Oct 6 2016
1252 lecturas

CulturaOpini贸nPol铆tica

Orlando Letelier: El que lo advirti贸

Cuando est谩n a punto de cumplirse 40 a帽os del asesinato del ex canciller Orlando Letelier en Washington, el arquitecto Miguel Lawner repasa en Ciper su legado y destaca que fue el primero en advertir los riesgos de implementar el modelo neoliberal de los Chicago Boys. Adem谩s, recuerda su trayectoria pol铆tica, su paso por los campos de prisioneros de la dictadura y c贸mo se transform贸 en un actor clave para alertar a la comunidad internacional de las violaciones a los derechos humanos que se comet铆an en Chile.

El 21 de septiembre pr贸ximo se cumplen 40 a帽os del asesinato de Orlando Letelier, a ra铆z del atentado terrorista perpetrado por la DINA en el coraz贸n de Washington. Una bomba colocada en el piso de su autom贸vil, gener贸 una explosi贸n que le origin贸 la muerte minutos m谩s tarde. Junto con Orlando falleci贸 su acompa帽ante, la joven Ronni Karpen Moffitt, compa帽era de trabajo en el Instituto de Estudios Pol铆ticos.

A comienzos de su gobierno, el presidente Allende lo design贸 embajador en los Estados Unidos, cargo en el cual destac贸 por su capacidad para enfrentar la compleja situaci贸n que gener贸 la nacionalizaci贸n del cobre en Chile, por cuanto afect贸 los intereses de las compa帽铆as norteamericanas due帽as de los grandes yacimientos existentes hasta entonces: la Kennecott y la Anaconda Copper Mining.

A comienzos de 1973, Allende convoc贸 a Letelier a Santiago a fin de asumir la cartera de Relaciones Exteriores, m谩s tarde el Ministerio del Interior y finalmente el de la Defensa Nacional. En esa responsabilidad lo sorprendi贸 el golpe militar de 1973. Fue detenido el mismo 11 de septiembre al ingresar al ministerio a su cargo y confinado a la Isla Dawson junto con otros altos funcionarios del gobierno depuesto.

En Dawson, Orlando jam谩s se dobleg贸 ante las vejaciones de las cuales 茅ramos v铆ctima. Impon铆a respeto por su apostura y su altivez para enfrentar a los militares. Enfrent贸 sin dar muestras de fatiga el trabajo forzado y cuando emprendimos la restauraci贸n de la iglesia de Puerto Harris, fue un trabajador aplicado, a cargo de pintar el alero de la iglesia.

Justamente acabamos de recuperar uno de los apuntes que realic茅 en la isla, donde aparece Letelier pintado cuidadosamente dicho alero. El dibujo estaba en el Archivo de la Biblioteca Nacional, instituci贸n a la cual la familia de Orlando don贸 todos sus documentos, fotograf铆as y art铆culos personales.

ch-leteliercdibujo

Es una primicia que acompa帽amos con este texto, y donde Orlando aparece junto al abogado porte帽o Luis Vega, tambi茅n preso en la isla, ambos聽 encaramados en un andamio que habilitamos para permitir la ejecuci贸n de una tarea autoimpuesta por nosotros mismos.

Desde Dawson nos trasladaron a Santiago en mayo de 1974. Letelier fue recluido en el subterr谩neo de la Academia de Guerra A茅rea (AGA), junto a otros ocho compa帽eros. Dos meses m谩s tarde todo el grupo de Dawson fue destinado a Ritoque, un balneario popular construido por el gobierno de Allende, que se blind贸 y artill贸 para servir como campo de concentraci贸n.

Con motivo del primer aniversario del golpe militar, el 11 de septiembre de 1974, los presos pol铆ticos en Ritoque fuimos llamados a formaci贸n, a fin de escuchar la palabra de un alto oficial de la Fuerza A茅rea, qui茅n pretendi贸 justificar la intervenci贸n militar, debido a las supuestas ilegalidades y esc谩ndalos cometidos por la administraci贸n Allende. El oficial concluy贸 su diatriba con la siguiente advertencia:

鈥淎lgunos de ustedes saldr谩n pronto expulsados fuera de Chile, pero sepan que la larga mano de la Dina los alcanzar谩 en cualquier lugar del mundo, vayan donde vayan.鈥

驴Qu茅 tal?

D铆as despu茅s, Orlando fue expulsado de Chile, arribando a Venezuela, cuyo gobierno hab铆a realizado numerosas gestiones en demanda de su libertad. All铆 se reuni贸 con su familia, con la cual viaj贸 meses despu茅s a los Estados Unidos, a fin de integrarse como miembro del Instituto de Estudios Pol铆ticos en Washington, tarea que comparti贸 con el cargo de director del Transnational Institute (TNI), con sede en Holanda.

Desde entonces, Letelier desarroll贸 una actividad infatigable denunciando los cr铆menes y las m煤ltiples violaciones a los derechos humanos que ten铆an lugar en Chile, tarea compartida con el an谩lisis de las transformaciones a las estructuras sociales y econ贸micas que comenzaron a implementar los golpistas.

El 26 de agosto de 1976, veinticinco d铆as antes de su asesinato, Orlando public贸 un ensayo en la revista norteamericana The Nation titulado:聽聽 芦Los Chicago Boys en Chile: LIBERTAD ECON脫MICA Y REPRESI脫N POL脥TICA, Dos caras de un mismo modelo禄

El texto analiza detalladamente los cambios introducidos en la econom铆a chilena por la Junta Militar, enfatizando que una pol铆tica tan contraria a los intereses mayoritarios de la poblaci贸n, solo pod铆a implementarse mediante una feroz represi贸n.

En esos d铆as, las autoridades norteamericanas reconoc铆an la existencia de los abusos en materia de derechos humanos cometidos por los militares chilenos, pero valoraban con entusiasmo sus 茅xitos econ贸micos. El ensayo de Orlando es categ贸rico en demostrar que libertad pol铆tica y represi贸n econ贸mica son dos caras de una misma moneda. Es imposible disociar esa yunta, y enrostra a los Chicago Boys su responsabilidad por el genocidio que tiene lugar en Chile.

ch-libro-letelierEs un documento pionero. Orlando es la primera persona en el mundo entero que advirti贸 los estragos que producir铆a el modelo neoliberal, implementado primero en Chile en calidad de conejillo de Indias y extendido a帽os despu茅s al resto del planeta. Su聽 art铆culo no se conoci贸 en Chile, hasta que Hern谩n Soto y yo lo dimos a conocer en libro publicado por LOM Ediciones el 2011 con el t铆tulo: 鈥淥rlando Letelier: el que lo advirti贸鈥

El 10 de Septiembre de 1976, con motivo del tercer aniversario del golpe militar en Chile, Orlando fue el principal orador de un acto efectuado en el Madison Square Gardens de Nueva York.

La junta militar acababa de dictar un decreto priv谩ndolo de su nacionalidad. Ante las 5.000 personas que colmaban el Forum y otras 2.000 que no pudieron ingresar, Orlando declar贸 lo siguiente:

鈥淗oy d铆a, Pinochet ha firmado un decreto que me priva de mi nacionalidad. Este es un d铆a importante para m铆. Un d铆a dram谩tico en mi vida, en que la acci贸n de los generales fascistas me hace sentir聽 m谩s chileno que nunca. Porque nosotros somos los verdaderos chilenos, en la tradici贸n de O鈥 Higgins, Balmaceda, Neruda, Gabriela Mistral, Claudio Arrau y V铆ctor Jara y ellos 鈥搇os fascistas鈥 son los enemigos de Chile, los traidores que est谩n vendiendo el pa铆s a los intereses extranjeros. Yo nac铆 chileno, soy chileno y morir茅 chileno. Ellos nacieron traidores, viven como traidores y ser谩n recordados siempre como聽 fascistas traidores.鈥

El 21 de Septiembre de 1976, el agente de la DINA Michael Towley, con el apoyo de exiliados cubanos miembros de una organizaci贸n terrorista con asiento en los Estados Unidos, llevaron a cabo el atentado que cobr贸 la vida de Orlando Letelier.ch letelier atentado

Los culpables fueron juzgados y condenados tanto en Estados Unidos como en Chile, sin embargo, el autor directo del atentado, Michael Townley, reside libre en Estados Unidos, amparado en la f贸rmula de delaci贸n compensada.

En Washington DC se prepara un acto solemne conmemorando los 40 a帽os del asesinato de Orlando Letelier. All铆, su hijo Francisco, pintor que reside en los Estados Unidos, inaugurar谩 un mural en recuerdo de su padre.

Me cuesta admitir que esta fecha pase desapercibida en Chile. Es un indicador preocupante de la p茅rdida de los valores 茅ticos e ideol贸gicos que afectan hoy聽 a gran parte de la izquierda chilena.

Expreso mi admiraci贸n y mi reconocimiento a un hombre tan fundamental en la gesti贸n del gobierno de la Unidad Popular. Saludo al leal colaborador del Presidente Allende, al altivo prisionero de guerra; a quien fue el primero en advertir los estragos generados a ra铆z de las transformaciones econ贸micas impuestas por los militares; al hombre que encabez贸 las denuncias internacionales por los cr铆menes y las violaciones a los derechos humanos que ten铆an lugar en nuestro pa铆s.

Querido Orlando, amigo y compa帽ero: no te olvidamos.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario