May 6 2014
940 lecturas

CulturaLibro de la semana

¿Por qué el Che fue a Bolivia?: Para empujar la revolución mundial

En lasiguiente entrevista, Daniel de Santis, autor del libro ¿Por qué el Che fue a Bolivia? señala que “No quedaba más alternativa que salir a empujar la revolución mundial”.  Aclara que “Cuando se dice que el Che estuvo aislado del pueblo boliviano es falso”, y afirma que “sí estuvo aislado de las orgánicas políticas”.

El autor plantea por qué retomó la lucha. “El era un gran estudioso de El Capital, más allá de que no se lo reconozca como tal. Incluso antes de incorporarse al Movimiento 26 de Julio liderado por Fidel Castro, ya en cartas a su madre, a su tía, a su padre, le dice “hoy San Carlos” –por Carlos Marx- “es la prioridad”. Él leía a Marx desde muy joven. Hay una anécdota que cuenta Fidel Castro que dice que estaba en una reunión y pregunta quién sabía de economía, quién era economista, y el Che levanta la mano. “¿Ah pero cómo, vos no preguntaste quién era marxista?”, preguntó luego el Che. “No, no, economista”, bueno y ahí fue el Che al Ministerio de Economía.

Más allá de su formación, él se pone a estudiar mucho más intensamente el marxismo, sobre todo El Capital. Incluso, un embajador cubano con quién nosotros compartimos una reunión nos contó que él era profesor de matemáticas y había sido convocado por el Che Guevara para que le enseñara matemáticas, de las doce de la noche a las tres de la mañana estudiaban. En un momento, el profesor le dice: bueno, ya te enseñe todo lo que sé, ahora sigamos estudiando juntos. Es decir, el Che sabía tanto de matemáticas como un un profesor.

En este proceso del estudio de la economía y de la dirección de la economía en Cuba, había dos sectores: el de la zafra, de la producción azucarera, que estaba dirigido por Carlos Rafael Rodríguez y que aplicaba la línea soviética. En cambio, el Ministerio de Industria -todas las fábricas dependían del Ministerio de Industria- aplicaba otra línea, que él le llamó “de sistema presupuestario de financiamiento”. Hubo una gran polémica en el año ‘63- ‘64 acerca de la vigencia de la Ley del Valor, que era la ley esencial del funcionamiento del capitalismo, descubierta por Carlos Marx. En esta polémica, que es mucho más compleja, el Che descubrió que la Unión Soviética estaba regresando al capitalismo y lo dijo, lo escribió varias veces, hay una carta muy profunda del año ’65 que le manda a Fidel Castro donde explica con pelos y señales por qué la Unión Soviética está regresando al capitalismo.

Para un marxista, para un revolucionario, para un socialista, el Socialismo solamente puede ser si es internacional, no puede haber socialismo de un solo país. ¿Por qué? Porque el capitalismo es un sistema de explotación mundial y la revolución socialista puede empezar en un país pero se tiene necesariamente que extender al mundo. Cuando el Che descubrió que la patria del socialismo, la Unión Soviética, estaba regresando al capitalismo, dice: bueno, no quedaba más alternativa que salir a empujar la revolución mundial. Esto fue decisivo por su apuro, pero un apuro absolutamente justificado.

– Una de las hipótesis tenía que ver con la posibilidad de que Fidel Castro se hubiera sacado de encima al Che, por diferencias políticas e ideológicas entre ellos.  ¿Cuál era la relación entre ellos?

-Fidel Castro y el Che Guevara siempre actuaron con la misma línea, con total acuerdo. Se cuenta que tenían grandes polémicas pero eran polémicas entre dos figuras muy inteligentes, muy capaces, dos estadistas de primer nivel y obviamente tenían ideas y discutían. Si los socialistas, los marxistas, no discuten se los critica porque no discuten porque son todos homogéneos; si los socialistas discuten están divididos, se pelean. No, discutían dos personas de gran capacidad pero yo creo que en la historia del socialismo hay dos grandes parejas: Marx/Engels y Fidel Castro/Che. Por supuesto, había matices como tiene que haber necesariamente entre dos personas distintas, no son una misma persona, pero estaban absolutamente en la misma línea.

El Che no se fue de Cuba porque tuviera ningún problema con Fidel Castro, al contrario, Fidel hizo todo lo posible por retenerlo la mayor cantidad de tiempo posible para que no fuera en los primeros momentos a hacerse cargo de la guerrilla. Incluso le inventó, entre comillas digamos, la misión en el Congo, en el África, porque él quería venirse acá, ya había desaparecido en la selva salteña Jorge Ricardo Masetti, que era “segundo comandante” en la lucha por la revolución en la parte sur de América Latina.

Y Fidel Castro hizo todo lo posible para que no viniera. Justamente, en la carta que yo acabo de citar explica razones de mucho peso que aceleraron su decisión. El compromiso que tenía con sus hombres y la imperiosa necesidad de impulsar la revolución mundial hicieron que apurara su plan hacia Bolivia. También hay que saber que Cuba envió a Bolivia veinte hombres, de los mejores, dieciséis, con el Che diecisiete, combatientes, militantes de primera línea, varios comandantes, tres o cuatro comandantes del ejército cubano, y algunos –tres o cuatro- en la red urbana.

Uno se pregunta: si Cuba, en vez de veinte hombres manda cien hombres a Bolivia, ¿qué hubiese pasado? Estados Unidos hubiese dicho Cuba invadió Bolivia e invade Cuba. Entonces es evidente que Fidel Castro jugó en el límite de las posibilidades que tenían para apoyar e impulsar la revolución en Bolivia. No hubo ninguna contradicción, hubo absoluto acuerdo y actuaron de conjunto.

-¿Por qué le parece que es necesario volver sobre estas pregunta en torno al Che y su actuación en Bolivia en los 60?

-Primero, para esclarecer la verdad histórica, pero también, porque incluso entre los mismos simpatizantes del Che, compañeros míos de militancia en el PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores), en estos días me han dicho “bueno pero se equivocó, eligió un país en el que no estaban dadas las condiciones, estuvo aislado”. Bueno, también esto es falso.

-¿Estaban dadas las condiciones para un revolución en Bolivia?

-Él había elegido primero Perú pero ahí hubo problemas, los dos grupos guerrilleros que estaban en el plan del Che habían sufrido golpes muy serios, sospechaban que había posibilidades de infiltración del enemigo. Entonces desecharon Perú y el país que tenía mejores condiciones, incluso mejores condiciones políticas que Perú, aunque no existían estos grupos guerrilleros, era Bolivia.

En Bolivia estaban dadas todas las condiciones: había crisis económica, había dictadura militar, había una revolución nacionalista que había sido derrocada por el golpe militar del año ’64, existía una clase revolucionaria que era la clase obrera minera que estaba parcialmente armada, que había jugado el papel de vanguardia en la revolución nacionalista del ’52, había tres partidos marxistas-leninistas revolucionarios –el Partido Comunista Pro Soviético, el Partido Comunista Pro Chino y el Partido Obrero Revolucionario que era troskista. O sea: ¿qué condiciones revolucionarias faltaban en Bolivia? Faltaban dos: el ejército revolucionario y la unidad obrero-campesina, que eran las dos tareas que se planteaba el Che desarrollar a partir del foco que instaló en el sur-oeste del departamento de Santa Cruz.

-¿El libro se ocupa de la estadía del Che en suelo boliviano?

– El libro arranca en 1848 con la revolución europea, da la vuelta al mundo, pasa por todas las revoluciones de Europa, la Comuna de Paris, la Revolución Rusa, la Revolución China, la Revolución Vietnamita. Después toma el marxismo en América Latina hasta antes de la Revolución Cubana; la historia de la Revolución Cubana desde la guerra de la Independencia hasta el triunfo de la Revolución. ¿Por qué? Porque se debe entender la cuestión de la estrategia revolucionaria del Che en términos históricos, porque de lo contrario no se sabe de dónde salió, aparecen esas visiones distorsionadas de acusación de foquismo, de que el Che Guevara quería hacer una revolución con veinte hombres, con cien hombres, esto es absolutamente falso.

Entonces, uno ve cómo fue evolucionando la estrategia de lucha por el poder por parte de la clase obrera, de los socialistas, de los marxistas revolucionarios. ¿Por qué tuvo que evolucionar? Porque más rápidamente evoluciona la forma de dominación que tiene la clase dominante, la burguesía, el imperialismo.

Cuando se produjeron las revoluciones de 1848 en Europa, y después la Comuna de París en 1871 en Francia, la burguesía empezó ya desde esa época a preparar sus ejércitos, no tanto para la guerra internacional sino para la guerra civil. ¿Cómo hicieron? También la burguesía transformó el sufragio universal por el que lucharon los cartistas en Inglaterra, que era un movimiento absolutamente revolucionario que cobijó a Carlos Marx: lo transformó de un movimiento revolucionario a la principal arma de dominación de la burguesía. La clase dominante perfecciona y sigue perfeccionando sus formas de dominación. Hubo un intelectual y revolucionario italiano que se llamaba Antonio Gramsci, que desarrolló y explicó justamente cómo hacía la clase dominante para permanecer en el poder, que él llamó hegemonía.

-Siempre se habló sobre la resistencia de los propios campesinos a la presencia del Che.

-Hace seis o siete años descubrí cuando fui a Bolivia a dar un curso que la clase obrera minera boliviana estaba esperando a su comandante. Aprendí que estaba esperando al comandante de su revolución; incluso sin saber que estaba el Che o se comentaba que estaba. En el ’67 se estaban reorganizando y en todas las asambleas de minas, en todas las minas grandes, medianas y pequeñas votaron el programa y uno de los puntos del programa de los mineros era el apoyo moral y material a las guerrillas y el aporte de un jornal mensual a la guerrilla.

Cuando se dice que el Che estuvo aislado del pueblo boliviano es falso, sí estuvo aislado de las orgánicas políticas como el Partido Troskista que no lo apoyaba y los dos partidos comunistas que le prometieron el apoyo, el Partido pro-Chino directamente se borró y el pro-Soviético participó un poco al principio. Hay que ser justos cuando uno juzga al Partido Comunista de Bolivia, hay que decir la verdad: la mayoría de la Dirección lo abandonó, la mayoría del Partido lo abandonó, pero hubo muchos militantes del Partido Comunista de Bolivia que sí lo apoyaron y que lo acompañaron.

El grueso de los hombres que pelearon con el Che en Bolivia provenían de las filas del Partido Comunista, 29 hombres provenían de las filas del Partido Comunista, 11 del grupo pro-Chino pero que se habían ido de ese grupo, 16 cubanos. Y de esos 29 del Partido Comunista, 27 cumplieron cabalmente el compromiso revolucionario. Entonces hay que hablar bien, porque cuando se dice la traición del Partido Comunista de Bolivia, hay que decir la traición de la Dirección o de la mayoría de la Dirección. Porque por ejemplo Inti Peredo era miembro del Comité Central del Partido Comunista y fue un gran revolucionario que peleó con el Che hasta el último día, incluso cae combatiendo en el año ’69 cuando estaba reorganizando las fuerzas del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia.

Enrique de la Calle/APU

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario