Jun 14 2012
3541 lecturas

Sociedad

Por el derecho a vivir en paz / Fotografías con himno

Las fotografías abarcan jornadas del tiempo reciente; la canción es el Himno Nacional de Chile. Uno no sabe si las imágenes enmarcan al Himno o si éste es un sarcasmo sobre aquellas. De cualquier modo ambas —fotos e himno— dan cuenta del peligro que asoma cuando se rompe el contrato social.| RIVERA WESTERBERG.

 

El autor del vídeo es un publicista conocido y un escritor que dio testimonio de su propio historial[1]: Joel Muñoz, propulsor de la necesidad de unir esfuerzos y tarea para sentar las bases de la industria creativa en su país.

 

Detrás de los análisis, es decir: de necesitar descubrir por qué la violencia, laten sin duda tanto ideales como necesidades, juegos de poder, ejercicio del poder y el resquebrajamiento social de la institucionalidad. Que nunca, por otra parte, de verdad se recuperó tras el golpe militar-cívico de Estado de 1973 y el retorno negociado de la democracia formal en 1990.

 

Las imágenes no hablan de responsabilidad ni de culpas; reflejan realidades. Corresponde —debería corresponder— a las altas autoridades resolver los asuntos que no surgen por una suerte de “voluntad anarquista” —como a veces suele informarse—, sino por razones que se hunden profundamente en las torsiones y distorsiones de la vida republicana.

 

En esa dimensión interpretativa el estallido estudiantil (que se inició en 2006 y pareció tener su pico[2] en 2011, las movilizaciones de Magallanes y de Aysén, en la Patagonia, el descontento en el Norte Grande, la ira ciudadana —en Freirina la última, pero es cosa de recordar noticias de los últimos meses—, el desgano ante las mascaradas electorales, en fin, las estafas al consumidor, el padecer de los enfermos y un largo etcétera, no cabe sino tristemente convenir en que las cosas se pondrán peores.

 

Resulta dramático que la historia contemporánea se escriba a golpes y en las calles y campos de Chile; ante semejante y tristísima realidad los juegos al uso de políticos, funcionarios y gobernantes son como los restos de un naufragio que lucen hilachas en una playa desierta.

 

O tal vez no sea un drama; oír el Himno Nacional mientras pasan veloces las fotografías es presenciar una tragedia; sabemos que la tragedia cumple una misión: liberar por el horror. ¿Qué sucederá cuando ya no sean meros y quejosos espectadores los que se sienten al margen de los hechos que estas fotografías denuncian, y descubran que, ellos también, cegaron sus ojos?

 

Acaso todavía haya tiempo. El vídeo puede verse aquí; su duración es lo que demora cantar el Himno Nacional de Chile.

 

Notas:
1] En un libro, ¿Qué pasó papá en el 73?, Ediciones del Leopardo, Santiago de Chile, 2005, 300 págs.
Se señala en su presentación:
“Los jóvenes preguntan la misma pregunta que martillea la conciencia de los adultos: ¿qué pasó el 73?
“Joel Muñoz responde a su hija adolescente. Al hacerlo se dirige a todos los jóvenes; pero también bucea en esos años del abortado amanecer que condujo hasta su muerte Salvador Allende.
“Éste es, por ello, un texto salvado del sangrante corazón de la memoria de una juventud que combatió, destinado a preservar los recuerdos de un pueblo.
“La historia es una escritura infinita”.
La obra puede leerse o descargarse en forma gratuita en el portal de la Biblioteca digital multilingüe Logos.

 

2] Según el DRAE en su sexta acepción: Cúspide aguda de una montaña. Por extensión se utiliza para describir el momento culminante de un fenómeno, por ejemplo: la hora pico del tráfico automotor; el momento más caluroso del día, etc…
En Chile se utiliza eufemísticamente la palabra inglesa peak que, entre otros significados, significa lo mismo que el término pico en castellano.
La razón para usar el vocablo del idioma inglés es que en el lenguaje común y popular en Chile se llama pico al pene —al parecer los chilenos son vergonzosos de su vocabulario.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Praxedes Karen Perez A.
    15 junio 2012 11:19

    Voy a empezar al revés…..No todos lo Chilenos se avergüenzan de mandar al ¨Piko¨!! En la actualidad! Yo en lo personal no conozco a nadie (chileno,y viviendo aca en su pais que se refiera al ¨piko¨como peak!! jajajjaja.! Con respecto a la violencia ! Esta la veo,la siento como una respuesta natural de la masa humana mas joven de alma y biologika en función de expresar la llegada de el limite! Sin Embargo conozco también a personas que esa manera de expresar su descontento,no es particularmente la suya! Sobre todo las personas que llevan como una condena eterna el dolor de la desaparición de algún familiar en las manos de la ¨Dictadura¨.
    Esto me trae a la memoria el partido “yippies” de lo gringos! Y su manera de entrar a las movilizaciones en completa paz …..! Y una gran oratoria ! Los tiempos han cambiado ! Y no estamos en gringolandia .Las respuestas las tenemos que encontrar nosotros mismos como pueblo! y se lo he visto! que incipientemente y tal ves No importante a la masa de poder! pero si esta naciendo un nuevo real y verdadero concepto y ACCIÓN! de el pueblo en la actualidad ….Con toda la historia que llevamos dentro!