Feb 9 2006
255 lecturas

Opinión

PANORAMA INTERNACIONAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Elecciones en Costa Rica

La democracia centroamericana mas estable se ha basado en la alternancia en el poder entre socialcristianos y socialdemocratas. La han gobernado los primeros en 1978-1982, 1990-1994 y desde 1998 hasta hoy, y los segundos –en 1948-1949, 1953-1958, 1962-1966, 1970-1978, 1982-1990 y 1994-1998–.

Si en Venezuela Hugo Chavez sepultó la bipolaridad socialdemocrata socialcristiana, en Costa Rica el centroizquierdista Otton Solís la esta resquebrajando: competira en la segunda vuelta con el socialdemócrata ex presidente Oscar Arias, con quien virtualmente empato en la punta con un 40% de los votos.

La oficialista Union Social Cristiana se desplomo obteniendo menos del 3.5% de los sufragios y ha sido superada en la derecha por los libertarios (8.4%).

La ronda final puede polarizarse entre quienes apoyan al TLC (Arias) y quienes quieren revisarlo (Solis). Solis no es un radical tipo Chávez o Morales, aunque una posible victoria suya fortaleceria las tendencias proteccionistas que hoy dominan al Mercosur y debilitarian al TLC de EEUU con Centroamerica**.

Islamofobia

Una ola de protestas a lo largo del mundo musulmán se vienen dando debido a la publicación de unas caricaturas en un diario danés que se burlan de Mahoma y lo presentan a él y a sus seguidores como machistas, violentos o terroristas.

En una sociedad abierta debe haber libertad para cuestionar todos los dogmas religiosos. Sin embargo, para algunos una cosa es un ataque librepensador a Dios, al clero y a la religión de su propio medio, y otra es que se incite al racismo contra una etnia discriminada.

En Europa, el antisemitismo castigó a los judíos con persecuciones y el holocausto nazi. En la actualidad hay allí una nueva xenofobia contra su principal minoría religiosa: los musulmanes, que rezan en la mayor lengua semita (el árabe).

Los chistes que presentan a los judíos como usureros, a los negros o asiáticos como simios y a los indios o cholos como brutos siempre han servido para promover su desprecio, discriminación y ulterior persecuciones**.

Xena

Es un planeta recientemente descubierto que tiene unos 3,000 kilómetros de diámetro, que está dos veces más lejos de la Tierra que Plutón y que es tres veces más frío que el punto más helado de la Antártica.

En el cinturón de objetos que está tras Neptuno se han venido encontrando nuevas esferas que eran ligeramente menores a Plutón, pero Xena es un 25% más grande que éste. Desde hace más de 70 años se nos ha enseñado que nuestro sistema solar consta de nueve planetas.

Hoy eso debe cambiar: o se acepta que Xena es un planeta y por esa vía otros objetos transneptunianos hallados o por hallarse podrían adoptar tal rango, o se rebaja la categoría de Plutón buscando una recesión antes que una inflación planetaria.

Xena también tiene una luna y a Plutón le estarían descubriendo dos más de la que se le conocía. Mercurio y Venus, en cambio, carecen de satélites**.

Sobrepoblación

Hoy somos 6.500 millones de humanos, el doble de lo que éramos en 1960. Para 2050 se calcula que seremos más de nueve mil millones. Un crecimiento explosivo y caótico puede darse destruyendo recursos energéticos y naturales, extinguiendo cientos de miles de otras especies y quizá preparando nuestro propia autodestrucción.

El continente que más va a crecer es el más pobre: África (saltaría, entre 1950 y 2050, de menos de 400 millones a más de 2.000 millones de personas) y el único que va a decrecer es el más rico: Europa (en 50 años tendrá 100 millones de habitantes menos).

Si hoy América sigue a Asia en número de habitantes, para 2050 albergará más de 1.100 millones de personas, pero África tendrá casi el doble. China es el país más poblado –viven ahí 1,300 millones de personas–, pero para el 2030 la India le superará pasando de su actual población de 1,100 millones a 1,500 millones**.

Hamas y Humalas

Cuando se desplomó el bloque soviético los movimientos antiimperialistas se quedaron sin un contrapeso frente EEUU y empezaron a acercarse a Wáshington y al liberalismo económico y político. Mandela, Lula y los antiguos allendistas chilenos y tupamaros uruguayos fueron abandonando el camino de las armas o las nacionalizaciones.

Sin embargo, hoy hay anti-imperialistas que crecen adoptando actitudes duras. En Venezuela Chávez se consolida proclamando un fuerte anti-bushismo. En Irán ganaron los más anti-occidentales. En Bolivia y Palestina vencieron el MAS y Hamas, quienes fueron vetados por EEUU.

En Perú los antiguos anti-imperialistas también giraron hacia el centro. La izquierda se minimizó tras haber apoyado a Fujimori o Toledo. El APRA busca reconciliarse con el empresariado prometiendo no más estatizaciones. Los Humala aparecen, ante ellos, como anti-imperialistas con más “aplomo”.

Mientras Antauro quisiera un etno-nacionalismo radical (tipo Hamas pero sin terror y religiosidad y tipo indianismo boliviano pero más putchista y menos sindicalista), Ollanta quiere representar también a un sector patriótico de la derecha. El primer camino implicaría alentar bloqueos y huelgas y una confrontación que, si bien inicialmente podría darle el triunfo a Lourdes, a la postre generaría un clima social que pudiese llevarles al poder.

El segundo camino conduce a una dicotomía más moderada, tipo Chile, en la cual los socialcristianos si se pegan más al centro podrían competir mejor. Un Humala moderado, aunque perdiese, daría más estabilidad a un próximo gobierno y pudiese prepararse para ser luego una alternativa constitucional de recambio.

Intolerancias

Fuera de sus fronteras nacionales residen entre dos y cuatro millones de latinoamericanoss, cuyas remesas son claves para sus familias y la economía de su patria. Muchos de ellos sufren el racismo –incluso algunos han sido atacados o asesinados por nazis–.

A todos los países en desarrollo les interesa contener la xenofobia que viene creciendo en los países industrializados. Allí a los nativos desocupados o empobrecidos se les inculca que la culpa de sus problemas son los inmigrantes.

Los chauvinistas siempre buscan un chivo expiatorio, ya sean judíos, negros, asiáticos, indios o irlandeses. Esta vez los culpables son musulmanes, a quienes, como en la cuestionada caricatura danesa, se les presenta como terroristas o bárbaros.

La mayoría de los occidentales no comparten las creencias o costumbres de los islámicos, pero la intolerancia contra ellos es algo que afecta a decenas de millones de latinoamericanos en EEUU y Europa.

Hamastán

En 1996-99 Netanyahu llegó al “premierato” israelí –derrotando a los laboristas pro-acuerdo con Arafat– gracias al rechazo que causaron las bombas humanas del Hamas contra civiles judíos. Hoy, Netanyahu lidera al Likud, que trata de sobreponerse al duro golpe que le inflingió la ruptura de Sharon denunciando que las concesiones a los palestinos han conducido a un “Estado terrorista del Hamas”: Hamastán. Y se opone a nuevos retiros como el de Gaza.

Para Moledet y otros ultra-nacionalistas hebreos hay que aplastar al Hamastán anexando todas las zonas palestinas y deportando a sus habitantes.

Para los judíos y árabes que están en pro de la convivencia los responsables del crecimiento del fundamentalismo islámico son los halcones. Sus constantes represalias y discriminaciones contra los árabes han fortalecido al Hamas. La salida para logra la paz sería hacer más concesiones a los derechos palestinos e ir hacia una sociedad más secular y multi-étnica.

———————————

foto
* Analista internacional (http://www.bigio.org”target=”_blank”>www.bigio.org). Hace cuatro mses que Isaac Bigio no puede ver a su hijo mayor.

(**) Columnas publicadas en Correo, matutino peruano.
***Publicado en el diario
Ojo, también del Perú.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario