Oct 1 2008
487 lecturas

Opinión

Opinión sacerdotal: sin credibilidad informe de HRW sobre Venezuela

Benjamín Forcano*

Pensar que la nueva situación de Venezuela –al igual que en Bolivia-–nace de una voluntad democrática pura, en que todos comienzan a caminar desde cero, sin una historia de dominadores y opresores por delante, es una abstracción y una mentira deliberadamente callada, y que es la clave que explica los conflictos que están surgiendo.

Movido por la curiosidad y mi afán de veracidad, he leído el informe que la ONG Human Rights Watch, ha hecho público el 18 de septiembre en Caracas, por medio de José Miguel Vivanco, su director y que, como consecuencia de ello, ha sido expulsado del país.

La lectura, al menos para mí, parte de unos presupuestos que ponen bajo sospecha el enfoque y todo lo que dice el informe. El Informe admite como necesaria, positiva y válida la Constitución que, en 1999, el pueblo de Venezuela y el Gobierno Chávez aprobaron. Reconoce que los gobiernos anteriores –desde cuándo– eran corruptos y habían echado raíces profundas en sectores de la sociedad, que ejercían dominio, monopolio y disfrutaban de privilegios inmorales.

El informe olvida, y es lo que condiciona todo su estudio posterior y lo hace carecer de credibilidad, que el gobierno de Chávez, elegido y apoyado mayoritariamente por el pueblo, comenzaba una nueva época de cambio, respaldado por esa Constitución, a favor precisamente de los más desfavorecidos y humillados. El informe desestima por completo lo que este cambio iba a suponer en determinados sectores de esa sociedad que vivían de espaldas al pueblo y la gobernaban con manipulación y ausencia de él.

El informe no valora lo que la oposición despiadada y agresiva de esos sectores iba a significar para llevar adelante el cambio y les da, de entrada y en todo, la razón. Para ella, todo son derechos, ningún fallo o corrupción y, por supuesto, ninguna obligación en la creación de la nueva revolución bolivariana. Como si la oposición fuera nueva o surgiera de la nada y no viniera marcada por los vicios de lo que siempre demostró ser y fuera a aceptar de buena gana el contenido real de la Constitución.

Es seguro que no todo lo hecho por Chávez y sus gobiernos ha sido bueno y correcto, pero ha hecho muchas, muchas cosas buenas en favor del pueblo –de lo cual no dice absolutamente nada el Informe– que suponían mermar los privilegios y abusos de los que siempre mandaron. Y esos abusos y privilegios había que revisarlos, cercenarlos por imperativo de la Constitución. En el informe nada se atribuye al egoísmo, ambición o excesos de la oposición y cualquier intervención del gobierno, se la califica a priori vejatoria, represora y transgresora de los derechos humanos, sin que con objetividad se aduzcan datos y razones.

Pensar que la nueva situación de Venezuela –al igual que en Bolivia-–nace de una voluntad democrática pura, en que todos comienzan a caminar desde cero, sin una historia de dominadores y opresores por delante, es una abstracción y una mentira deliberadamente callada, y que es la clave que explica los conflictos que están surgiendo.

Los beneficiados y liberados por la nueva democracia y Constitución la aplauden y aceptan gozosamente, pero para quienes ven en entredicho los “derechos” de su pasado, se sienten “agredidos y discriminados”. Lógicamente, el informe de la HRW opta por imputar a Chávez todas estas “discriminaciones”, sin analizar que es la nueva situación democrática con su nueva Constitución las que imponen el cambio y “discriminación” contra los que siempre e impunemente discriminaron.

No sé quiénes componen la ONG Human Rights Watch, cuál es su apadrinamiento ideológico, ni quiénes están detrás. Y quizás sea mejor así. Pero una simple lectura pone al descubierto el sesgado enfoque de todo el documento y su predeterminada voluntad de achacar todos los males a Chávez. Una cosa es clara: no hay análisis riguroso e imparcial, equilibrado, y sí una contraria posición hacia los más pobres, o mejor, empobrecidos.

Por más que D. Jorge Castañeda escriba lo contrario. ¿Para qué quería Venezuela un nuevo cambio y Constitución si todo debía seguir igual?

*Ssacerdote y teólogo.
Un despacho de Agencia Latinoamericana de Información
http://alainet.org

Addenda

Así informaba la prensa el 18 de setiembre de 2008:      

El informe de Human Right Watch, titulado Una década de Chávez. Intolerancia política y oportunidades perdidas para el progreso de los derechos humanos en Venezuela, fue presentado en Caracas

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) considera que el gobierno que preside Hugo Chávez muestra "desprecio" por "derechos fundamentales", en un informe que presentó hoy en Caracas.

"Chávez ha buscado activamente proyectarse como un defensor de la democracia (…), su presunto compromiso con esta causa es contradictorio con el desprecio, por parte de su gobierno, de garantías institucionales y derechos fundamentales", señala el documento, de 267 páginas.

El informe, que se titula "Una década de Chávez. Intolerancia política y oportunidades perdidas para el progreso de los derechos humanos en Venezuela", fue presentado en Caracas por José Miguel Vivanco, director ejecutivo para América de Human Rights Watch.

Vicanco destacó en una rueda de prensa que Chávez se presenta como "defensor de la democracia no solo en Venezuela", pero la democracia de ese país "no logrará avances" y tampoco "podrá ser ejemplo válido si su gobierno continúa ignorando" los principios universales de los derechos humanos.

En el documento, el grupo de defensa de los derechos humanos hace un estudio de los casi diez años en el poder de Chávez, que asumió la presidencia de Venezuela en febrero de 1999, tras ganar las elecciones de diciembre de 1998.

En sus recomendaciones, HRW aboga por "promover una democracia más inclusiva en Venezuela", porque el país "no logrará obtener un progreso real y sostenido hacia el fortalecimiento de su democracia (…) mientras su gobierno continúe despreciando los principios de derechos humanos establecidos en su propia Constitución".

A juicio de la organización, "los derechos a la libertad de expresión y asociación están en peligro" en Venezuela, por lo que sus ciudadanos "no pueden participar en la política de manera plena y equitativa".

El extenso informe reconoce, por otro lado, que fue un "logro importante" de Chávez la aprobación de una nueva Constitución en 1999 y destaca que el mandatario "fue elegido con el compromiso de reformar el profundamente desacreditado sistema político venezolano".

Sin embargo, considera que dicha Constitución fue una "oportunidad perdida" porque el golpe de 2002, que apartó a Chávez del poder durante dos días, "ha acechado a la política de Venezuela desde entonces" y se ha utilizado como "un pretexto para adoptar un amplio espectro de medidas que han debilitado garantías fundamentales".

La crítica hacia el presidente es una constante en el documento, que ofrece como características definitorias del gobierno venezolano la "discriminación política" o el "desprecio manifiesto del principio de separación de poderes".

HRW critica a Chávez por la inexistencia de un Poder Judicial independiente, por haber actuado contra medios de comunicación opositores, no permitir elecciones sindicales libres, o "adoptar una actitud de confrontación agresiva frente a los defensores de derechos humanos y las organizaciones de la sociedad civil".

La ONG asegura que las conclusiones del informe se basan en una investigación propia desarrollada en el último año y durante varias visitas a Venezuela, así como en entrevistas a funcionarios del gobierno, autoridades judiciales, juristas, académicos, defensores de derechos humanos, sindicalistas y periodistas en el país.

El grupo, con sede en Wáshington, solicitó en junio pasado al gobierno venezolano que aclarara su relación con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), lo que desembocó en una dura crítica por parte de Caracas.

Asimismo, HRW denunció en diciembre pasado que las enmiendas constitucionales que proponía Chávez, en un referéndum que finalmente perdió, ponían en peligro los derechos fundamentales.

(www.informador.com.mx).

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario