Ene 12 2020
510 lecturas

Política

OEA: el Caricom apoya a María Fernanda Espinosa

 

La competencia para el puesto de Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) se llevará a cabo el 20 de marzo, y hay tres concursantes cuyas nominaciones se presentaron antes del 15 de diciembre de 2019, la fecha establecida por el Consejo Permanente de la Organización. Las reglas permiten la nominación de un candidato hasta el día de las elecciones, aunque esto es poco probable.

Nadie tomaría en serio a un candidato que no haya presentado una visión para la Organización o se haya tomado la molestia de solicitar el apoyo de sus 33 estados miembros legítimos, más el representante del venezolano Juan Guaidó.
Los concursantes son el actual titular Luis Almagro, cuyo término termina en marzo; Hugo de Zela, el actual embajador de Perú en EEUU y, la única mujer, Maria Fernanda Espinosa, reciente Presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU). Resultado de imagen para almagro y el caricom

Dos países del Caribe, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, nominaron a Espinosa, ecuatoriana; Colombia presentó al uruguayo Luis Almagro; y Perú propuso a De Zela. Además de De Zela, las nominaciones de los candidatos se apartan de la norma.

Por lo general, los candidatos son presentados por sus propios gobiernos. El hecho de que no se siguiera la tradición para esta elección demuestra el estado de desorden en la OEA, una condición que se ha agudizado en los últimos cuatro años. Dos cosas han impulsado la interrupción del funcionamiento sistémico de la Organización.

La primera es un movimiento desde la creación de consenso sobre las decisiones hasta la imposición por parte de gobiernos poderosos de su voluntad a través de un proceso de coerción o tráfico de influencias. La otra es la argumentación de Luis Almagro sobre la autoridad para usar la OEA como plataforma para pronunciamientos que solo reflejan sus posiciones estrechas, y no la membresía de la OEA como un cuerpo colectivo.

En circunstancias ordinarias, Almagro sería reelegido como Secretario General con poco disenso. No hay dudas de su capacidad intelectual y su conocimiento de América Latina. Si se hubiera tomado el tiempo y la molestia de apreciar los desafíos que enfrentan los países del Caribe y sus prioridades, podría haberse convertido en un defensor de los países más pequeños que comprenden casi la mitad de los miembros de la OEA.

De hecho, como el Embajador, que además del Embajador de Paraguay, ha servido más tiempo con Almagro como Secretario General, lo insté a ser más consciente de las preocupaciones del Caribe.

En febrero de 2015, cuando buscaba su elección, Almagro declaró categóricamente que, sobre el tema del desarrollo, si era elegido como Secretario General, propondría tres iniciativas en el área del desarrollo.

Primero, un fondo de contingencia para desastres naturales con énfasis particular en Centroamérica y el Caribe; segundo, un Fondo de Interconectividad para el Caribe «que puede superar las debilidades estructurales, ya sea en términos de logística y tecnología de la información y las comunicaciones, y aumentar el potencial de empleo para los jóvenes», y tercero, una iniciativa interamericana sobre cambio climático «que puede alcanzar consenso sobre la posición del hemisferio antes de París 2015»

Aparte de un fondo insignificante para proporcionar una suma simbólica después de los desastres, nada de esto sucedió.

Por varios pasos en falso, Almagro logró alejarse de las expectativas que muchos líderes caribeños, todos los cuales apoyaron su elección de 2015, tenían de él. No es solo entre los países del Caribe que la controvertida postura de Almagro suscitó preocupación. Esto es obvio en el hecho de que Perú, uno de los arquitectos del Grupo de Lima, una agrupación no oficial de países de la OEA, decidió presentar a de Zela en su contra. Resultado de imagen para hugo de zela

El peruano tiene una larga experiencia como funcionario en la OEA. De hecho, es cierto que él es parte de una cultura de la OEA que muchos estados miembros creen firmemente que requiere una reforma para que se ajuste a los nuevos desafíos hemisféricos, y cumplirlos.

Además de los diversos cargos que ha ocupado en la OEA, tiene una experiencia admirable pero exclusiva en América Latina que ha restringido contactos más amplios a nivel internacional que podrían haber mejorado su atractivo. Dado que gran parte del apoyo de Almagro proviene del mismo Grupo de Lima del cual de Zela es el coordinador actual, los dos están luchando en un espacio idéntico.

Con respecto a María Fernanda Espinosa, los gobiernos de CARICOM no pudieron identificar a un nacional caribeño, adecuadamente calificado y dispuesto a participar en una competencia que fuera respaldado por todos de manera abierta y total.

Maria Fernanda había impresionado a muchos Jefes de Gobierno y Ministros de Relaciones Exteriores durante su administración de la última Asamblea General de la ONU. Mostró cualidades de consenso e inclusión que la OEA ahora necesita desesperadamente en su Secretario General.

Contrariamente a la propaganda dirigida a su candidatura por los partidarios de sus contendientes, no fue nominada debido a la «influencia de Cuba y Venezuela». Como representante de uno de los gobiernos que la nominó, puedo afirmar sin temor a contradicciones que ningún miembro del gobierno de Antigua y Barbuda consultó con ningún gobierno que no sea del CARICOM para proponerla.Resultado de imagen para maria fernanda espinosa

De hecho, es su conducta «libre de ideologías» de la AGNU como Presidenta la que la atrajo a un Caribe impulsado en sociedades libres y democráticas por el pragmatismo y la practicidad. Lo que quieren los gobiernos del Caribe es lo que Almagro prometió en mayo de 2015 en su toma de posesión como Secretario General:

“También estamos viviendo en un mundo de incertidumbre en el que el poder se expresa de las formas más diversas y cada vez menos convencionales, en el que debemos avanzar en una agenda positiva para ayudar a la OEA a estar a la altura de las circunstancias y evitar que el Hemisferio vuelva a caer en la Guerra Fría prácticas, que debemos evitar por todos los medios”.

“Para hacerlo, debemos apuntalar las habilidades de negociación, mediación y creación de consenso de esta OEA, que reúne a todos los países del Hemisferio ”. Esa promesa incumplida sigue siendo la mayor ambición del Caribe para la OEA.

Espinosa se ha desempeñado como Ministra en varias áreas: Asuntos Exteriores, Defensa, Patrimonio Cultural y Natural. Ella entiende las demandas del gobierno y la importancia de construir puentes en las relaciones internacionales.

Su experiencia como embajadora en varias instituciones de la ONU y su compromiso con los gobiernos regionales en Europa, África, Asia y los Estados árabes, la coloca en una buena posición para tratar de desbloquear nuevos recursos para la OEA para cuestiones de desarrollo sostenible, particularmente el cambio climático y la financiación. .
El Caribe tiene una participación en cuál de estos tres candidatos lidere la Secretaría de la Organización más influyente en nuestro hemisferio. Es por eso que la región ha decidido jugar un papel activo en el resultado.

*Embajador de Antigua y Barbuda en EEUU y  la Organización de Estados Americanos. También es miembro principal del Instituto de Estudios de la Commonwealth de la Universidad de Londres y del Massey College de la Universidad de Toronto. Fuente: http://www.jamaicaobserver.com/article/20200105/ARTICLE/200109876/1096

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario