Ago 9 2005
297 lecturas

Sociedad

Por la Humanidad contra la guerra y el terrorismo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En ocasión del 60º aniversario del bombardeo atómico de Estados Unidos sobre la población civil de Hiroshima y Nagasaki, el 6 y 9 de agosto de 1945, un grupo de premios nacionales y personalidades de la cultura, los derechos humanos, el periodismo, la política, la actividad gremial y otras disciplinas, convocó a un acto Contra el terrorismo y la guerra, en defensa de la humanidad, que se efectuó el lunes ocho de agosto a las 18:30 horas en el edificio del ex Congreso Nacional, en Santiago de Chile.

Entre los firmantes se encuentran los Premios Nacionales de literatura Volodia Teitelboim y Raúl Zurita, Fernando García (música), Patricia Verdugo (periodismo) y José Balmes (arte); el escritor y periodista José Miguel Varas (Premio Altazor), los abogados Carmen Hertz, Andrés Aylwin, José Galeano, Hugo Gutiérrez, Graciela Alvarez, Eduardo Contreras, Pedro Aravena, Rafael Carballo, Alberto Espinoza, Boris Navia, Juan Subercaseaux, Julia Urquita, José Vicencio, Ramón Vargas y muchas otras personalidades.

También convocan las agrupaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos, de Familiares de Ejecutados Políticos, Nacional de Exonerados Políticos y Nacional de ex Presos Políticos, reunidas todas en la Asamblea Nacional de Derechos Humanos. Además, han adherido personalidades y partidos políticos, organizaciones sociales y gremiales.

Según la convocatoria, los organizadores, abrigan el propósito de “constituir en Chile una instancia amplia contra la guerra, el terrorismo y en defensa de la humanidad, más allá de las ideologías y credos religiosos o filosóficos, en apoyo a la iniciativa de un Tribunal Hemisférico contra el Terrorismo y en Defensa de la Humanidad”.

LLAMAMIENTO CONTRA EL TERRORISMO

Y LA GUERRA, EN DEFENSA DE LA HUMANIDAD

 
Quienes suscribimos este llamamiento condenamos enérgicamente el terrorismo. Por lo tanto, repudiamos los bombardeos a las poblaciones indefensas de Afganistán, Irak y Bosnia con la misma fuerza que rechazamos las acciones terroristas que cobraron vidas inocentes en Nueva York, Madrid y Londres.

 
Pensamos que Chile no puede permanecer al margen de la lucha internacional contra el terrorismo, porque nuestro pueblo fue víctima de este flagelo desde que el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 instituyó el terrorismo de Estado, tras derrocar al gobierno constitucional del presidente Salvador Allende y convertir en doctrina oficial la ideología de seguridad nacional sustentada por Wáshington.

 
Esta doctrina imperial, que sembró en América Latina las tiranías sangrientas de los años 70, ha cobrado más de cien mil detenidos desaparecidos, miles y miles de asesinados, ejecutados, torturados, presos, exiliados y exonerados políticos.

 
La mano terrorista internacional ejecutó acciones contra ciudadanos chilenos perpetradas por agentes entrenados y financiados por Estados Unidos, quienes participaron en los asesinatos del ex comandante en jefe del ejército, general Carlos Prats González, y de su esposa Sofía Cuthbert, en Buenos Aires, en 1974; el intento de asesinato de Bernardo Leighton y de su esposa, Ana Fresno, en Roma, en 1975; y la voladura del automóvil que terminó con la vida del ex Canciller, ex ministro de Defensa y ex embajador en Estados Unidos Orlando Letelier y de su secretaria, la ciudadana estadounidense Ronnie Moffit, en Washington, en 1976.

 
Estos mismos agentes internacionales provocaron la explosión en pleno vuelo del avión civil de Cubana de Aviación que causó la muerte de 73 personas, el 6 de octubre de 1976, usando idénticos métodos a los utilizados en los crímenes de Letelier y Prats. Entre los autores de estos crímenes se encuentran Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, Virgilio Paz, Dionisio Suárez y los hermanos Ignacio y Guillermo Novo Sampol –entre muchos otros–, todos de activa participación en la Operación Cóndor, según los documentos secretos de la CIA, FBI y otras agencias de EE.UU. recientemente desclasificados.

 
Chile también ha sido víctima de esta red terrorista internacional por la actividad de la llamada Operación Cóndor, instrumentada por Augusto Pinochet y la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), con la participación de los aparatos de seguridad de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, en la misma época en que se libraba la guerra sucia en Centroamérica.

 
Creemos que nos asiste una responsabilidad histórica de contribuir a desentrañar toda la verdad y materializar la justicia plena, a la vez que compartimos “que todos los Estados tienen el deber de abstenerse de organizar, instigar y apoyar actos terroristas perpetrados en otro Estado o de participar en ellos, y de permitir actividades organizadas en su territorio encaminadas a la comisión de dichos actos”, como reza la resolución 1372 de 2001, de Naciones Unidas, por lo que rechazamos tajantemente la protección otorgada por Estados Unidos a terroristas como Posada Carriles y Bosch.

 
Proponemos constituir en Chile una instancia amplia contra la guerra, el terrorismo y en defensa de la humanidad, más allá de las ideologías y credos religiosos o filosóficos, en apoyo a la iniciativa de un Tribunal Hemisférico contra el Terrorismo y en Defensa de la Humanidad. Nos asiste la convicción de que este propósito fortalece nuestro compromiso con la democracia, la soberanía de las naciones y la autodeterminación de nuestros pueblos, valores permanentes e inalienables de la humanidad.

 
El 6 y 9 de agosto de 1945, prácticamente terminada la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos lanzó bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en el acto de terrorismo de Estado más pavoroso jamás conocido, un gigantesco asesinato colectivo que cambio para siempre el destino de la especie humana. Hemos elegido el 9 de agosto, al cumplirse 60 años de la tragedia de Nagasaki, para constituir un referente contra el terrorismo y la guerra, en defensa de la paz y el derecho a la vida de la humanidad.

Comisión Organizadora

————————————-

 
* Periodista. Consejero del Colegio Nacional de Periodistas de Chile.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario