Oct 28 2015
1290 lecturas

Opini贸n

Presidenciales argentinas y Am茅rica latina

Las recientes elecciones en la Argentina se inscriben en el debate que existe en la regi贸n sobre la posibilidad de una 鈥渞estauraci贸n conservadora鈥 de la que advierte el presidente de Ecuador, Rafael Correa, cuando plantea que el objetivo de los sectores que detentaron el poder por d茅cadas es frenar los procesos de integraci贸n progresistas.

Esta ola 鈥減rogresista鈥, 鈥減opular鈥 o 鈥減opulista鈥 se desarroll贸 en Am茅rica latina despu茅s de que en febrero de 1999 Hugo Ch谩vez accediera al poder en Venezuela. Ya entrado el siglo XXI se sumaron movimientos como el kirchnerismo en la Argentina, el Frente Amplio en Uruguay, el Partido de los Trabajadores liderado por Lula en Brasil, Evo Morales en Bolivia y el propio Correa en Ecuador.

Estos movimientos tuvieron diferentes momentos de auge y entusiasmo entre los sectores m谩s afectados por las pol铆ticas neoliberales en su conjunto y lograron movilizar a millones de personas en apoyo a profundas transformaciones sociales. Esto fue lo que motiv贸 los embates de la mayor铆a de los medios de comunicaci贸n y los sectores internos m谩s poderosos que buscaban desestabilizarlos. Por m煤ltiples motivos, estos gobiernos/movimientos se fueron debilitando, lo que fue aprovechado por los sectores conservadores para retomar espacios con ayuda de los grandes medios y sus denuncias 鈥損rincipalmente de corrupci贸n鈥 que fueron minando la credibilidad de referentes importantes de estos procesos. Es as铆 que los sectores opositores lograron triunfos electorales en ciudades importantes, incluyendo varias capitales.

En octubre de 2012, numerosos e influyentes medios de comunicaci贸n plantearon que Ch谩vez perder铆a las elecciones frente a Henrique Capriles y que esto significar铆a el comienzo del fin de la corriente progresista latinoamericana. El resultado es conocido y Ch谩vez triunf贸 por m谩s de 10 puntos. Dos a帽os despu茅s, antes de las elecciones en el Uruguay, 脕lvaro Vargas Llosa incluso se atrevi贸 a vaticinar la derrota del Frente Amplio (lo que tampoco sucedi贸) y que 鈥渓as consecuencias de la salida del poder de la izquierda frentista ser铆an continentales鈥.

Esto quiere decir que hace tiempo que los sectores conservadores vaticinan una derrota electoral a nivel presidencial de los sectores progresistas, lo que 鈥搒eg煤n ellos鈥 provocar谩 la ca铆da de uno tras otro como fichas de domin贸. Para graficarlo muestran que en 2013 Nicol谩s Maduro triunf贸 por un estrecho margen, lo mismo que una debilitada Dilma Rousseff en 2014 en Brasil.

El desgaste de varios a帽os en el poder, los numerosos esc谩ndalos de corrupci贸n que han aquejado tambi茅n a los gobiernos progresistas, la aplicaci贸n de pol铆ticas alejadas de las promesas de campa帽a 鈥搚 a veces en franco contraste con la historia propia鈥 los candidatos y ministros que no entusiasman, y el abandono de las calles representan un conjunto de factores que han debilitado a los gobiernos progresistas. Pero todav铆a ninguno dej贸 el poder por el voto popular.

La Argentina no es un pa铆s menor en Am茅rica latina y el Caribe y el kirchnerismo ha tenido un fuerte impacto en la regi贸n, por eso lo que se juega el 22 de noviembre es mucho m谩s que una contienda interna. 驴Ser谩 el gobierno argentino el primero en dejar el poder por el voto popular? 驴Qu茅 implicancias tendr铆a para la regi贸n? Por ahora es dif铆cil predecirlo.

*Director de Nodal

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario