May 17 2013
606 lecturas

Despacito por las piedras

Perdió su cargo por culpa de su hija (en México)

Humberto Benítez Treviño fue removido de su cargo como titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, como resultado del escándalo que se generó cuando su hija pidiera a inspectores al servicio de su papá clausurar las operaciones de un restaurante ubicado al sur de la ciudad de México.

De acuerdo a las declaraciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, se anunció la orden del presidente mexicano de destituir a Benítez de la Profeco, puesto que la eficacia había quedado en entredicho tras el escándalo mediático que se conoció en la redes sociales con la etiqueta #LadyProfeco.

Osorio agregó que aunque la Secretaría de la Función Pública (SFP) había determinado que Benítez no tuvo ninguna responsabilidad en la actuación de sus subordinados, la suspensión de dos directores de área, un subprocurador y dos subjefes de departamento no dejó satisfecha a la opinión pública.

“El titular de la Profeco no ordenó ni participó de los hechos y en consecuencia no tiene responsabilidad administrativa en los mismos; sin embargo, el Presidente de la República, considerando que se ha dañado la imagen y el prestigio de la institución, ha ordenado la remoción del cargo del procurador, a fin de evitar que se vulnere la eficacia de la Profeco ante prácticas que afectan los derechos de los consumidores”, afirmó Miguel Ángel Osorio.

Destituyen a funcionario por escándalo generado por su hija 8en México)
El incidente llegó al juicio de la opinión pública, cuando Andrea Benítez González, hija del ex procurador, arribó el viernes 26 de abril al restaurante Maximo Bistrot y solicitó un lugar; sin embargo, el establecimiento se encontraba lleno, por lo que tuvo que esperar.

Luego de que una mesa se desocupara, fue asignada a otras personas que llevaban más tiempo esperando, a lo que la joven reaccionó con una intimidación de que solicitaría clausurar este negocio.

Horas más tarde, inspectores de la Profeco llegaron al restaurante e intentaron clausurarlo bajo el argumento de que éste vendía bebidas alcohólicas, mezcal (bebida alcohólica tradicional), adicionales a las que oferta en su carta, así como por la falta de anuncios que indiquen el tiempo de espera para conseguir mesa.

Sin embargo, Benítez dijo que como él no ordenó ni autorizó ningún operativo contra el restaurante, nunca pensó en renunciar a su cargo por la actitud de su hija.

“Por mi mente no pasó el presentar mi renuncia, porque lo dije en su momento, yo cultivo los valores republicanos y dentro de los valores republicanos hago culto a la hombría persona, a la congruencia, a la lealtad a hombres e instituciones, y si así fuera el caso yo lo reconocería públicamente”, señaló Benítez.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario