May 8 2012
738 lecturas

Noticias

Otro revés para la derecha berlusconiana

Caída a pique del partido de Silvio Berlusconi, Pueblo de la Libertad (PDL), abstencionismo en aumento, avance del centroizquierda y boom del partido protestatario del cómico Beppe Grillo, Movimiento Cinco Estrellas, son algunos de los resultados de las elecciones municipales que se hicieron el domingo y ayer en más de 900 municipios italianos.

Pero hay quien advierte sobre el peligro de cantar victoria antes de tiempo. “Al berlusconismo lo hemos dado muchas veces por difunto, pero hay que andar con mucho cuidado, porque la derecha está siempre a la vuelta de la esquina. Si la izquierda logra plantar la bandera de la justicia social, entonces tal vez se le habrá puesto una verdadera barrera al retorno de la derecha”, dijo a la televisión Nichi Vendola, presidente de la región Apulia y líder del partido Izquierda, Ecología y Libertad.

En una situación de grave crisis económica y desocupación que comenzó durante el gobierno de Berlusconi y se ha exacerbado desde que Mario Monti es primer ministro, se esperaba que muchos no se presentaran a votar, desilusionados de la “partidocracia” tradicional y agregándose de hecho así al movimiento que algunos han bautizado en Europa como de la “antipolítica”. En Italia el voto no es obligatorio, pero las elecciones siempre se han caracterizado por una masiva participación popular, en torno del 80 por ciento. El porcentaje ha ido disminuyendo en los últimos años. Esta vez el abstencionismo fue mucho más lejos. Según los datos oficiales, los votantes fueron el 66,9 por ciento de los electores contra el 73,7 de las elecciones municipales precedentes.

Los analistas políticos también esperaban una caída del PDL, acosado por un Berlusconi más famoso en el mundo por los juicios en su contra o por las fiestas del bunga bunga que por las acciones a favor de su pueblo. Pero no la imaginaron así de pronunciada. En las cuatro principales ciudades que fueron a elecciones este fin de semana, en efecto, Génova, Verona, Palermo y Parma, el centroderecha se colocó tercero o cuarto en las preferencias de los electores y con diferencias importantes. Según los datos computados hasta el cierre de esta edición, en Génova, por ejemplo, donde el candidato del centroizquierda, Marco Doria, obtuvo el 49 por ciento de las preferencias, el centroderecha apenas consiguió el 12,5 por ciento, colocándose cuarto, detrás del partido de Grillo, que en cambio obtuvo el 13,9 por ciento.

En muchos pequeños municipios del norte de Italia, donde en las pasadas elecciones ganó siempre el partido racista y aliado de Berlusconi, la Liga Norte, ahora, después de los escándalos de corrupción que arrastraron a la renuncia a su líder, Umberto Bossi, la Liga ha perdido, incluso en el municipio de Cassano Magnago, donde nació el ex conductor. La excepción es Verona, donde el alcalde, de la Liga Norte –pero anti Bossi–, Flavio Tosi, ha sido reelegido (57,4 por ciento) sin necesidad de ir a la segunda vuelta. En Parma, donde habrá ballottage dentro de dos semanas, el centroizquierda ha hecho una buena performance (36 por ciento) mientras el centroderecha apenas consiguió el 5,1 por ciento de los votos.

El otro caso interesante de estas elecciones es Leoluca Orlando, quien fue alcalde de Palermo, capital de Sicilia, dos veces en la década del ’90 y que ahora se propuso como candidato por el partido del que es portavoz, Italia de los Valores (IDV). Orlando, que se ha publicitado ante sus electores como “usado, seguro y garantizado”, consiguió, según los últimos datos, el 46,6 por ciento de los votos, seguido por el representante del Partido Democrático, el joven Fabrizio Ferrandelli, con el 20, 71. El centroderecha –en un lugar como Sicilia, donde el PDL tenía su buena influencia– consiguió sólo el 11,33.

Después de las primeras cifras y cuando ya se veía venir el resultado desastroso para el PDL, uno de sus exponentes, el ex ministro de Defensa Ignazio La Russa, explicó en declaraciones a la prensa los errores de su partido. “Nos hemos equivocado con los candidatos, no tengo ningún problema en admitirlo –dijo–. Hay una manía por buscar candidatos con caras lindas sin saber de cuál experiencia administrativa provienen. Mientras la gente quiere personas confiables. Y para los parlermitanos, por ejemplo, está claro que Orlando es mucho más confiable.” Berlusconi, por su lado, no parece darle razón. “No conozco los detalles todavía, pero creo que los resultados son mejores de los que nos esperábamos”, subrayó como para aminorar los daños.

Pierluigi Bersani, secretario del PD, se manifestó satisfecho de lo obtenido. “Parte de los votos de la protesta han venido hacia nosotros y otra parte ha ido al partido de Grillo. En nuestro caso es también una manifestación de que los electores comprendieron nuestra decisión de apoyar a Monti. Y la interpretamos como un estímulo para reforzar nuestra posición ante el gobierno, subrayando la necesidad de insistir en las acciones de tipo social.”

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario