Ago 10 2007
260 lecturas

Economía

NO ME HACE GRACIA ESTE PAÍS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Desde sus pocos años y en base a sus básicos conocimientos escolares, este niño ligó un par de ideas y construyó una visión que si bien mezcla dos momentos de la historia, no se aleja de la triste realidad de muchos habitantes del país.

foto
Ese simple proceso infantil nos permite ver también que hay muchas cosas siguen aún sin resolverse en el largo territorio que es Chile, y que si bien los actores son distintos, los problemas siguen siendo los mismos. Y que nuevos conflictos nos pueden acechar, tal como lo señala el texto de Luis Advis de la Cantata de la Escuela Santa María de Iquique: “Es Chile un país tan largo, mil cosas pueden pasar si es que no nos preparamos resueltos para luchar”.

Otro ejemplo que va en la misma dirección lo viví hace una semanas atrás cuando les hice escuchar la canción de Violeta Parra Miren cómo sonríen a un par de conocidos. La canción, como deben sospechar, tienen su larga data y refleja la visión que la compositora tenía de lo que pasaba en Chile en los años cincuenta y sesenta.

Lo llamativo para los aludidos estuvo en que si uno toma frases textuales de la canción y las ubica hoy como un párrafo de una publicación no habría necesidad de adaptarla. Para muestra unos versos de la composición:

foto
“Miren como sonríen los presidentes
cuando le hacen promesas al inocente,
miren como le ofrecen al sindicato
este mundo y el otro los candidatos,
miren como redoblan los juramentos,
pero después del voto, doble tormento”.

Por eso la expresión que he elegido como título de este texto “No me hace gracia este país”, no sólo es por la triste historia que arrastramos hace años, sino por el lamentable espectáculo de estos días del 2007. Es decir por lo doloroso que es habitar un territorio, que algunos llaman país, que no es capaz de mirar sus dificultades, que vive hipnotizado por las propuestas de “ídolos” que ofrecen los medios de comunicación (todos, por supuesto, ejemplos a seguir) y por el aletargamiento que le producen los calmantes que les inyectan los políticos y mentirosos de Chile.

Y no sólo hipnotizados, sino que subyugados. No sólo subyugados, sino que idiotizados por el modelo. No sólo modelo económico, sino que modelo político.

En ese juego insoportable que les ofrece la democracia, en esa rutina participativa de la votación, en ese esquema de mentiras y zanahorias que toleran tan ordenadamente ¿qué hacer?, ¿cómo enfrentar este inmovilismo?

foto
Difícil decirlo, pero quizás habría que pensar que aquellos que, por ejemplo, hicieron la Revolución Francesa eran hombres incrédulos, pero que les quedaba una creencia única y que hoy no se ve: creían en sí mismos.

Hoy, en cambio, nuestra sociedad de individuos privatizados y creyentes absolutos en la democracia, enturbiados, adormecidos y aniquilados, con una capacidad colectiva muy baja, es difícil que se puedan cambiar las cosas. Qué tenemos entonces: un nihilismo banal de absoluta pasividad y debemos descubrir entonces que cuando un puñado de personas tiene voluntad de cambios, no necesita representantes, se representan a sí mismos.

——————————-

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario