▲ Algunos, desesperados, saltaron hacia el río Suchiate.

Las escenas dramáticas, transmitidas en vivo por televisión, se produjeron cuando muchos aspirantes a indocumentados se lanzaron desde el puente hacia el río o se descolgaban con lazos y nadaban hasta donde los esperaban improvisadas balsas. A mitad del puente, bajo el letrero que con letras blancas y sobre una estructura verde que dice “Bienvenidos a México”, la policía lanzó gases lacrimógenos, lo que ocasionó que los hondureños se replegaran.

Entonces vino la respuesta: una lluvia de piedras cayó sobre los policías y demás personas que estaban del lado mexicano, entre ellas periodistas. Entre la confusión, el caos y el desorden muchos cayeron al piso a medio puente, niños y mujeres incluidos.

Megáfono en mano, Manelich Castilla Craviotto, comisionado de la Policía Federal, llamó al orden, “Se recomienda a todos los migrantes que no agredan a los uniformados, vamos a dar condiciones para que sean atendidos de manera ordenada; no pongan en riesgo a mujeres y niños. Nombren una comisión para que se determine la manera de llevarlos a un albergue”.

“Por qué nos matan, por qué nos asesinan, si somos la esperanza de América Latina”, corearon algunos. “No somos delincuentes, sólo queremos trabajo y seguridad porque en nuestro país hay mucha violencia y pobreza”, dijo otro joven que viaja “con la ilusión de encontrar un empleo en el norte (Estados Unidos)”.

Ingreso ordenado

“Se evitó que se vulnerara nuestra frontera; no hicimos uso de la fuerza”, afirmó Castilla Craviotto. “El propósito principal se cumplió, va a haber un ingreso ordenado, bajo las condiciones que ponga la autoridad migratoria y no bajo las condiciones de violencia que algunos piensan que funcionan en países como el nuestro como medidas de presión“, dijo una vez que la policía tuvo el control total de la situación.

Dos horas más tarde, el gobierno mexicano comenzó a permitir el paso de menores de edad y luego de adultos para que subieran en autobuses que los trasladaron a un albergue ubicado en el centro de Ciudad Hidalgo, cabecera del municipio de Suchiate, donde recibieron alimentos, agua, colchonetas y cobijas, mientras las autoridades migratorias estudiaban sus casos individualmente.

Rubén Figueroa, representante del Movimiento Migrante Mesoamericano, que cada año organiza la caravana de madres de Centroamérica en busca de sus hijos desaparecidos en México, dijo que los migrantes “fueron reprimidos por la policía mexicana”. “Fue la Policía Federal la que dio la bienvenida, entre comillas, a los migrantes, no el Instituto Nacional de Migración (INM). El gobierno mexicano había dicho que no iba a reprimir, pero fue todo lo contrario”, añadió.

La noche del viernes, miles de migrantes permanecían sobre el puente, sentados o acostados en el piso, en espera de poder ingresar a México. Funcionarios del INM estaban preparados para recibir en “grupos pequeños” a los migrantes para tramitar sus solicitudes de refugio o visa humanitaria, que es la única forma bajo la cual el gobierno mexicano ha dicho que los dejará pasar la frontera.

Un joven hondureño dijo ante las cámaras de televisi´pon que estuvo presente la Comisión de Derechos Humanos, “pero para ellos los hondureños somos desechos humanos. Nadie nos está defendiendo”.

López Obrador

Mike Pompeo, y Marcelo Ebrard, futuro titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, abordaron en reunión privada la propuesta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de establecer un proyecto de desarrollo en Centroamérica para que la migración sea optativa y no obligatoria.

Ambos comentaron el encuentro que sostuvo Ebrard en Tegucigalpa el pasado miércoles, con “asistencia de los países del triángulo norte de Centroamérica –Guatemala, Honduras y El Salvador– y la presentación por parte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) sobre una visión para el desarrollo de esa región, siguiendo los conceptos expuestos por AMLO en su carta a Trump.

En la misiva, López Obrador planteó a Trump que debe atenderse de manera integral y de fondo el problema migratorio, mediante un plan de desarrollo que incluya a los países centroamericanos, donde millones de habitantes no tienen oportunidades de trabajo y se ven obligados a salir de sus pueblos para buscarse la vida y mitigar su hambre y su pobreza.

“Si en este plan participamos Estados Unidos y México e incluimos a los países centroamericanos, aportando cada uno de acuerdo a la dimensión de su economía, podríamos reunir una considerable cantidad de recursos para el desarrollo de la región, los cuales se destinarían en 75% a financiar proyectos para crear empleos y combatir la pobreza, y el restante 25%, al control fronterizo y a la seguridad”, añadía en la carta.

En la reunión de ayer, Pompeo y Ebrard conversaron sobre la agenda de trabajo que será estratégica a partir de diciembre, y se mencionó que el diálogo político entre México y Estados Unidos va más allá de los temas comerciales, de seguridad y de migración.

* Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario