Dic 9 2013
1028 lecturas

Sociedad

Payasos

En las obras de Shakespeare hay s贸lo dos figuras que se atreven a decir toda la verdad: el rey y el payaso, coment贸 el gran director de teatro Jonathan Miller a Studs Terkel, el extraordinario entrevistador e historiador oral. El rey puede decir absolutamente todo porque tiene autoridad suprema.

鈥淟a otra manera de decir la verdad es no tener absolutamente ninguna autoridad, lo cual permite que la gente ignore lo que dices y, por lo tanto, est谩s en posici贸n para decir lo que se te antoje鈥 El payaso no tiene nada que perder, y el rey nunca puede perder lo que tiene鈥.

Todos los dem谩s mienten o se callan o no lo dicen todo ante el temor de caer al nivel del buf贸n mientras intentan escalar hacia el rey, comenta Miller.

Un par de payasos/bufones en Estados Unidos, Jon Stewart y Stephen Colbert, ofrecen un gran respiro ante la torrente de propaganda, manipulaci贸n y noticias de todos los d铆as. Cuatro noches a la semana en sus programas de cablevisi贸n, Stewart como conductor de un noticiero ficticio, The Daily Show, y Colbert, quien asume la identidad de un comentarista conservador rico en su programa The Colbert Report, no s贸lo se burlan de las autoridades pol铆ticas o medi谩ticas, sino de toda noticia que les parezca absurda, pretenciosa o enga帽osa.

El resultado: ambos son puntos de referencia nacional. Stewart ha sido declarado como el periodista m谩s confiable del pa铆s en una encuesta de la revista Time, y eso que es locutor de un noticiero ficticio. Seg煤n algunas encuestas, ambos son la principal fuente de informaci贸n pol铆tica para los j贸venes, el sector m谩s codiciado del teleauditorio nacional.

Cada noche unos 2 millones sintonizan The Daily Show (tres veces la audiencia de CNN) para ver c贸mo Stewart y su equipo de corresponsales abordan las noticias, no s贸lo para re铆rse, sino para algo m谩s serio, acercarse a la neta. Muchos se quedan para ver el programa de su colega que sigue inmediatamente despu茅s. Una naci贸n desesperada y agradecida sintoniza a Stewart porque hace la tarea a la que los medios de noticias han abdicado: rastrear el historial p煤blico para hacer que los pol铆ticos y periodistas rindan cuentas, comenta Rolling Stone. Ambos se pueden consultar en (the dailyshow y colbert nation)

Lo que hacemos es cr铆tica social, s贸lo que lo hacemos a trav茅s de la comedia, resume Stewart, quien ha comentado que aunque la s谩tira puede ser cat谩rtica y puede avergonzar a poderosos, en s铆 no cambia las cosas, y se帽ala que esa es la diferencia entre ser un revolucionario y ser un sat铆rico. Pero afirma: somos una expresi贸n de la insatisfacci贸n de la gente con las instituciones existentes.

Ambos son parte de una larga tradici贸n de c贸micos como cr铆ticos sociales que han impactado la cultura y el debate pol铆tico nacional a lo largo de la historia de este pa铆s. Entre los genios de la s谩tira se tendr铆a que mencionar a Mark Twain, o en algunos momentos Chaplin o Marx (Groucho), o los c贸micos Lenny Bruce, George Carlin, Tom Lehrer y Richard Pryor, y hoy d铆a Bill Maher, entre tantos m谩s. Ni hablar de los grandes caricaturistas.

El uso del humor como arma de cr铆tica social y pol铆tica se ha expresado en diversos momentos. Por ejemplo, durante el movimiento antiguerra y anticapitalista de los 60, el l铆der de los Yippies, Abbie Hoffman, convoc贸 a una manifestaci贸n masiva alrededor del Pent谩gono, donde prometi贸 hacer levitar el enorme edificio. Las autoridades primero lo descartaron como una bober铆a m谩s, pero por si las dudas desplegaron a sus fuerzas para ver si a fin de cuentas algo suced铆a. En otro momento, al ganarse una beca de unos miles de d贸lares, la canje贸 por puros billetes de un d贸lar, se subi贸 con c贸mplices al balc贸n para turistas de la Bolsa de Valores de Nueva York y los hicieron llover, para ver c贸mo los corredores se volv铆an hist茅ricos brincando por los billetes.

En la gran batalla en Seattle, donde decenas de miles tomaron las calles para frenar la reuni贸n de la Organizaci贸n Mundial de Comercio en 1999, activistas entrenados por el Ruckus Society y otros escalaron edificios y puentes, dejando caer mantas maravillosas contra la globalizaci贸n empresarial, asombrando a las autoridades y provocando sonrisas entre todos los dem谩s. Payasos y mimos caminaban detr谩s de ministros de los gobiernos del mundo, imit谩ndolos. Hubo un momento en que un delegado ruso no aguant贸 la burla y sac贸 una pistola, gritando ya basta. El movimiento altermundista que arranc贸 ah铆 continu贸 usando t铆teres enormes para burlarse de los pol铆ticos que promov铆an el libre comercio y en una de las movilizaciones masivas en Washington, poco despu茅s, la polic铆a secuestr贸 a todos los t铆teres de un almac茅n 鈥搇os primeros t铆teres presos pol铆ticos鈥, ya que aparentemente eran muy peligrosos.

Los Yes Men utilizan la burla para enfrentar a los grandes intereses empresariales, mostr谩ndose como representantes de ellos en conferencias de prensa nacionales y en foros empresariales, lo que provoc贸 respuestas en verdad hist茅ricas de ejecutivos y voceros de empresas como Monsanto, Halliburton y Shell, o de la C谩mara de Comercio.

A veces sus actos son m谩s sencillos, como durante los mejores d铆as de Ocupa Wall Street, cuando las autoridades pusieron un cerco alrededor de la famosa escultura monumental de un toro en Broadway, s铆mbolo del poder financiero, y colocaron polic铆as y una patrulla para vigilar el sitio. Una ma帽ana aparecieron dos payasos, con el vestuario cl谩sico (zapatos gigantes, bolas en la nariz), y se brincaron la valla de metal. Los polic铆as los empezaron a corretear dentro de la placita alrededor del toro y de repente apareci贸 un matador, con capa, quien se subi贸 en la patrulla para desafiar al toro. Ver

Los payasos rompen la maldici贸n del juego de poder. Y tal vez m谩s que en Shakespeare, a veces hasta desnudan al emperador. Son algunos de los mejores gu铆as a Estados Unidos. Y a veces la risa es esencial al tratar de entender este pa铆s.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A帽adir comentario