May 10 2014
517 lecturas

Despacito por las piedras

PANAMÁ: UNA VEZ MÁS TRIUNFÓ LA OPOSICIÓN

Panamá se caracteriza, desde 1989, porel hecho en que en todas y cada una de las elecciones presidenciales -que se realizan cada 5 años- triunfa la oposición. El domingo pasado no fue la excepción. Hubo elecciones presidenciales y volvió a triunfar el candidato opositor al gobierno de turno.

Panamá alberga cerca de 4 millones de habitantes. Unos 2,5 millones estaban en condiciones de votar, de los cuales participó un 77%. La actual administración la ejerce Ricardo Martinelli, un poderoso empresario, políticamente conservador. Su gobierno, acusado de muchos actos de corrupción, se caracterizó por modernizar al país (carreteras, construcción de un subterráneo en la capital, ampliación del estratégico canal) junto a políticas de signo neoliberal que mantienen en la pobreza a más del 25% de su población, a pesar de un sostenido crecimiento (8,4% en el 2013).

Muy cercano a los intereses norteamericanos, en los últimos meses, apoyó a la oposición venezolana. Su decisión que una diputada venezolana, enfrentada con el gobierno de ese país, fuera parte de la delegación panameña en una reunión de la OEA motivó la ruptura de relaciones con Venezuela.

Los resultados electorales indican la exigencia de tres fuerzas con un caudal de votos importante. El triunfador, Juan Carlos Varela (39,11%) perteneciente al también conservador Partido Panameñista, es actualmente vicepresidente y ocupó, durante algunos meses, el cargo de Canciller. En Panamá no hay reelección y el Presidente impuso a su esposa como candidata a la vicepresidencia del derrotado oficialismo, logrando el 31,42% de los votos. El tercer lugar (28,10%) lo ocupó una fuerza social demócrata creada por seguidores del General Omar Torrijos.

Estas elecciones panameñas tienen un peso importante en materia internacional dada su posición estratégica por el control del Canal por el cual transita el 5% del transporte marítimo mundial y por la situación política existente en la región. Desde este punto de vista y con el anuncio de la restauración de las relaciones con Venezuela –por parte del triunfador- la derrota del oficialismo benefició al gobierno de Venezuela y a las exportaciones petroleras de ese país hacia China.

A partir del 1% de julio, fecha de asunción del nuevo gobierno, Venezuela nuevamente podrá operar el Canal de Panamá para sus importantes remesas de crudo con destino a China. Usando dicho Canal el viaje de ida y vuelta demanda unos 57 días, contra los 210 días que necesita hoy para hacerlo por el Cabo de de Buena Esperanza (sur africano).

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario