Nov 23 2007
640 lecturas

Política

Nicaragua, salud. – EL VENENO Y LA JUSTICIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Dole Food y Dow Chemical est√°n imputadas de ocultar informaci√≥n en la fabricaci√≥n, venta y aplicaci√≥n del qu√≠mico Dibromo Cloro Propano (DBCP), conocido comercialmente como Nemag√≥n y Fumazone y aplicado en los a√Īos 60, 70 y comienzos de los 80 en las plantaciones de banano en los municipios de Le√≥n y Chinandega, en la costa occidental de Nicaragua.

Miles de campesinos acusan a las compa√Ī√≠as de causarles m√ļltiples da√Īos en la salud al exponerles sin protecci√≥n, y ocultando informaci√≥n sobre los posibles efectos nocivos, durante la aplicaci√≥n de los pesticidas.

El Nemagón fue prohibido para su aplicación y producción en Estados Unidos en 1977, cuando se descubrió que causaba esterilidad y era un posible agente cancerígeno. No obstante, se siguió utilizando en Nicaragua y en otros países latinoamericanos y africanos.

Antonio Hern√°ndez Orde√Īana, abogado nicarag√ľense y socio del estudio que logr√≥ la sentencia en Estados Unidos, explic√≥ a IPS que la jueza Chaney ratific√≥ y ampli√≥ en su fallo del jueves la sentencia dictada el 5 de este mes, cuando dispuso la indemnizaci√≥n de 3.3 millones de d√≥lares por da√Īos f√≠sicos y morales a favor de seis de los 12 trabajadores que demandaron a Dole y Dow.

Los otros seis demandantes no fueron encontrados como perjudicados por el accionar de la compa√Ī√≠a y quedaron fuera del juicio.

foto
¬ęInicialmente la jueza dict√≥ sentencia y estableci√≥ un monto de 3,3 millones de d√≥lares, pero como se demostr√≥ que las empresas ocultaron informaci√≥n respecto del producto nocivo se ampli√≥ la indemnizaci√≥n a 2,5 millones m√°s por da√Īos punitivos y ejemplares hacia las firmas¬Ľ, explic√≥ Hern√°ndez, parte del bufete Juan Jos√© Dom√≠nguez y Asociados en Los √Āngeles.

El caso, conocido como el Caso Téllez versus Dole y Dow, por llevar el apellido paterno del primer demandante, es el primero en llegar a juicio en Estados Unidos. Otras 9.000 personas más, patrocinadas por otros estudios de abogados, reclaman a las empresas en Estados Unidos y en Nicaragua por montos que superan los 17.000 millones de dólares.

Adem√°s del caso T√©llez, esta firma de abogados espera que pronto entre a juicio otra demanda radicada desde hace un a√Īo en Los √Āngeles, donde se incluye a 60 campesinos presuntamente afectados por el pesticida.

Janeth Arg√ľello, del bufete jur√≠dico Ojeda, Guti√©rrez y Espinoza, que representa a 4.200 afectados por el pesticida, tambi√©n espera que para el pr√≥ximo a√Īo est√© en proceso el caso Franco, que incluye a 350 campesinos y el cual se ventila tambi√©n en un tribunal estadounidense por un reclamo de indemnizaci√≥n de 489 millones de d√≥lares.

La noticia esta semana de la ratificaci√≥n y ampliaci√≥n de la sentencia, caus√≥ reacciones diferentes entre el campesinado vinculado al caso: alegr√≠a, fiestas y esperanzas para unos 6.000 ex trabajadores que se encuentran en la lista de espera co demandantes y, por otro lado, caus√≥ frustraci√≥n entre unos 4.000 que renunciaron ir a la justicia para negociar directamente con las compa√Ī√≠as.

En el departamento de Chinandega, donde vive la mayoría de los campesinos afectados, se han organizado fiestas, misas de acción de gracia y bailes callejeros con quema de pólvora por la sentencia, mientras en el plantón de Managua, donde protestan desde hace meses unos 3.000 campesinos, hay llantos y quejas.

¬ęMiles salieron a bailar y a celebrar la victoria, porque este juicio revive las esperanzas de muchos afectados por el Nemag√≥n que esperan justicia¬Ľ, se√Īal√≥ a IPS Barnard Zavala, representante de un grupo de ex trabajadores bananeros que participa en los juicios.

Juan Alberto Garc√≠a, quien prefiri√≥ negociar por fuera de los tribunales junto a otros 4.000 ex trabajadores, se quej√≥ amargamente que mientras otros avanzan hacia una soluci√≥n justa ¬ęnosotros estamos empantanados esperando que se haga la voluntad de las compa√Ī√≠as¬Ľ.

A unos pasos de √©l, profundamente deprimida, una se√Īora que se identifica √ļnicamente como ¬ęJuana del Carmen¬Ľ, se lamenta de su suerte: ¬ęnunca deb√≠ separarme de los doctores, mientras otros van ganando nosotros nos morimos de hambre aqu√≠ tirados¬Ľ, dijo a IPS.

Garc√≠a y la se√Īora son parte de los ex trabajadores que desde mayo pasado protestan silenciosamente en el parque Pedro Joaqu√≠n Chamorro, en Managua, a la espera que las autoridades les garanticen salud y que los representantes de Dole les llamen para negociar.

Victorino Espinales, dirigente campesino que llev√≥ a los ex trabajadores a prescindir de los juicios para negociar con las compa√Ī√≠as, coment√≥ a IPS que ellos conf√≠an m√°s en las transnacionales que ¬ęen las mafias organizadas¬Ľ de abogados que llevan los casos en Estados Unidos.

foto
Espinales acusa a los abogados de enga√Īar a los ex trabajadores, para arrebatarles hasta 80 por ciento de las indemnizaciones en concepto de honorarios. ¬ęHemos firmado acuerdos de buenas intenciones con Dole y creemos que es mejor negociar por nosotros mismos, que dejar nuestras vidas en manos de abogados mafiosos¬Ľ, dijo el dirigente sindical.

No obstante su confianza en las compa√Ī√≠as, a ra√≠z de la sentencia en Estados Unidos, Dole emiti√≥ un comunicado internacional donde rechaz√≥ la legalidad de las demandas y su responsabilidad en da√Īos sanitarios causados a los campesinos que trabajaron en zonas rociadas con DBCP o que bebieron aguas contaminadas por ese veneno.

¬ęLos seis veredictos en contra de Dole son completamente err√≥neos y son el resultado de ciencia barata, apelaci√≥n a emociones burdas y falso testimonio. Estos seis hombres no fueron afectados por DBCP ni por Dole, y es injusto que sean compensados con dinero de parte nuestra¬Ľ, dice parte del comunicado.

En Managua, el portavoz de Dole, Humberto Hurtado, repiti√≥ en la v√≠spera en declaraciones a la televisi√≥n local que la compa√Ī√≠a no se responsabilizar√° por ning√ļn demandante, pues ¬ęno hay evidencias de que esas personas fueron afectadas por el DBCP¬Ľ.

Por lo tanto, dijo, la compa√Ī√≠a apelar√° esta y cualquier otra sentencia que se emita en los tribunales de Nicaragua, Estados Unidos o en cualquier parte del mundo. Los abogados y dirigentes sindicales de los ex trabajadores calculan que unos 2.000 jornaleros han muerto de c√°ncer y otros males achacados al veneno Nemag√≥n.

Otros millares, incluyendo ni√Īos y ancianos, padecen graves enfermedades como tumores, deformaciones √≥seas, afectaciones renales y card√≠acas, esterilidad y lesiones en la piel.

———————————-

* Periodista.
Un despacho de IPS reproducido por el Movimiento para la Salud de los Pueblos-Latinoamérica,
Equipo Comunic√°ndonos.

msp-latinoamerica@etapanet.net.

Addenda

En mayo de 2007 Piel de Leopardo informaba sobre los estragos causados por el tóxico; esa información puede leerse aquí.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario