May 19 2004
510 lecturas

Economía

Niños integrados y tranquilos, no importa el precio

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

No era el relato de una pesadilla absurda la denuncia reiterada por el teórico del anarco-primitivismo John Zerzan. La prescripción de antidepresivos para consumo infantil creció en los últimos cinco años un 49 por ciento en EEUU.

Un sondeo reciente realizado por www.express-scripts.com/other/news_views/outcomes_research.htm revela que el incremento en el uso de antidepresivos en de preescolares menores de cinco años -insostenible desde el punto de vista médico y violatorio del Juramento Hipocrático- es del 64 por ciento.

Según las pruebas realizadas no hay evidencia de que las drogas antidepresivas beneficien -de ninguna manera- a niños de entre seis y ocho años; al contrario, algunas son potencialmente muy peligrosas y pueden ocasionar severos daños a chicos y adultos; se afirma que al doblar la dosis aumenta el riesgo de suicidios infantiles.

Algunos medicamentos, se compobó en el Reino Unido (www.emc.medicines.org.uk), provocan graves consecuencias, el llamado síndrome de abstinencia, al cesar la medicamentación; ansiedad, confusión mental, aparición de pesadillas, etc…

La mayor parte de los investigadores apuntan que es la influencia ejercida sobre los médicos por la industria farmacéutica la principal responsable del peligro a que se somete a los niños. Se ha señado que recetar estas medicinas podría ser causal de un juicio por mala práctica.

Pocos medios de comunicación comerciales están exentos de responsabilidad al difundir reiteradamente y sin mayor reflexión -o por los avisos- los sueltos de prensa de los laboratorios, que aseguran -con toda falsedad- que sus productos son inofesivos.

El 31 de marzo de 2004 el rotativo estadounidense San Francisco Chronicle (www.sfgate.com) informó, contra la corriente, que dos comisiones del Congreso estadounidense investigaban las relaciones entre la FDA -departamento del gobierno federal que controla a las industrias farmacéuticas y alimentarias- y los laboratorios. Se menciona, a título de ejemplo, que la FDA hace la vista gorda por la no existencia advertencias que comuniquen lo riesgos de estas medicinas en los envases.

El estudio de Express Scripts observó la utilización de antidepresivos en aproximadamente dos millones de jóvenes -de menos de 18 años- inscritos en distintas empresas de medicina prepaga entre 1998 y 2002.

…………………………………………..

Fuente: Alliance For Human Research Protection (AHRP) (
www.ahrp.org)

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario