Jul 7 2012
755 lecturas

Despacito por las piedras

Paraguay, una herida abierta

La situación de Paraguay continúa siendo una herida abierta dentro de ese país y en toda la región.
Tratando de aclarar –aunque sea un poco- al conjunto de confusiones reinantes se pueden señalar tres puntos o aspectos a considerar: La resistencia al golpe institucional, la situación en MERCOSUR y seguir avanzando en las razones más profundas de lo que está ocurriendo.
En lo que respecta a la resistencia al golpe institucional hubo varios cuestionamientos internos y externos al mismo. Dentro del territorio paraguayo los reclamos más importantes provienen del arco político vinculado a Fernando Lugo y las movilizaciones de las organizaciones campesinas, encabezadas por un sector conocido como “los carperos”. Éstos reciben ese nombre de su costumbre de utilizar carpas mientras duran los largos períodos de ocupación de tierras con los que presionan para alcanzar sus derechos. A esa resistencia interna se le agregan las manifestaciones de solidaridad que se expresan particularmente en los países vecinos, fundamentalmente en Brasil y Argentina. Algunas de estas muestras de solidaridad se hicieron en puentes de acceso a la república hermana, tal como ocurriera en Posadas y Foz de Iguazú.
Sobre la situación en MERCOSUR todo es más confuso. Después de las resoluciones acordadas en Mendoza, a fines de la semana pasada, suspendiendo la participación de Paraguay y abriendo las puertas para la incorporación de Venezuela, no ha cesado el desconcierto existente.
El nuevo gobierno se victimiza. Trata de identificarse con sucesos históricos ubicándose en el rol de país agredido, como lo fuera Paraguay con motivo de la infame Guerra de la Triple Alianza. Denuncia que los gobiernos de la región pretenden “meterse” en sus asuntos internos. Acusan al canciller venezolano, Nicolás Maduro, de haber intentado convencer a militares paraguayos para que se opongan a lo que denominan “juicio político” a Lugo. Lo más grave es lo que está sucediendo con Uruguay. Su Canciller y el actual vice-presidente cuestionan la metodología seguida para incorporar a Venezuela. Hablan de una negociación según la cual Uruguay “toleró” la incorporación de Venezuela para evitar sanciones económicas a Paraguay. Evidentemente el MERCOSUR no atraviesa un buen momento, es de esperar que la próxima reunión a celebrarse en Río de Janeiro para fines de este mes aclare estos malentendidos y formalice la incorporación de Venezuela.
Donde la cuestión se va haciendo más clara es acerca de las razones o motivos de fondo para los sucesos desencadenados en Paraguay.
En este sentido el importante diario ABC, estrechamente ligado a los sectores que promovieron esta maniobra institucional para desplazarlo a Lugo, da pistas muy concretas sobre las razones de lo allí acontecido. Dicho diario informó que el Presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, José López Chávez, no solo mantuvo reuniones con militares estadounidenses. Fue mucho más allá y les solicitó que Estados Unidos  instale bases militares  en la zona del Chaco. Según sus palabras ese pedido estaría siendo analizado por el Pentágono. Ante una emisora radial paraguaya (789 AM) el mismo legislador planteó que ello era necesario porque “Bolivia constituye una amenaza para Paraguay”. Más allá de la notable debilidad manifestada por Lugo no era fácil que esta pretensión fuera avalada por dicho Presidente. De esta manera los intereses económicos internos ven satisfechas sus necesidades y la estrategia imperial también logra su objetivo. Controlado Paraguay, Bolivia puede ser el objetivo paso. Todo ello en preparación del combate estratégico que obviamente es Brasil.
Este “pedido”, para la instalación de bases norteamericanas, se conoció el pasado 23 de junio (exactamente el día de la destitución de Lugo) “luego de un encuentro entre referentes de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados con un grupo de generales de Estados Unidos, el cual llegó al país para dialogar sobre eventuales acuerdos de cooperación”.
Mientras esto acontece en el plano de la “cooperación militar con Estados Unidos”, se van creando las condiciones para la ampliación y fortalecimiento de la “república sojera suramericana” con epicentro en Paraguay y aprovechando (vía contrabando) producciones de Brasil, Argentina y Bolivia. Tema sobre el que volveremos y que se asocia con el plan de “cooperación” ya señalado.

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario