Mar 29 2005
1070 lecturas

Ambiente

Monsanto y la soya argentina

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoMonsanto tiene la patente europea n√ļmero 301 749, otorgada originalmente en marzo de 1994 a la compa√Ī√≠a Agracetus. Es aberrante porque funciona como una ¬ępatente de especie¬Ľ: otorga a su propietario el monopolio exclusivo sobre todas las variedades y semillas de soya ‚Äďo soja‚Äď modificadas gen√©ticamente, sin tomar en cuenta los genes utilizados o la t√©cnica empleada.

Cuando Agracetus consigui√≥ esta patente, adem√°s del Grupo ETC (entonces RAFI), Greenpeace y otras organizaciones, la propia Monsanto inici√≥ un juicio contra aqu√©lla, alegando, entre otros argumentos -el documento de apelaci√≥n ten√≠a 292 p√°ginas-, que era una patente absurda porque no ten√≠a ¬ęnovedad¬Ľ ni ¬ęinvenci√≥n¬Ľ y que ¬ędeb√≠a ser revocada en totalidad¬Ľ por el control que entregaba a una sola empresa.

Dos a√Īos despu√©s, Monsanto compr√≥ Agracetus, con patente incluida, y s√ļbitamente cambi√≥ de opini√≥n sobre los hechos.

En la pr√°ctica Monsanto adquiri√≥ as√≠ el monopolio mundial de la soya transg√©nica, ya que aunque su patente no tenga validez legal en alg√ļn pa√≠s, act√ļa gangsterilmente para lograr los mismos resultados. En Argentina, por ejemplo, la patente nunca tuvo validez, ya que no cumpli√≥ con los tr√°mites de registro nacional en el plazo adecuado. Esto no impide a Monsanto haber cobrado compulsivamente regal√≠as, porque al vender la semilla cobra este porcentaje incluido en el precio. Pero en ese pa√≠s solamente 18 por ciento de la soya transg√©nica es comprada a distribuidores. El resto se vende sin certificaci√≥n o es producto de que los propios agricultores guardan parte de su cosecha como semilla para la pr√≥xima siembra.

La mayor√≠a de los agricultores en el mundo tienen esta pr√°ctica de guardar semilla. No solamente los campesinos, para los cuales esto es obvio, sino tambi√©n muchos agricultores comerciales. Esta tradici√≥n est√° reconocida en Naciones Unidas como parte de los derechos de los agricultores, como un peque√Īo reconocimiento al trabajo que durante m√°s de 10 mil a√Īos han venido haciendo los campesinos para mejorar y proveer de alimento a la humanidad.

En Argentina, los agricultores tienen el derecho a guardar y replantar simiente, lo cual est√° establecido tambi√©n en la ley de semillas. Por tanto, los reclamos de Monsanto son ilegales. Pese a esto, por las presiones que recibe, el gobierno argentino est√° negociando desde hace casi dos a√Īos para que Monsanto pueda cobrar sus regal√≠as.

Ya desde 1999 la trasnacional estableci√≥ ‚Äďa trav√©s de sus distribuidores‚Äď el concepto ¬ęregal√≠as extendidas¬Ľ: el que compra soya transg√©nica certificada puede guardar una parte de su cosecha, pero debe abonar un porcentaje a la empresa para usarla, lo cual obviamente contraviene la ley de semillas argentina.

En febrero de 2004 el secretario de Agricultura present√≥ una propuesta m√°s escandalosa: la creaci√≥n de una ley de ¬ęregal√≠as globales¬Ľ, llamada Fondo de Compensaci√≥n Tecnol√≥gica. Por este mecanismo todos los agricultores pagar√≠an un porcentaje al momento de la venta, captado por el propio gobierno, para entregarlo a las empresas semilleras. Es decir, el gobierno aplicar√≠a impuestos para garantizar los intereses de las multinacionales contra sus propios agricultores, contra los derechos de los agricultores establecidos en Naciones Unidas y contra la ley de semillas de ese pa√≠s.

Debido a la protesta masiva de los agricultores esa ley está estancada. Y por esta razón Monsanto amenaza ahora con el cobro de una tasa mucho mayor, a aplicarse en los puertos de entrada de los destinos de exportación de la soya.

Monsanto ya logr√≥ que tambi√©n el gobierno brasile√Īo y el paraguayo, donde la soya transg√©nica fue introducida por contrabando desde Argentina, la legalizaran y cooperaran en el cobro de regal√≠as por la soya contrabandeada. Seg√ļn Carlos Vicente, de GRAIN en Argentina, ¬ęla f√≥rmula parece apuntar a los cultivos que generan m√°s dinero (algod√≥n, soya, ma√≠z), encontrar un punto de acceso, contaminar el suministro de semillas y luego tomar el control (…) La historia de lo que ocurri√≥ en Argentina es una grave advertencia de lo que sucede cuando se permite echar ra√≠ces a la agricultura transg√©nica¬Ľ.

Con los transg√©nicos, ya sea por caminos legales, como en Argentina, donde Monsanto primero dej√≥ extenderse el cultivo sin tomar medidas; o ilegales, como el contrabando y la contaminaci√≥n con genes patentados en otros pa√≠ses, vamos hacia una violaci√≥n global, masiva e impune de los derechos de los agricultores por parte de un pu√Īado de trasnacionales. Que no es un tema apenas jur√≠dico, sino coartar tradiciones fundamentales para la agricultura y la alimentaci√≥n de toda la humanidad.

————————————-

* Investigadora del Grupo ETC. (www.etcgroup.org). El Grupo ETC es una organización internacional de investigación y promoción de los derechos de los pueblos, con sede en Canadá.

Publicado en Radio Mundo Real.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario