Ene 29 2014
1041 lecturas

Cultura

Murió Pete Seeger, el hombre que le puso música al compromiso norteamericano

Pete Seeger, vocero del pueblo, figura legendaria de la música folk, participante gentilmente feroz en luchas sociales desde los años 30 hasta Ocupa Wall Street en el siglo XXI, y maestro de música de millones, falleció este lunes en Nueva York, a los 94 años de edad.

Su voz fue una ruta sonora de las grandes batallas por los derechos laborales, de la lucha antifascista dentro y fuera de este país, de la de los inmigrantes desde hace décadas, del movimiento de los derechos civiles como también los movimientos contra las guerras e intervenciones estadunidenses desde Vietnam a Irak, como la lucha en defensa del medio ambiente.

Su famoso banjo tiene un lema: Esta máquina rodea al odio y lo obliga a rendirse.

En todo lugar que se presentaba, fuera Carnegie Hall o una huelga en un pueblo perdido, el punto no era su voz, sino el coro colectivo, y siempre invitaba a cantar afirmando que “la participación –de eso se trata todo mi trabajo”.

Seeger grabó más de 100 discos volviéndose en el mayor impulsor de la música folk, pero su influencia musical fue mucho más amplia. Inspirado por su amigo Woody Guthrie, Seeger fue maestro de generaciones de músicos, incluyendo a dos de los cantautores más importantes del último medio siglo, Bob Dylan y Bruce Springsteen.

En un magno concierto en Madison Square Garden para celebrar los 90 años de Seeger, Springsteen al presentarlo advirtió al público: No se vayan con la finta: se ve como si fuera tu abuelito, pero sólo si tu abuelito te puede partir la madre. Agregó que él canta en la voz del pueblo y apuñala con un cuchillo las falsas ilusiones de nuestro país, pero que mientras revela sus grandes fracasos (del país), también festeja sus mejores ángeles.

Seeger fue por un ratito a Harvard, pero se hartó y se fue a viajar por todo Estados Unidos junto con un musicólogo que rescataba las canciones populares del sureste del país, participó en la lucha contra el fascismo y en defensa de los republicanos españoles y se fue como soldado a la Segunda Guerra Mundial. Cuando regresó fundó con otros un grupo famoso de música folk, The Weavers, con el cual lograron tener un éxito número uno del país: Goodnight, Irene.

Su carrera artística fue interrumpida por el macartismo. Con la orden de presentarse ante los comités anticomunistas del Congreso en 1955, fue uno de los pocos que simplemente rehusó responder al interrogatorio sobre si era miembro o aliado del Partido Comunista (si fue miembro por unos pocos años, y aunque rompió sus vínculos siempre afirmó que nunca dejó de ser comunista con c chica). En 1961 fue legalmente declarado en desacato del Congreso, y condenado a la cárcel por un tribunal federal, aunque en 1962 su condena fue revocada. Sin embargo, durante los siguientes años Seeger, como tantos más, fue colocado en las listas negras y él y sus canciones no podían presentarse en radio, televisión o conciertos.

Fue en esos años que participó en el creciente movimiento de los derechos civiles encabezado por el reverendo Martin Luther King, Jr. junto con otros músicos reunidos en el Highlander Center (famoso centro de capacitación de organizadores sociales). Seeger arregló We shall overcome que se convirtió en el himno del movimiento. En 1963 cantó ante el Monumento a Lincoln en la famosa marcha y manifestación del reverendo King en Washington donde ofreció su discurso de Yo tengo un sueño.

En 1967

En 1967

Casi medio siglo más tarde, de nuevo estaba ante el Monumento a Lincoln, esta vez como invitado al concierto oficial de celebración de la inauguración del primer presidente afroestadunidense. Junto con Bruce Springsteen, ahí cantó, frente a Barack Obama, This land is my land, de su amigo Woody Guthrie, incluyendo los versos originales, y subversivos, que casi siempre se dejan fuera, como este: “Al caminar/ Había un anuncio ahí/ De un lado decía ‘propiedad privada’/ Pero del otro no decía nada/ Ese lado está hecho para ti y para mí”.

En 1969 lanzó una iniciativa ambientalista para limpiar el gran río Hudson a través de educación y convocar a la participación de comunidades a lo largo del río juntando a estudiantes, activistas comunitarios, políticos, líderes indígenas y más en lo que hoy continua como uno de los esfuerzos pioneros del movimiento ecológico (www.clearwater.org).

Su contribución a la cultura fue oficialmente reconocida en 1994 cuando fue condecorado por el presidente Bill Clinton con la Medalla Presidencial de Artes y también recibió el Premio del Centro Kennedy. En 1996 fue integrado al Salón de Fama del Rocanrol; ya había recibido un Grammy reconociendo su carrera en 1993, y obtuvo dos más por discos en 1997 y 2011. En 1999 fue a Cuba donde fue condecorado con la Orden Félix Varela.

El presidente Obama declaró hoy que Seeger “creyó profundamente en el poder de la canción. Pero más importante, creyó en el poder de la comunidad para defender el bien, hablar contra lo que está mal, y mover a este país más cerca al Estados Unidos que sabía que podemos ser. A lo largo de los años, Pete usó su voz… para dar golpes a favor de derechos laborales y derechos civiles, la paz mundial y conservación ambiental. Y siempre nos invitó a cantar con él”.

En una de sus últimas presentaciones, Seeger canto This land is your land junto con Willie Nelson, John Mellencamp, Dave Matthews y Neil Young en el acto anual de apoyo a los granjeros y pequeños productores Farm Aid en septiembre del año pasado, agregando nuevos versos contra la fracking petrolera. [www.youtube.com/watch?v=mt9jWoXmrLw].

Seeger nació el 3 de mayo de 1919. Le sobreviven un hijo, dos hijas, dos medias hermanas, ocho nietos y cuatro biznietos. Su esposa, Toshi, murió el año pasado.

[Guantanamera por Seeger y su nieto Tao: http://www.youtube.com/watch?v=1EJ1kZ0yBz] [para escuchar una versión de la Oda a la alegría de Seeger: www.youtube.com/watch?v=8HOIyqXIc8Qhttp] [para escucharlo hablar de la canción, y un poco de música: www.youtube.com/watch?v=ZfXSlmWI_7c]

Pete Seeger, vocero del pueblo, figura legendaria de la música folk, participante gentilmente feroz en luchas sociales desde los años 30 hasta Ocupa Wall Street en el siglo XXI, y maestro de música de millones, falleció este lunes en esta ciudad a los 94 años de edad.

Su voz fue una ruta sonora de las grandes batallas por los derechos laborales, de la lucha antifascista dentro y fuera de este país, de la de los inmigrantes desde hace décadas, del movimiento de los derechos civiles como también los movimientos contra las guerras e intervenciones estadunidenses desde Vietnam a Irak, como la lucha en defensa del medio ambiente.

Su famoso banjo tiene un lema: Esta máquina rodea al odio y lo obliga a rendirse.

En todo lugar que se presentaba, fuera Carnegie Hall o una huelga en un pueblo perdido, el punto no era su voz, sino el coro colectivo, y siempre invitaba a cantar afirmando que “la participación –de eso se trata todo mi trabajo”.

Seeger grabó más de 100 discos volviéndose en el mayor impulsor de la música folk, pero su influencia musical fue mucho más amplia. Inspirado por su amigo Woody Guthrie, Seeger fue maestro de generaciones de músicos, incluyendo a dos de los cantautores más importantes del último medio siglo, Bob Dylan y Bruce Springsteen.

En un magno concierto en Madison Square Garden para celebrar los 90 años de Seeger, Springsteen al presentarlo advirtió al público: No se vayan con la finta: se ve como si fuera tu abuelito, pero sólo si tu abuelito te puede partir la madre. Agregó que él canta en la voz del pueblo y apuñala con un cuchillo las falsas ilusiones de nuestro país, pero que mientras revela sus grandes fracasos (del país), también festeja sus mejores ángeles.

Seeger fue por un ratito a Harvard, pero se hartó y se fue a viajar por todo Estados Unidos junto con un musicólogo que rescataba las canciones populares del sureste del país, participó en la lucha contra el fascismo y en defensa de los republicanos españoles y se fue como soldado a la Segunda Guerra Mundial. Cuando regresó fundó con otros un grupo famoso de música folk, The Weavers, con el cual lograron tener un éxito número uno del país: Goodnight, Irene.

Su carrera artística fue interrumpida por el macartismo. Con la orden de presentarse ante los comités anticomunistas del Congreso en 1955, fue uno de los pocos que simplemente rehusó responder al interrogatorio sobre si era miembro o aliado del Partido Comunista (si fue miembro por unos pocos años, y aunque rompió sus vínculos siempre afirmó que nunca dejó de ser comunista con c chica). En 1961 fue legalmente declarado en desacato del Congreso, y condenado a la cárcel por un tribunal federal, aunque en 1962 su condena fue revocada. Sin embargo, durante los siguientes años Seeger, como tantos más, fue colocado en las listas negras y él y sus canciones no podían presentarse en radio, televisión o conciertos.

Fue en esos años que participó en el creciente movimiento de los derechos civiles encabezado por el reverendo Martin Luther King, Jr. junto con otros músicos reunidos en el Highlander Center (famoso centro de capacitación de organizadores sociales). Seeger arregló We shall overcome que se convirtió en el himno del movimiento. En 1963 cantó ante el Monumento a Lincoln en la famosa marcha y manifestación del reverendo King en Washington donde ofreció su discurso de Yo tengo un sueño.

Casi medio siglo más tarde, de nuevo estaba ante el Monumento a Lincoln, esta vez como invitado al concierto oficial de celebración de la inauguración del primer presidente afroestadunidense. Junto con Bruce Springsteen, ahí cantó, frente a Barack Obama, This land is my land, de su amigo Woody Guthrie, incluyendo los versos originales, y subversivos, que casi siempre se dejan fuera, como este: “Al caminar/ Había un anuncio ahí/ De un lado decía ‘propiedad privada’/ Pero del otro no decía nada/ Ese lado está hecho para ti y para mí”.

En 1969 lanzó una iniciativa ambientalista para limpiar el gran río Hudson a través de educación y convocar a la participación de comunidades a lo largo del río juntando a estudiantes, activistas comunitarios, políticos, líderes indígenas y más en lo que hoy continua como uno de los esfuerzos pioneros del movimiento ecológico (www.clearwater.org).

Su contribución a la cultura fue oficialmente reconocida en 1994 cuando fue condecorado por el presidente Bill Clinton con la Medalla Presidencial de Artes y también recibió el Premio del Centro Kennedy. En 1996 fue integrado al Salón de Fama del Rocanrol; ya había recibido un Grammy reconociendo su carrera en 1993, y obtuvo dos más por discos en 1997 y 2011. En 1999 fue a Cuba donde fue condecorado con la Orden Félix Varela.

El presidente Obama declaró hoy que Seeger “creyó profundamente en el poder de la canción. Pero más importante, creyó en el poder de la comunidad para defender el bien, hablar contra lo que está mal, y mover a este país más cerca al Estados Unidos que sabía que podemos ser. A lo largo de los años, Pete usó su voz… para dar golpes a favor de derechos laborales y derechos civiles, la paz mundial y conservación ambiental. Y siempre nos invitó a cantar con él”.

En una de sus últimas presentaciones, Seeger canto This land is your land junto con Willie Nelson, John Mellencamp, Dave Matthews y Neil Young en el acto anual de apoyo a los granjeros y pequeños productores Farm Aid en septiembre del año pasado, agregando nuevos versos contra la fracking petrolera. [www.youtube.com/watch?v=mt9jWoXmrLw].

Seeger nació el 3 de mayo de 1919. Le sobreviven un hijo, dos hijas, dos medias hermanas, ocho nietos y cuatro biznietos. Su esposa, Toshi, murió el año pasado.

[Guantanamera por Seeger y su nieto Tao: http://www.youtube.com/watch?v=1EJ1kZ0yBz] [para escuchar una versión de la Oda a la alegría de Seeger: www.youtube.com/watch?v=8HOIyqXIc8Qhttp] [para escucharlo hablar de la canción, y un poco de música: www.youtube.com/watch?v=ZfXSlmWI_7c]

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario