Jul 20 2009
660 lecturas

OpiniónPolítica

Nicaragua frente a EEUU: relaciones internacionales imperiales

Aldo Díaz Lacayo*

La política exterior tiene por objeto garantizar la pervivencia histórica del Estado en el concierto internacional de las naciones. Es decir, garantizar en el ámbito internacional el ejercicio pleno de la soberanía nacional, que es la condición sine qua non de la pervivencia histórica del Estado. Una tarea compleja, muy difícil, más bien heroica, para la inmensa mayoría de los países que no forman parte del núcleo de naciones poderosas que sucesivamente a lo largo de siglos han controlado el poder global, actuando como gobierno de facto del mundo.

Esta situación es consecuencia de la dialéctica de la historia, no es nueva, pero hoy día, con la crisis de civilización que vive la humanidad, es mucho más visible y más radical. Siempre ha existido, en efecto, una contradicción estructural entre el ejercicio de la soberanía nacional del Estado, que es absoluta, y el ejercicio del gobierno de facto internacional, que persigue limitarla y de hecho la limita a través de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza. Porque nunca ha existido un Estado Universo legítimo, equivalente al Estado-nación, con su respectiva soberanía universal. Y no es previsible que exista —aunque sí regionalmente, como lo demuestran las actuales luchas del Sur, principalmente en América.

En consecuencia, la contradicción histórica siempre ha sido entre la soberanía absoluta del Estado y un concierto internacional disperso, desestructurado, anarquizado —como algunos autores lo califican—, en el cual los intereses propios de cada Estado no suelen coincidir con los intereses de los demás. Todos obligados por definición al ejercicio absoluto de su propia soberanía nacional, pero también obligados a relacionarse entre sí porque no tienen posibilidad de vivir en aislamiento.Entonces entran en contradicción, convirtiéndose ésta en antagónica cuando existen disparidades de poder entre los mismos.

Es así como el Estado pequeño inevitablemente entra en conflicto con el Estado poderoso, cuya pervivencia histórica, en esas condiciones de poder, le exige atropellar a los más débiles,  anulándoles su soberanía por todos los medios, para profundizar su sometimiento y garantizar la impunidad de su explotación permanente. Por esta razón, también inevitablemente, el Estado poderoso entra en contradicción con sus iguales, que luchan entre sí por controlar el mayor número de estados pequeños.

Finalmente, uno de ellos triunfa indiscutiblemente sobre los demás —siempre por medio de la guerra, como ha sido hasta ahora—, y se convierte en imperio, imponiendo las reglas universales de convivencia a través de una política exterior ilegal e ilegítima, convirtiéndose en Estado-universo de facto.

 

 Es evidente, sin embargo, que la visión política global del presidente Barack Obama es opuesta y en muchos casos contradictoria a las de Reagan y los dos Bush, incluso a la de  Clinton. Pero también lo es que hasta hoy día no ha podido demostrarla en los hechos. Hoy día, en efecto, lo que aprecia el ciudadano universal es una contradicción insalvable entre la visión del Presidente y las exigencias del imperio, que aquel no tiene posibilidades de cambiar.

Una realidad que los pueblos del mundo van asumiendo aceleradamente, en el brevísimo tiempo de la administración del presidente Obama. Causa de pérdida de expectativas, donde las hubo; de reforzamiento de los temores ancestrales frente al imperialismo norteamericano, ahora magnificados por las crisis del capitalismo global. Pero también de retoma de conciencia acerca de que el cambio nacional y regional solamente es posible por el esfuerzo propio, actualmente incrementado por la decisión de los pueblos americanos de reiniciar su lucha por la segunda independencia. Sobre la base de su unidad, como ocurrió hace doscientos años, pero hoy día a través de la institucionalización del Estado-región: ALBA y UNASUR.

Pero hay un tema relevante en el cual el presidente Obama se contradice radicalmente, porque plantea el cambio al margen de la historia. Más en el caso de Nicaragua: ¿Cómo cambiar lo que no se conoce? Peor aún ¿cómo cambiar lo que se conoce fingiendo ignorancia?. Porque la historia de las relaciones bilaterales USA-Nicaragua resulta demasiado evidente para ignorarla.
 

*Intelectual niaragüense, ex embajador.

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario