Oct 18 2014
513 lecturas

Despacito por las piedras

OTRA VEZ “DESCUBRIMOS” AMÉRICA

El  mismo día que se recordaba un nuevo aniversario de la llegada de los Conquistadores a este continente se votaba en Bolivia, donde hay mayoría de pueblos originarios y nuevamente ganó Evo Morales.
Unas semanas atrás, Evo Morales –en Nueva York- en la Cumbre de los Pueblos Indígenas (organizada por Naciones Unidas) sostuvo que –en Bolivia- ya “estaba demostrado que los indios sabían votar, pero que ahora se ha demostrado que también saben gobernar”. El domingo se votó en Bolivia y Evo Morales se aseguró la continuidad hasta el 2020. Sobre un padrón cercano a los 6,3 millones de votantes, hubo una abstención  del 11%, con un 2% de votos en blanco y 3,7% nulos.
Cerca del 45% de las 230 mil personas habilitadas para votar en otros 33 países están radicados en la Argentina. Aquí Evo ganó con el 87% de los votos emitidos en Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, La Quiaca, Mendoza, Orán, Salta, Pocitos, Rosario y Viedma.
Si bien las cifras oficiales y definitivas se conocerán la próxima semana, está confirmado que la adhesión alcanzada ronda el 60% y que estaría alcanzando los dos tercios en ambas Cámaras, lo que le permitiría una amplia autonomía para aprobar cualquier iniciativa sin necesidad de acuerdos con otras fuerzas. De los 9 Departamentos (provincias) que tiene Bolivia, Evo y su Movimiento al Socialismo (MAS) ganaron en 8 de ellos. Solo en el Beni, vecino al Brasil, triunfó una fuerza opositora. Los otros Departamentos de esa misma región que, pocos años atrás, amenazaban con una escisión territorial ahora le dieron la mayoría a Evo, incluido Santa Cruz de la Sierra que aporta el 28% del PBI de todo el país.
La pregunta que demanda una respuesta es ¿dónde están las razones de esta contundente victoria después de 10 años de gobierno?
La respuesta es compleja y tiene más de una arista, pero hay elementos que nos aproximan a una comprensión de las causas de lo ocurrido en Bolivia.
Evo ha logrado un efectivo control de las instituciones estatales  y dentro de ellas ocupan lugares expectantes diversas expresiones de diferentes movimientos sociales. Allí no solo tienen visibilidad sino que deciden sectores hasta ahora ignorados. Allí están representantes de mineros y otros trabajadores del campo y la ciudad. Mujeres indígenas –con sus tradicionales vestidos- y varones del mismo origen exhiben sus dignificadas figuras -denigradas durante siglos- al frente de despachos oficiales.
Industrializar las materias primas, promover una economía del conocimiento y transformar a Bolivia en un centro energético de la región, son parte de la llamada “Agenda Patriótica 2025”. Allí se destacan los objetivos de erradicar la pobreza (la extrema pobreza fue reducida del 39 al 18%); alcanzar la soberanía alimentaria (la desnutrición pasó del 38 al 19,5% y las hectáreas cultivadas de 3,8 a 8 millones), seguir avanzando en la soberanía sobre los recursos naturales con una mayor nacionalización, industrialización y comercialización de los mismos. En este aspecto la manufacturación del litio ocupa un lugar central. En todos los casos se trata de fuertes inversiones estatales, generalmente asociadas a empresas públicas de otros países. Los presupuestos en materia de salud, educación y vivienda se han multiplicado por 5 en estos 10 años de gobierno.
Sus reservas netas superan los 15 mil millones de dólares. Si tenemos en cuenta que su población es de 10,6 millones resulta ser la mayor -per cápita- de toda la región. La inflación es del 3% y el crecimiento previsto para este año, supera el 5,2%, según el FMI.
Según los propios dirigentes del oficialismo boliviano una de sus mayores deficiencias está en el sistema judicial y las reformas introducidas no han resuelto los problemas pendientes.
Pero no todo es un “lecho de rosas”. Evo considera que algunos medios de prensa que están en manos de la Iglesia se han constituido en sus principales enemigos. Anunció que ello y otros reclamos históricos los va a documentar en una comunicación con el Papa, que muy posiblemente visitará Bolivia en el 2016.
Como para demostrar la continuidad de su pensamiento Evo dedicó el triunfo a ese “abuelo sabio”, como lo llama a Fidel Castro y a Hugo Chávez. No se olvidó de dedicárselo también “a todos los pueblos que luchan contra el colonialismo, el capitalismo y el imperialismo”.
Con esta victoria Evo se ha convertido -luego de la muerte de Hugo Chávez-, se lo proponga o no, en el principal referente de las transformaciones a las que aspiran gran parte de los pueblos de la región.

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario