Mar 16 2021
347 lecturas

Ambiente

Nuestro mundo corre peligro de explosi贸n y de implosi贸n

La pandemia de la Covid-19 nos deja una grave advertencia: si continuamos agrediendo la naturaleza y a la Tierra puede sucedernos algo todav铆a peor.

El sue帽o del Papa Francisco formulado en la Fratelli tutti聽de una fraternidad sin fronteras y de amistad social (n.6), base para un nuevo orden mundial, se funda en la conciencia de que estamos en una emergencia planetaria. Las amenazas a la vida y a la sostenibilidad de la Tierra lo llevaron a decir: 鈥estamos en el mismo barco; o nos salvamos todos o nadie se salva鈥 (n.32).

Para eso debemos cambiar forzosamente: hacer una transici贸n de paradigmas, es decir, pasar del paradigma dominante que cre贸 la modernidad, del ser humano聽amo y se帽or聽(dominus) de la naturaleza, que no se聽considera聽parte de ella y por eso puede explotarla como le parezca, al paradigma de聽hermano y hermana聽(frater) por el cual el ser humano se siente parte de la naturaleza, hermano de todos los seres y con la misi贸n de guardarla y cuidar de ella.El Papa Francisco propone incluir el medio ambiente en obras de caridad - Planeta Vital | En conexi贸n positiva con nuestro ecosistema

En raz贸n de esto, propone como base de sustentaci贸n de su propuesta las virtudes ausentes o vividas solo de manera subjetiva en el paradigma de 鈥渁mo y se帽or鈥: el amor universal, la amistad social, el cuidado de todo lo que existe y vive, la solidaridad sin fronteras, la ternura y la amabilidad en todas las relaciones entre los humanos y con la naturaleza. Ella universaliza tales virtudes que antes eran privadas.

Por tanto, su alternativa se alimenta de lo que es esencial y lo mejor del ser humano, aquello que nos hace ser humanos. El Papa se da cuenta de lo inusitado de su propuesta, reconociendo:聽鈥減arece una聽utop铆a ingenua, pero no podemos renunciar a este alt铆simo objetivo鈥澛(n.190).

Realmente hay voces de cient铆ficos y sabios que nos avisan de los peligros que corremos. Enumero algunos para concretar y dar car谩cter de urgencia a la propuesta del Papa, casi al l铆mite de la desesperaci贸n, no obstante su fe indestructible y su enraizada esperanza en 鈥淒ios, apasionado amante de la vida鈥 (Sab 11,26;聽Laudato Si聽n.77 y 89) Por causa de lo atrevido de su propuesta recurre tambi茅n a aquello sin lo cual la vida no tendr铆a futuro: la virtud y el principio esperanza. 鈥淚nvito a la esperanza que nos habla de una realidad que est谩 enraizada en lo profundo del ser humano, independientemente de las circunstancias concretas y los condicionamientos hist贸ricos en que vive鈥 (n.55).

Francisco reivindica la ecolog铆a y llama a la reconciliaci贸n con la naturaleza | Internacional | EL PA脥SLa esperanza tiene una base objetiva: el car谩cter virtual de la realidad. El dato objetivo no es todo lo real. Tambi茅n pertenece a lo real lo potencial y lo ut贸pico, lo que a煤n no es pero puede ser. El dato actual nos dice que estamos comport谩ndonos como el Sat谩n de la Tierra, como lobos unos con otros, rehenes de la cultura del capital, de la competici贸n sin l铆mites y del consumismo desenfrenado. Pero este dato no lo es todo ni estamos condenados a perpetuarlo. Dentro de nosotros existe tambi茅n lo potencial y lo ut贸pico viable, de ser los cuidadores de la vida, hermanos y hermanas unos de otros y con todos los dem谩s seres de la naturaleza.

Tal propuesta es enf谩ticamente predicada por la聽Fratelli tutti. Ese potencial forma parte de nuestra realidad. Y si est谩 potencialmente en ella, puede ser activado, puede ser hecho proyecto personal y pol铆tico, y puede inspirar pr谩cticas que dar谩n un sentido salvador a la historia. La esperanza nos salvar谩 de la desesperaci贸n y de la destrucci贸n. Vale la pena esperar siempre con esperanza. Mientras tanto, tomemos conciencia de los graves peligros que pesan sobre nuestro destino, como nos confirman los mejores nombres de las distintas ciencias de la vida y de la Tierra.

Damos solo algunos ejemplos:

El genetista franc茅s Albert Jacquard nos dice聽芦que estamos fabricando una Tierra en la cual a ninguno de nosotros nos gustar铆a vivir. Debemos apresurarnos porque聽la cuenta regresiva ha empezado禄聽(Le compte 脿 rebous a-t-il commenc茅e?, 2009).

Norberto Bobbio, notable jurista y fil贸sofo, aunque melanc贸lico por temperamento, cre铆a en las virtualidades de dos grandes revoluciones de Occidente: la de los derechos humanos y la de la democracia. Ambas servir铆an de base para su propuesta de un pacifismo jur铆dico y pol铆tico, capaz de resolver el problema de la violencia como l贸gica del antagonismo entre los Estados. Pero los eventos del terrorismo globalizado, derrumbaron las convicciones del viejo y respetado maestro. En una de sus 煤ltimas entrevistas declar贸: 芦No sabr铆a decir c贸mo ser谩 el Tercer Milenio. Mis certezas caen y solo agita mi cabeza un enorme punto de interrogaci贸n: 驴ser谩 el milenio de la guerra de exterminio o el milenio de la concordia entre los seres humanos?禄.

Al final de su vida, el gran historiador Arnold Toynbee (+1975), despu茅s de haber escrito diez tomos sobre las grandes civilizaciones hist贸ricas, dej贸 consignada esta opini贸n sombr铆a en su ensayo autobiogr谩fico聽Experiencias, de 1969:芦Viv铆 para ver el fin de la historia humana tornarse una posibilidad intra-hist贸rica capaz de ser traducida en hechos, no por un acto de Dios sino del hombre禄.mundo_digital.jpg

Las advertencias de Martin Rees, astr贸nomo real del Reino Unido son muy serias. Con base en muchos conocimientos a los que tiene acceso afirma en su libro聽La Hora Final: alerta de un cient铆fico聽(2005):聽芦La humanidad est谩 en mayor peligro del que haya estado en cualquier otra 茅poca de su historia鈥 nuestra oportunidad de sobrevivir hasta el fin de este siglo no pasa del 50%聽禄聽(203.205) .

Tambi茅n es momento de citar, por su gran autoridad, la advertencia de uno de los mayores historiadores del siglo XX, Eric Hobsbawn, en su conocido libro-s铆ntesis聽La Era de los Extremos聽(1994). Concluyendo sus reflexiones, considera:

芦El futuro no puede ser la continuaci贸n del pasado鈥 Nuestro mundo corre el peligro de explosi贸n e implosi贸n鈥 No sabemos hacia donde vamos. Sin embargo una cosa es clara: si la humanidad quiere tener un futuro que valga la pena, no puede ser a base de prolongar el pasado o el presente. Si tratamos de construir el tercer milenio sobre esta base, vamos a fracasar. Y el precio del fracaso, o sea, de la alternativa a un cambio de la sociedad, es la oscuridad禄聽(p.562).

La pandemia de la Covid-19 nos deja una grave advertencia: si continuamos agrediendo la naturaleza y a la Tierra puede sucedernos algo todav铆a peor: otros virus m谩s letales que el de la Covid-19 podr谩n asaltarnos.聽Esta situaci贸n suscita una indagaci贸n humanista y Ante brote de coronavirus animales recuperan terreno - Infobaja de BCfilos贸fica: 驴es posible tener todav铆a esperanza en el ser humano, en el sentido de ver y sentir al otro como hermano y hermana? 驴Puede 茅l mejorar desde el punto de vista de las relaciones sociales, de la moralidad y de la humanidad o estamos condenados a vivir nuestra tragedia hist贸rica hasta el fin, hasta nuestra autodestrucci贸n?

El Papa Francisco en sus enc铆clicas ecol贸gicas no excluye semejante tragedia (Cf.聽Laudato Si聽n.161). Seguramente no hay ninguna respuesta cabal para interrogaciones tan radicales, pero si en la pos-pandemia no iniciamos una transformaci贸n sustancial en la forma de producir, distribuir, consumir y en la forma de relacionarnos con la naturaleza, entonces s铆 podemos vernos sorprendidos con la destrucci贸n de gran parte de la humanidad, o de toda ella. La Madre Tierra, entre dolores por perder hijos e hijas queridos pero rebeldes, continuar谩 su trayectoria alrededor del Sol, pero sin nosotros.*

 

–聽 Ecote贸logo, fil贸sofo, ha escrito El doloroso parto de la Madre Tierra: una sociedad de fraternidad sin fronteras y de amor y amistad social,聽que ser谩 publicado en breve por la editorial Vozes. Traducci贸n de M陋 Jos茅 Gavito Milano. Fuente: https://leonardoboff.org/2021/03/15/nuestro-mundo-corre-peligro-de-explosion-y-de-implosion/

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario