May 12 2008
592 lecturas

Economía

Mujeres, soledad, lucha. – EN LA OTRA ESQUINA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La Concertraición, al igual que todos los gobiernos patriarcales, administra los cuerpos de acuerdo a las
necesidades pol√≠tico-econ√≥micas del sistema. Su peque√Īa historia ha consistido en mantener las instituciones de la dictadura y el acceso a los bienes que esta institucionalidad les proporciona. Hay muchos ejemplos: en diciembre 2007 en la C√°mara de Diputados por un voto de la Concertraici√≥n se perdi√≥ el sancionar el secuestro permanente como crimen de lesa humanidad. Para la Concertraici√≥n y sus adl√°teres de todo pelaje la p√≠ldora del d√≠a despu√©s es una movida m√°s en el ajedrez pol√≠tico; no hay contenidos √©ticos, s√≥lo c√°lculos.

De hecho el demo-cristiano Mario Fernandez fue subsecretario de Aviaci√≥n desde el 90 al 99, ministro de Defensa de Lagos y es uno de los integrantes del Tribunal Constitucional que vot√≥ contra la p√≠ldora… ¬ŅEn qu√© quedamos?

En la actual coyuntura política con el vientre de las mujeres se están jugando las próximas elecciones, ya que para regocijo de la Concertraición la píldora se transformó en una especie de transantiago de la derecha pinochetista. Al percatarse de ello, Jovino Novoa y otros del calibre están balbuceando algo como que el Tribunal Constitucional no debería haberse pronunciado respecto a la píldora del día después.

La Concertraici√≥n siempre trat√≥ de tener a su servicio un movimiento feminista que, adem√°s de nutrirla con ideas, le diera un toque de democracia mujeril. No lo logr√≥, s√≥lo ha podido tener militantes de sus partidos y a unas cuantas funcionarias de ONG y muchas instituciones ¬ęindependientes¬Ľ, como el Foro de Derechos Reproductivos donde participan funcionarias
¬ęfeministas¬Ľ que durante a√Īos plante√≥ el aborto terap√©utico como la √ļnica pol√≠tica viable en Chile y que luego de los acuerdos de Beijing sobre aborto ‚Äďninguna mujer debe sufrir c√°rcel por aborto‚Äď llama a una manifestaci√≥n callejera por la despenalizaci√≥n del aborto…

La Concertraición ha, invisibilizado, estigmatizado y acorralado en lo laboral a quienes hacen política desde la otra esquina. De ahí la gravedad que desde la autonomía feminista Victoria Aldunate responda a una crítica política de Andrea Franulic (Movimiento Feminista del Afuera) con una carta llena de insinuaciones insultantes. Decir que las del Afuera hacían lo mismo que los Comunistas en la manifestación de la píldora, sin especificar, además de anticomunismo y anti El Afuera (donde participa Margarita Pisano, inspiradora o fundadora de todas las instancias de autonomía feministas desde los 80)
es extra√Īo si una piensa en las consecuencias del anticomunismo chileno.

El artículo de Andrea Franulic a que alude la autora puede leerse en Piel de Leopardo aquí

Hacer pol√≠tica autodefini√©ndose representante de las emociones (¬ębuenas¬Ľ) y de lo humano (¬Ņcu√°l?), se pone fuera del
alcance del pensamiento crítico y eso es muy, pero muy parecido al facismo.

Por mi parte comparto plenamente la crítica política que hace Andrea Franulic al grupo Memoria Feminista por su participación en el acto de la Concertraición y la píldora del día después. No tiene nada de autónomo transitar desde la otra esquina a una marcha de la Concertraición en el contexto eleccionario donde Concertraición y derecha pinochetista se disputan el control de las riquezas de Chile o lo que van dejando de ellas.

Como dice Kate Millet, ¬ęLas instituciones pol√≠ticas vigentes no ofrecen al grupo subalterno medios de acci√≥n suficientes, por lo que no hay posibilidad de organizar la oposici√≥n y la lucha sobre el terreno pol√≠tico convencional¬Ľ. En ella reconocemos or√≠genes quienes fundamos el feminismo aut√≥nomo y decidimos actuar pol√≠ticamente en lo que llamamos la otra esquina. El llamarnos as√≠ fue un acto pol√≠tico, pensado y discutido. Nos fuimos de la Estaci√≥n Mapocho ‚Äďlugar donde institucionalizaron la rebeld√≠a de las mujeres y muchas otras‚Äď a la calle, en pleno ¬ępololeo¬Ľ de la Concertraici√≥n con las que despu√©s pasar√≠an a instituciones de toda √≠ndole.

foto

El cuerpo como lugar político

La política sexual y reproductiva patriarcal está ideológicamente orientadas a controlar la corporalidad de las mujeres interviniendo en ello todas las instituciones patriarcales y cambiando a conveniencia los argumentos:

РLa ciencia con sus experimentos más variados de bombas de hormonas, instrumentos de metal o plástico, etc.. Los métodos anticonceptivos, incluyendo la pastilla del día después, no son consecuencia de investigaciones científicas hechas por las mujeres en tanto grupo político social revolucionario, sino que responden a las políticas de las empresas privadas de
investigación farmacéutica, entre otros.

– Las religiones con su mirada sucia sobre el cuerpo, la sexualidad de las mujeres y su devoci√≥n por las semillitas masculinas (con alma desde antes o despu√©s de salidas del pene, seg√ļn la tontera del o los jefes del momento).

РLos hombres de estado, con sus cálculos políticos, vanidades, frustraciones y ejercicios de autoritarismo y el derecho que le da el poder sobre una o más mujeres.

РLa familia, con su escuela de domesticación para los servicios y esclavitudes patriarcales.

Para ser mujeres libres tenemos que salir del contexto de los valores patriarcales de la idolatr√≠a de la semillita que reduce a las mujeres a tierra, Pachamama donde se instala la semillita. Tenemos al menos que preguntarnos porqu√© no hay medicina para controlar la semillita que pone a la mujer en situaci√≥n de reproducci√≥n. Sobre todo si la mujer se comporta como es debido y ¬ęsiempre da la pasada¬Ľ como lo promociona el metro chileno.

——————————————–

Addenda

Luego del acto a que se refiere el art√≠culo precedente, y sobre el que trata tambi√©n el texto de Franulic, Victoria Aldunate public√≥ ‚Äďla √ļltima semana de abril de 2008‚Äď en la revista digital La Fogata el texto que se transcribe a continuaci√≥n ‚Äďy que puede encontrarse aqu√≠‚Äď; quiz√° sea aquel que menciona Lidid:

El impopular Fal(l)o del día después y la popular PAE

15 mil personas registraron los medios masivos en la marcha del d√≠a 22 de abril reci√©n pasado a favor de la PAE, la p√≠ldora de anticoncepci√≥n de emergencia. Alguien dijo que ¬ęse abrieron las anchas alamedas¬Ľ, y es que los pacos no pudieron contener a la masa‚Ķ lo extra√Īo: no hubo represi√≥n en Santiago*‚Ķ

Victoria Aldunate Morales

En Chile hemos llegado a abogar por la anticoncepci√≥n, no sabemos si el pr√≥ximo movimiento que se arme deba llamarse por ejemplo Por el voto femenino‚Ķ (si el voto no lo quitan es porque hay mucha mujer que vota por la derecha y eso lo saben los comunistas chilenos, que antiguamente no miraban con buenos ojos el voto femenino). La cosa es que ahora, por un pelo no nos obligaron a sacarnos la T (Dispositivo Intrauterino) masivamente. Habr√≠a sido algo as√≠ como una ¬ęperformance¬Ľ similar a cuando los pacos les cortaban los pantalones a las mujeres en las calles los primeros meses despu√©s del golpe pinochetista.

Ha sido tan impopular este fallo ‚Äďm√°s bien falo- del Tribunal Constitucional que proh√≠be la PAE (p√≠ldora anticonceptiva de emergencia), que la derecha est√° irritad√≠sima porque no logr√≥ sacar m√°s de 400 jovencitos relamidos a la calle a darle un espaldarazo al Tribunal Constitucional.

Tan molesta est√° la Derecha como feliz la Concertaci√≥n de Partidos dizque por la democracia que cree que le dio el palo al gato. Ha inaugurado hospitales falsos con enfermos falsos, ha perdido millones de platas para Educaci√≥n al punto de que el fuego cruzado con la Derecha tuvo por damnificada a una ministra, el toque de queda concertacionista o Transantiago sigue tortur√°ndonos, el pan sube y sube y los sueldos ah√≠ mismo, la Comisi√≥n de Educaci√≥n fue un enga√Īo para terminar con el movimiento secundario ‚Äďy ya salieron de nuevo a las calles, l@s estudiantes‚Äď. Hubo una huelga de 100 d√≠as de la mapuche Patricia Troncoso Robles con un resultado concreto bastante pobre (un par de beneficios carcelarios). Los montajes policiales y judiciales contra las y los dirigentes mapuche autonomistas surgen d√≠a a d√≠a (ahora se perdieron del mismo tribunal, testimonios que podr√≠an absolver al preso pol√≠tico mapuche, H√©ctor Llaitul Catrillanca, dirigente de la CAM, Coordinadora Arauco Malleco).

En el Sur siguen actuando grupos paramilitares contra mapuche y ecologistas, a Flora Pavez, presa pol√≠tica de la ¬ędemocracia¬Ľ se la hostiga constantemente por personal de Gendarmer√≠a en Santiago, en la c√°rcel de mujeres, igual como se maltrata a los hijos peque√Īos del preso pol√≠tico mapuche H√©ctor Llaitul (nuevamente), cuando van a ver a su padre a la c√°rcel de Angol, coloc√°ndolos aparte para el registro e intentando obligarlos a hacer cosas que no quieren hacer‚Ķ Y no sigo enumerando porque es musssssho‚Ķ

Con todo y m√°s, aunque el falo del TC no se revierta, el gobierno ya se lav√≥, en algo, la cara, y todo gracias a que a la Derecha, justo le dio por defender principios morales (hay mucho derechista light furioso con sus l√≠deres m√°s ¬ępuros¬Ľ por esta est√ļpida jugada).

La PAE es importante, sí

La PAE es importante, significa una instancia √ļnica para evitar embarazos no deseados por lo que si las mujeres la usaran masivamente estar√≠an decidiendo en algo sus maternidades. Es una instancia √ļnica, especialmente en $hile donde el aborto est√° prohibido y por ello se ha obligado a parir a ni√Īitas de 9 a√Īos, embarazadas de su violador y padrastro(1).

La PAE no es mala cosa en un pa√≠s donde se encarcela a mujeres por aborto, se las encadena a las camas de hospital ‚Äďporque no s√≥lo a las mapuche le hacen eso- y se les coloca un polic√≠a afuera de la sala de aislamiento para custodiarlas, luego de que alg√ļn m√©dico la delat√≥ a la Injusticia (2).

No ser√≠a malo tener PAE a falta de aborto… y m√°s conformismo: tener PAE aunque se criminalice a las mujeres por abortar, aunque la Ley de Violencia Intrafamiliar agote hasta a la denunciante m√°s paciente porque el Juzgado la manda a la Fiscal√≠a, la Fiscal√≠a la devuelve al Juzgado y el Juzgado de nuevo ¬ęa la Fiscal√≠a¬Ľ‚Ķ y as√≠ el jueguito con la mujer violentada en un comprahuevos en el que tambi√©n participa Carabineros (¬°c√≥mo no!), y muchas veces no le quiere tomar la denuncia por cualquier f√°lico motivo, o llega a colocarla en el mismo carro policial con el agresor, y la mujer muere asesinada por fin en las mismas narices de los ¬ęguardadores del orden¬Ľ (3).

‚ĶTener PAE, aunque en los juicios por violencia intrafamiliar se pierden tambi√©n expedientes ‚Äďigual que en las causas contra l@s mapuche‚Äď especialmente si el agresor es por ejemplo de la FACH, Fuerza A√©rea de Chile (4) o tiene que ver algo con alg√ļn juez. Y cuando no se pierden, no importa porque igual no llegan lejos, y sin ning√ļn santo en la Corte, los agresores se quedan en la casa y la mujer sale corriendo a un lugar de acogida estatal, con ni√Īos, ni√Īas, y b√°rtulos y se queda tres meses en un lugar donde las trabajadoras son denominadas ¬ęeducadoras¬Ľ porque pareciera que, en la perspectiva de SERNAM, a la mujer que es violentada hay que ¬ęreeducarla¬Ľ(¬Ņ!), y luego de los tres meses, demasiadas veces, debe volver a habitar en la misma casa con el agresor‚Ķ

Tener la PAE, aunque basta con una ojeada para ver que la reposici√≥n de la Ley de Aborto Terap√©utico ‚Äďquitado por la dictadura‚Äď no s√≥lo jam√°s le ha interesado a la Concertaci√≥n, sino que sus publicidades en la campa√Īa Chile Crece Contigo contienen im√°genes dignas de cualquier comunicador s√ļper numerario del Opus Dei. Chile Crece‚Ķ es un programa gubernamental surgido luego de la √ļltima encuesta CASEN (de caracterizaci√≥n socioecon√≥mica) que concluy√≥ de manera velada, entre muchas otras fraudulentas ideaciones, que los m√°s pobres de Chile son los ni√Īos y ni√Īas de 0 a 5 a√Īos‚Ķ S√≠, los infantes, no sus madres como si no fueran justo sus madres las que por ser pobres extienden su pobreza a la prole. Gracias a Chile Crece‚Ķ ahora muchas madres en los quintiles m√°s pobres deben cumplir varios requerimientos exigidos a trav√©s de asistentes sociales, pues las mujeres pobres, miradas como cuidadoras de sus hijos e hijas (vientres al fin), est√°n m√°s fiscalizadas que antes.

Siempre hablar de la infancia es algo que suena muy bien. Como los padres que no pagan pensi√≥n alimenticia, pero salen con sus hijos un d√≠a a la semana y se ven bien ¬ęmatr√≠sticos¬Ľ, un presidente o una presidenta rodeada de ni√Īos y ni√Īas, con un reci√©n nacido en los brazos es una imagen televisiva convincente. Hablar de aborto, en cambio, es ¬ęfeo¬Ľ, suena a que ¬ęno se defiende la vida¬Ľ. Y aunque los antiabortistas defiendan la vida que tienen que vivir los ni√Īos y ni√Īas pobres debajo de los puentes y explotados en el comercio sexual infiero que creen en eso, pero los que no son de aqu√≠ ni son de all√°, y se dan varias vueltas antes de declarar como el ministro secretario general de gobierno que ¬ętodos estamos contra el aborto en Chile¬Ľ, ¬Ņen qu√© creen?

El aborto es impopular

O sea, el aborto es impopular, pero la PAE es popular, no hay donde perderse, ni ciega que estuviera la Concertaci√≥n. En realidad siempre ha usado buenos anteojos, y es mucho m√°s mala que cualquier feminista; es calculadora, asegurada y manipuladora‚Ķ El grito feminista ese de que ¬ęsomos malas y podemos ser peores¬Ľ suena de una ingenuidad profunda al lado de las pol√≠ticas de g√©nero y equidad de la Concertaci√≥n. Si incluso de las demandas de las mujeres a la democracia, que ya eran bastante tibias, s√≥lo se han cumplido las m√°s convenientes. Por ejemplo la creaci√≥n de SERNAM, Servicio Nacional de la Mujer, que el √ļltimo ocho de marzo dec√≠a que ¬ęLas mujeres chilenas tenemos mucho que celebrar.

S√≠, algunas. Celebrar lo de las ¬ęcuotas¬Ľ por ejemplo para abultar la clase pol√≠tica con mujeres de los dos conglomerados binominales y constitucionales: La derecha y la Concertaci√≥n. Celebrar los programas de g√©nero en las instituciones que entregan unos pelda√Īos valios√≠simos para elevarse en la escala del poder a mujeres que asumen los programas sist√©micos, y tambi√©n, porque ac√° hay igualdad, estos programas est√°n sirviendo a hombres ‚Äďque hacen nata en el SERNAM‚Äď ya que la mejor manera de demostrar que no se es ¬ęmuy demasiado¬Ľ feminista para quedar como reinas es mostrarse abiertas y emp√°ticas con los varones y darles m√°s espacios de los que ya tienen.

La marcha fue buena, muy buena, grande y decidida (5): una bofetada a la derecha y a la Iglesia Cat√≥lica apost√≥lica romana chilena. Sin embargo, hab√≠a zonas y zonas, una con muchas banderas concertacionistas que era la que guiaba y otra, la de atr√°s, algo as√≠ como ¬ęla otra marcha¬Ľ, que pifiaba a los pol√≠ticos de la Concertaci√≥n cuando, locos ellos, se iban a meter con la masa que parece que ya no quiere votarlos (sino botarlos).

Grup√ļsculos feministas aut√≥nomos gritaban: ¬ę¬°Aborta, aborta, a la Concertaci√≥n!¬Ľ y ¬ę¬°Esta democracia es una Desgracia!¬Ľ. La zona vanguaria, o sea la que guiaba, termin√≥ con m√°s show frente a La Moneda, los de atr√°s (¬ęla otra marcha¬Ľ) llegamos desconcertados y vimos de lejos las luces del escenario. No falt√≥ el c√≠rculo de fuego del no m√°s, y a ese fuego se acercaron muchas estudiantes, hombres y mujeres, que dijeron que no quer√≠an seguir viendo el show de la Concertaci√≥n, pero s√≠ exig√≠an PAE porque, como gritaban en la marcha, ¬ę¬°Nosotras parimos, nosotras decidimos!¬Ľ y ¬ę¬°Nosotros follamos, nosotros apoyamos!¬Ľ ‚Ķ Fue lindo mientras dur√≥‚Ķ

Igualmente las l√°grimas y las risas, cayeron sobre la leche derramada del falo del TC. Nacer√°n muchos hijos e hijas no deseados/as, la derecha tendr√° m√°s mano de obra barata, habr√° m√°s infantes en explotaci√≥n sexual y cuando estallen esc√°ndalos de pedofilia con tipos de la clase pol√≠tica involucrados, se acallar√° a los testigos ‚Äďas√≠ como a los curas abusadores sexuales se los cambia de parroquia y ya‚Äď.

¬ŅNosotras? seguiremos abortando clandestinas, muchas morir√°n, otras ir√°n a la c√°rcel, unas y otras ser√°n pobres‚Ķ ¬ŅY la Concertaci√≥n? si vuelve a salir gobernando seguir√° sin ninguna intenci√≥n de legalizar el derecho de las mujeres a abortar para no morir y vivir una vida buena.

* En Concepci√≥n hubo detenidos entre ellos 20 j√≥venes, 13 hombres y 7 mujeres, anarkistas de la casa okupa ¬ęLa Porotera¬Ľ que denuncian malos tratos y acoso por parte por parte de Carabineros de $hile. Ello fue informado a Memoria Feminista por la Colectiva L√©sbica Feminista Mafalda, de Concepci√≥n.* En Concepci√≥n hubo detenidos entre ellos 20 j√≥venes, 13 hombres y 7 mujeres, anarkistas de la casa okupa ¬ęLa Porotera¬Ľ que denuncian malos tratos y acoso por parte por parte de Carabineros de $hile. Ello fue informado a Memoria Feminista por la Colectiva L√©sbica Feminista Mafalda, de Concepci√≥n.

Notas

1. Una ni√Īa de 9 a√Īos que resid√≠a en Calama, norte de Chile, qued√≥ embarazada producto de reiteradas violaciones por parte del conviviente de su madre, ella fue obligada a parir en el a√Īo 2005.

2. Referencias en ¬ęMUJERES PROCESADAS POR ABORTO¬Ľ. LIDIA CASAS BECERRA. FORO ABIERTO DE SALUD Y DERECHOS REPRODUCTIVOS.SANTIAGO, CHILE 1996. Tambi√©n en Reportajes peri√≥dico feminista de los a√Īos noventasPuntada con hilo: ¬ęPersecucion por aborto. La mujer sin derecho a decidir¬Ľ y ¬ęMujeres prisioneras esperan entre rejas¬Ľ.

3. En Huala√Ī√©, Curic√≥, Chile, el 28 de febrero de 2005, Bel√©n Ram√≠rez de 23 a√Īos fue asesinada por su novio al interior de un veh√≠culo policial con una pistola 9 mil√≠metros, ante los carabineros que ‚Äďal detener al agresor‚Äď subieron a v√≠ctima y femicida juntos en el mismo carro.

4. Ver reportaje de Arnaldo Pérez Guerra La Cultura del Maltrato aquí

5. Ver fotos en aquí

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario