Abr 29 2017
1200 lecturas

Pol铆tica

Para dominar al mundo, la violencia no basta: las estrategias de captaci贸n en el arte y los medios

Como dijera Noam Chomsky: 鈥淓l poder se presenta siempre聽 como altruista, desinteresado聽 y聽 generoso鈥.聽 El 茅xito de las estrategias de captaci贸n, conocidas tambi茅n como 鈥渃ompra permanente de intelectuales y artistas鈥, es justo decir, cuenta con la complicidad de los propios intelectuales y artistas, que con tal de ser reconocidos y exitosos, no se resisten al coqueteo y maridaje con el poder econ贸mico de los pa铆ses desarrollados de Norteam茅rica y Europa, involucr谩ndose en actividades culturales, cient铆ficas, deportivas, financiadas mediante convenios, becas, alianzas estrat茅gicas, a trav茅s de organismos oficiales del Estado y el capital transnacional, desde sus embajadas consulados, agregadur铆as culturales y ONGs especialmente creadas para ello.

En nuestros pueblos pobres, se suma el robo de recursos y conocimientos ancestrales, con una larga historia que parece no tener fin. Dicha captaci贸n encuentra apoyo en la miseria y la ignorancia, tambi茅n en el apetito desmedido por el poder, para 鈥渟alir de abajo鈥, directo a la inclusi贸n en el 鈥淪al贸n de la Fama鈥 de intelectuales y artistas, incluso aquellos que se autodefinen de izquierda o progresistas.

El ejecutor de todas las actividades encubiertas de seducci贸n y persuasi贸n, como ya sabemos, fue el Congreso por la Libertad y la Cultura,(CIA) el que en su apogeo, tuvo oficinas en 35 pa铆ses, d谩ndole empleo a cientos de personas. Organizaba exposiciones de arte, ediciones de libros, revistas (25), ofrec铆a, conced铆a becas y residencias en el mundo, ten铆a su propia Agencia de Noticias, organizaba conferencias y seminarios internacionales. Sobre todo, otorgaba a los artistas sumisos, jugosos premios, con el objeto de ofrecer una visi贸n del arte y la cultura opuesta al deslumbramiento que le brindaba la ideolog铆a marxista y el comunismo, con su propuesta de igualdad entre los hombres y por una verdadera democracia. Congreso por la Libertad y la Cultura, que para 1967 era dirigido por Michael Josselson, agente de la CIA, funcionario del gobierno norteamericano.

Fundaciones, ONGs, becas

La聽 Ayuda Oficial al Desarrollo, AOD, tuvo tambi茅n un papel nada desde帽able de compra de conciencias de intelectuales y dirigentes populares de los pa铆ses subdesarrollados -afirma Adolfo Rodr铆guez Gil-. Durante a帽os, organismos como la AID (Agencia de Cooperaci贸n de los Estados Unidos), fundaciones norteamericanas o europeas, el Banco Mundial, etc. organizaron seminarios y encuentros sobre temas de inter茅s, en el curso de los cuales se ofrec铆an becas, puestos de trabajo en estos organismos, subvenciones, apoyo para la publicaci贸n de trabajos, etc. a algunos de los asistentes. Tambi茅n durante a帽os los movimientos populares respondieron a estas estrategias denunciando a los que se prestaban a ellas, lanzando campa帽as contra estas reuniones y boicoteando estas iniciativas. Posteriormente, sobre todo desde la segunda mitad de la d茅cada de los ochenta, se inici贸 la convivencia con estos organismos, para, posteriormente, empezar a aceptar sus subvenciones y becas (incluso algunos comandantes guerrilleros centroamericanos y latinoamericanos las aceptaron en los noventa y terminaron estudiando en los Estados Unidos o Europa, mientras otros dirigentes populares creaban ONGs y Fundaciones que eran gustosamente subvencionadas) y terminar haciendo cola a las puertas de las agencias occidentales a la b煤squeda de su reconocimiento y sus fondos鈥.

Agregamos que para ello, contaban con cifras incre铆bles de d贸lares que distribu铆an a trav茅s de instituciones conectadas con aquellas corporaciones como p.ej., las fundaciones, Ford, Rockefeller, Farfield, Fullbright, Guggenheim y otras que financian eventos de todo tipo, asimismo publicaciones que se oponen ideol贸gicamente a todas aquellas voces que contrar铆an la pol铆tica imperial. En nuestros pa铆ses, como Venezuela, se hacen eco de 茅stas pol铆ticas, fundaciones nacionales como: Fundaci贸n Cisneros, Boulton, Polar, Bigot, Alianza Social Venamcham, entre otras.

Recordando a D谩maso Ogaz

鈥淣unca sabremos las causas de la decisi贸n de D谩maso Ogaz de nunca regresar a su patria, 鈥揺scribe Clemente Pad铆n鈥 y de afincarse definitivamente en Venezuela. Nos faltan documentos que nos orienten en la dilucidaci贸n de ese entramado de circunstancias hist贸ricas y no ser铆a justo asumir como reales, suposiciones tejidas al calor de la an茅cdota. Algunos de sus amigos mencionan constantemente la responsabilidad del Congreso por la Libertad y la Cultura, aquel instrumento que la CIA norteamericana invent贸 para afrontar, en el plano de la ideas, la Guerra Fr铆a contra el comunismo.

En la p谩gina 101 del libro de Frances Stonor, 鈥淨ui茅n Pag贸 al Flautista. La CIA y la Guerra Fr铆a Cultural.禄 Madrid, Espa帽a, 2001) se habla de la existencia de una sucursal del Congreso por la Libertad y la Cultura en Chile que funcionaba en una sala de exhibiciones llamada 芦Sala Libertad禄. Sus directores eran precisamente V铆ctor Carvacho y D谩maso Ogaz. Las consecuencias de esta colaboraci贸n fue la financiaci贸n de la exposici贸n muy sonada de 芦J贸venes Pintores鈥 con m谩s de 170 obras a cargo del MoMA de Nueva York y de la Fundaci贸n Rockefeller. All铆 tambi茅n se afirma que D谩maso Ogaz acept贸 una beca de la Fundaci贸n 芦Farfield禄 y, luego, en 1967, se radic贸 en Caracas.

Resultado de imagen para anibal ortizpozoSu socio, V铆ctor Carvacho continu贸 al frente de la Galer铆a en donde expusieron artistas chilenos de gran renombre. En palabras de algunos de sus conocidos, al parecer, D谩maso Ogaz, al enterarse de los verdaderos objetivos de tan desinteresada ayuda, se sinti贸 avergonzado frente a sus pares y decidi贸 no volver m谩s a Chile. De ser as铆, el drama no es solamente de D谩maso sino de todo el arte latinoamericano. En palabras de Stonor, 鈥淓l hecho es, que no todos sab铆an las verdaderas implicancias de esta instituci贸n鈥 lo que dar铆a pie para pensar de que D谩maso Ogaz se vio sorprendido en su buena fe pero, como ya dije, s贸lo podemos suponerlo.鈥

Las llamadas 芦alianzas estrat茅gicas禄

Las cadenas de la globalizaci贸n son de oro y de d贸lares americanos. Las llamadas alianzas estrat茅gicas en el arte y la cultura con las corporaciones de la empresa privada del 鈥渓ibre mercado鈥 nos pone en el camino seguro al 鈥渋nfierno neoliberal鈥, pues se corre el riesgo por desconocimiento, de resultar vinculados a la CIA, a las instituciones que financian golpes, magnicidios y desestabilizan nuestros pa铆ses con abundantes recursos econ贸micos aprobados en el Congreso de USA, o a empresas que son responsables de contaminar y destruir el medio ambiente.

Uno de los campos m谩s visibles donde se producen los financiamientos de la empresa privada, es en el sector cultura, naturalmente, para evadir impuestos y preferentemente en Salones, Bienales de Artes Pl谩sticas, Festivales de M煤sica, Literatura y Teatro, en alianza con Instituciones del Estado. Adem谩s el pretexto de apoyo a la cultura les permite 鈥渂lanquear鈥 un pasado oscuro y adjudicarse el rol de benefactor desinteresado.

En Venezuela, cito como ejemplo, tres Alianzas Estrat茅gicas: Museo de Bellas Artes con la empresa petrolera Exxon Mobil, Tercer Sal贸n de Artes Pl谩sticas 2005; Museo de Arte Contempor谩neo con Pirelli, VII Sal贸n Pirelli de J贸venes, 2007; y el 聽4to Festival de Arte Venezolano organizado por la Embajada de Estados Unidos en Caracas Venezuela, la Asociaci贸n Venezolano Americana de Amistad AVAA, y el Centro Cultural del Banco Consolidado, (hoy Banco B.O.D.) Espacio Arte en la Torre. En el cat谩logo podr谩 leer las palabras del Embajador de ese entonces Michael M. Skol (1990 -1993), Christopher Coles Presidente de la AVAA, y la Curadora venezolana Milagros Bello. Naturalmente, en estos eventos, se reiter贸 la figura de la exclusi贸n, jurados de la 茅lite art铆stica y millonarios premios, eventos a los cuales acudieron 鈥渁rtistas鈥 pl谩sticos del pa铆s, 谩vidos de reconocimiento y figuraci贸n.Resultado de imagen para anibal ortizpozo

La pr谩ctica de alianzas y convenios con empresas privadas, no es nueva. En Venezuela, ha sido una buena inversi贸n para ellas: Museo de Bellas Artes (Coca Cola y Exxon Mobil), Museo Cruz Diez (Pepsi-Cola), Biblioteca Nacional (Polar), Centro de Estudios Latinoamericanos R贸mulo Gallegos (DirecTV), Museo de Arte Contempor谩neo (Pirelli y Pentel), Galer铆a de Arte Nacional (Faber Castell y Exxon Mobil). Adem谩s han permeado el campo cultural, empresas como la Esso Standard Oil, CNN en Espa帽ol, Christian Dior; las empresas nacionales Polar, Bigot, Dicvensa, y la banca privada en general.

La historia tambi茅n nos trae el mal recuerdo de los Salones Esso, monitoreados por la Divisi贸n de聽 Artes Visuales de la OEA, en las d茅cadas de los 60 y 70. M谩s recientemente, en Septiembre del 2003 el concurso de Arte de CNN en Espa帽ol 鈥淰isiones Convergentes鈥 exigi贸 a todos聽 los participantes, aceptados o no, en una de esas cl谩usulas con letras peque帽itas, ceder 鈥渢odo derecho, t铆tulo y beneficios, derechos de autor鈥 a CNN.
Se registra como un hecho positivo, las protestas pac铆ficas con pancartas, documentos, presencia de artistas, cuyas declaraciones nos revelan el grado de conciencia que se empieza a tener respecto de c贸mo a trav茅s de estas alianzas estrat茅gicas propias del capitalismo se les manipula: 鈥淨ue un fabricante de caucho se ocupe de crear, promocionar聽 o financiar eventos de 铆ndole cultural no tiene nada de extra帽o, se帽ala Edmundo Vargas. De hecho, en su opini贸n muchas trasnacionales han modelado su imagen a trav茅s de los Mass Media con la intenci贸n de que sus productos se desplacen veloces por la ancha v铆a del mercado cultural. Por su parte, Claudio Cede帽o se帽ala que, 鈥淟a empresa que anuncia la realizaci贸n de su VII Sal贸n de J贸venes, es una productora de neum谩ticos para autom贸viles y que pese al supuesto progreso que representa, se incluye en la cadena depredadora m谩s nociva del ambiente y de la sociedad venezolana. Y de esta manera se ha venido adelantando una suerte 芦privatizaci贸n por goteo禄 del los Museos venezolanos.

Para Alberto Monteagudo, el problema es que Exxon, Pirelli o Coca Cola, ocupen los espacios culturales para lavarse la cara, por formar parte de las corporaciones con la mayor responsabilidad de la contaminaci贸n ambiental, el saqueo de materias primas, la neo-esclavitud, el acaparamiento del agua, la emisi贸n de gases invernadero y el hueco de la capa de ozono.
Por su parte, el creador An铆bal Ortizpozo se帽al贸, 鈥渆stos Salones y otros Eventos desarrollados por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura venezolano, en alianzas estrat茅gicas con empresas capitalistas transnacionales y nacionales, ratifica, que en las pol铆ticas culturales/art铆sticas actuales, sigue enquistado, el viejo modelo capitalista excluyente y la hegemon铆a del modelo empresarial en el mercado del arte, su influencia聽 individualista, competitiva y de b煤squeda de reconocimiento, donde el discurso comercial y la propaganda de bebidas alcoh贸licas o cigarrillos, por ejemplo, ha superado al lenguaje y hecho art铆stico cultural聽 en s铆.鈥

聽Los convenios. Universidades de nuestros pa铆ses: Universidad de Talca en Chile, Sede Santiago y聽 Embajada de EEUU.

Cincuenta a帽os despu茅s, tropezamos con la misma piedra. La primera, fue en 1967, cuando el cr铆tico de arte chileno V. Carvacho, visita los talleres de pintura de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, Santiago, en busca de j贸venes talentos y selecciona a tres estudiantes: Hugo Jorquera, Ren茅 Poblete y quien escribe, An铆bal Ortizpozo, a los que se nos invit贸 para hacer una exposici贸n colectiva en la Sala Libertad, ubicada en la calle Mac Iver, de Santiago. Evento misteriosamente exitoso, seg煤n la cr铆tica y p煤blico que asisti贸 y compr贸 obras.

Pasaron los a帽os, refugiados en Venezuela, una publicaci贸n de Clemente Padin, talentoso artista uruguayo nos revela y fue solo entonces, mayo de 2009, que nos enteramos que la Sala Libertad, dirigida por V. Carvacho, era financiada por el Congreso por la Libertad de la Cultura, la propia CIA. Quedamos perplejos de nuestra ignorancia, a cerca 聽de los tent谩culos de la CIA en Chile.

Pero lo realmente sorprendente, es que en el a帽o 2012, viajo a Chile y me encuentro con mis compa帽eros Jorquera y Poblete, ya maestros reconocidos, con una extensa obra. De nuestro reencuentro surgi贸 la idea de hacer una exposici贸n de Pintura para celebrar 50 a帽os despu茅s, nuestra primera exposici贸n colectiva. Regres茅 a Venezuela y mis queridos compa帽eros gestionaron la exposici贸n 鈥淚MAGINARIOS DEL ENCUENTRO. 50 A帽os despu茅s. Jorquera, Ortizpozo, Poblete.鈥 que se realiz贸 en la sede/galer铆a de la Universidad de Talca, en Santiago. Cabe se帽alar que la Universidad de Talca se ha destacado por el apoyo a la pl谩stica chilena, ha formado una colecci贸n de obras importantes, realiza eventos y mantiene salas de exposici贸n en casi todas sus sedes.

Pero, 隆oh sorpresa!. Se nos envi贸 el plano de la galer铆a, sin informarnos que los espacios hab铆an dejado de ser s贸lo para exposiciones de arte y ahora era una sala de usos m煤ltiples y volvimos a tropezar con la misma piedra. La sala ten铆a, dentro de ella, una pantalla de televisi贸n gigante y una oficina, que pertenec铆a a la Embajada de EEUU en Santiago de Chile, quien hab铆a establecido un convenio de intercambio cient铆fico con la U. de Talca. Por contrato establecido, la pantalla permanec铆a encendida, diariamente en horario de oficina, transmitiendo contenidos que no tienen nada que ver con el arte, ni la vida chilena.

Imagen relacionadaParalelamente sobrepuesto al montaje de las obras de arte, una oficina de American Academy of Science and Technologie funcionando y organizando conferencias, reuniones que programa la Embajada Norteamericana. En ese tiempo, aunque las obras segu铆an en exhibici贸n, el p煤blico no tuvo acceso, cualquier espectador desprevenido, sin duda asociar铆a la exposici贸n y su financiamiento con la Embajada de EEUU. Como no fue posible que las autoridades universitarias, necesitadas de recursos, entendieran, que si bien son leg铆timos sus convenios, no se tiene por qu茅 contaminar la creaci贸n art铆stica con contenidos que no corresponden a ella. Naturalmente, la exposici贸n que deb铆a itinerar por otras sedes, se suspendi贸.

Finalmente, no debemos ignorar, c贸mo las estrategias, y m茅todos usados para la penetraci贸n ideol贸gica, toma del poder y captaci贸n de intelectuales, terminan imponi茅ndose. Las experiencias hist贸ricas, nos confirman que para dominar, la violencia no ha sido suficiente. Noam Chomsky nos alerta, 鈥渃uando una persona sea un dictador, un colono, un marido o un patr贸n, ejerce su poder sobre otra, siempre requiere una justificaci贸n que haga cre铆ble 茅sta dominaci贸n, porque ella se hace por el bien del dominado鈥.

Cuando he hablado de una 鈥渉istoria sin fin鈥, es porque a cerca de 70 a帽os del 鈥淐ongreso Por La Libertad de La Cultura鈥 茅ste sigue existiendo con la misma justificaci贸n para sus acciones disfrazadas de ayuda humanitaria, con 聽nuevas instituciones cuyo motor y cajas pagadoras est谩n en las embajadas norteamericanas, especialmente en pa铆ses donde funcionan los llamados 鈥減ara铆sos fiscales鈥 y la corrupci贸n es el pan de cada d铆a.

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario