Jun 30 2012
1045 lecturas

Despacito por las piedras

Paraguay, Monsanto e imperio

Hasta ahora la idea de ‚ÄúGolpe de Estado‚ÄĚ estaba asociada a las asonadas militares. Los tiempos han cambiado. Cuando se observa lo acontecido en Paraguay, con la destituci√≥n de Fernando Lugo, tenemos que mirar las cosas con otros ojos.
Los Presidentes de los pa√≠ses integrantes del Mecosur, han suspendido la participaci√≥n de Paraguay en los distintos niveles de ese organismo hasta que se normalice la situaci√≥n en ese pa√≠s. Ello podr√≠a ocurrir en abril 2013, con la elecci√≥n del nuevo Presidente. La medida, con todo lo fuerte que parece ser, es una decisi√≥n moderada, dado que no se aplicaron sanciones econ√≥micas. Se trata de no agravar m√°s la situaci√≥n y no terminar favoreciendo a quienes se quiere sancionar. De esta manera la situaci√≥n paraguaya empieza a ‚Äúnormalizarse‚ÄĚ. Hay un reconocimiento que se trat√≥ de ‚Äúuna ruptura del orden institucional‚ÄĚ (seg√ļn la definici√≥n de los Presidentes del Mecosur).
Lo cierto es que todavía no hay una fórmula elaborada para responder a este nuevo tipo de situaciones.
No hay ruidos de sables, tanques atravesando las calles, ni altisonantes proclamas militares. Todo ocurre de un modo ‚Äúpac√≠fico‚ÄĚ, aparentando normalidad. Los legisladores sacan cuentas sobre los ‚Äúbeneficios‚ÄĚ que acompa√Īar√° su voto. En eso muy posiblemente tengan raz√≥n. Seguramente esa decisi√≥n los beneficia o beneficiar√°. Eso s√≠, las causas o motivos invocados para hacerlo est√°n lejos de la realidad y muy posiblemente reporten muy pocos ‚Äúbeneficios‚ÄĚ al conjunto del pueblo paraguayo.
Con el paso de los d√≠as hay un par de cuestiones que van ‚Äúaclarando los tantos‚ÄĚ.
Por un lado se puede observar como este tipo de medidas le cae viene muy bien a los intereses imperiales. As√≠ no tienen que pagar los costos de los ‚Äúgolpes sangrientos‚ÄĚ de √©pocas pasadas. Ahora con ayudar a alivianar las ‚Äúcargas de la vida‚ÄĚ de algunos legisladores se pueden lograr los mismos objetivos. Tambi√©n es obvio que las medidas preparatorias suponen ir desgastando a los gobiernos que no les son totalmente adictos.
Es sabido el inter√©s de los Estados Unidos por rodear a Brasil. Ha sembrado de bases militares su contorno geogr√°fico y ha vuelto aponer en marcha la IV Flota en dependencia del Comando Sur. En este caso podr√° acercar su presencia militar, m√°s all√° de la Base Mariscal Estigarribia que ya ocupa, a las mismas narices de las fronteras brasile√Īas aprovechando la amistad que lo liga al nuevo gobierno elegido por el ‚Äúgolpe parlamentario‚ÄĚ. Ya asistimos a la extorsi√≥n del nuevo gobierno paraguayo a sus vecinos con la energ√≠a que les vende de Itaip√ļ.
Por otra parte est√°n trascendiendo los detalles de los intereses de Monsanto, el gigantesco emporio vinculado a la producci√≥n sojera, en el golpe producido. Esta empresa emparentada con los grandes due√Īos de las tierras paraguayas (muchas de ellas malhabidas) tiene intereses¬† concretos en el reciente golpe.¬† Lo cierto es que el Servicio Nacional de Calidad y Salud Vegetal y de Semillas (SENAVE) no quer√≠a inscribir las nuevas semillas transg√©nicas, como lo demandaban Monsanto y los grandes latifundistas. Ese tema se transform√≥ en una cuesti√≥n de Estado y se instal√≥ en las primeras p√°ginas de los diarios. Los latifundistas (seg√ļn Censo 2008, un 2,5% de due√Īos de la tierra controlan el 85% de las cultivables) estaban preparando un ‚Äútractorazo‚ÄĚ para la semana pasada. Se suspendi√≥, no hizo falta. Por otro camino hab√≠an resuelto el problema.

Juan Guah√°n, Question

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario